El Festival El Bosque Sonoro celebra su segunda edición

El Bosque Sonoro, 2020 / IG @elbosquesonoro
El Bosque Sonoro, 2020 / IG @elbosquesonoro

El festival nacido en plena pandemia, que pretende unificar el poder de la música con el de la naturaleza, celebra una edición muy esperada.

El Festival El Bosque Sonoro celebra su segunda edición

El proyecto El Bosque Sonoro, surgido en 2020 en plena pandemia con el objetivo de preservar el entorno natural del pueblo de Mozota, luchar contra la despoblación, recuperar y revitalizar el entorno rural y medioambiental de esta pequeña localidad zaragozana a través de la cultura e impulsar así este sector, fue levantado gracias a la autogestión de tres de sus vecinos.

El lugar elegido para este gran evento no ha podido ser otro  que un bosque de ribera junto al río Huerva. Es ahí donde se desarrollará esta segunda edición del ciclo con el fin de impulsar la economía del pueblo que cuenta con apenas sesenta habitantes viviendo todo el año. Ahora, la música presenta una nueva oportunidad de fomentar una conciencia medioambiental, “desde Bosque Sonoro proponemos un nuevo modelo de desarrollo que, sin olvidar esta explotación tradicional del territorio, posibilite la estabilización de la población más joven del pueblo generando posibilidades de trabajo y también sacando la cultura de las grandes urbes para disfrutar de un entorno natural”, ha explicado la organización del evento.

El Bosque Sonoro presenta conciertos del 1 al 4 de julio de La Habitación Roja, Novedades Carminha, Viva Suecia, Iván Ferreiro, Niños Mutantes, entre otros. Y, además el formato sostenible presenta la posibilidad de poder disfrutar de estos conciertos de pie y en grupo.

Esta edición pretende alcanzar la cifra de los 5.000 espectadores, buscando crecer en su compromiso social y con el medio ambiente. El pasado septiembre acudieron unas 3.000 personas a su primera edición, en la que participaron Stay Homas, Coque Malla, León Benavente, entre otros.

El gran proyecto que esconde El Bosque Sonoro

El festival El Bosque Sonoro con todo el dinero recaudado a través de las donaciones de la ‘fila cero’ y el apoyo del ayuntamiento y los vecinos del municipio, lo ha destinado a plantar árboles. Gracias a la participación de la primera edición consiguieron plantar 280 árboles el pasado febrero en una de las zonas más degradadas de Mozota.

Este año refuerza su compromiso medioambiental con la intención de plantar un árbol por cada entrada vendida a través de la plataforma Tree Nation. Y es que, se han sumado al reto de contribuir a plantar 3 millones de árboles en España a través del proyecto Archipiélago Bosques de la Fundación Ecodes.

El festival acaba de obtener la etiqueta CeroCO2, que reconoce que se ha calculado la huella de carbono y su compromiso para compensar las emisiones generadas durante el festival que no se hayan podido evitar.

Los ‘nidos’, un concepto inédito de esta nueva edición

El evento viene cargado de novedades y, una de ellas son los nidos, un concepto inédito en la nueva escena covid para disfrutar de la cultura de pie y en grupo, cumpliendo con la normativa y todas las medidas de seguridad. Se trata de espacios con opción de hasta seis personas, delimitados con catenarias rurales hechas con soga de esparto y estacas, desde donde se entregarán los pedidos de comida y bebida pedidos a través del móvil para restringir los movimientos dentro del recinto.

 

Otra de las apuestas es la carta gastronómica, basada en elaboraciones sostenibles, naturales y de productores locales de distintos puntos de España.  Todo ello servido en material biodegradable de fécula de maíz.

El Festival El Bosque Sonoro celebra su segunda edición
Comentarios