Borat, una dura crítica a los Estados Unidos y la sociedad

Borat/ Productora.
Borat. / Productora.
La secuela de la película de 2006, Borat, ha sido la más polémica del pasado año 2020, ya que contiene imágenes reales de políticos y situaciones creadas para la filmación.
Borat, una dura crítica a los Estados Unidos y la sociedad

Borat, una película del año 2006, se presenta a los espectadores como un falso documental sobre los EE UU y sus habitantes. Es llevado a cabo por un curioso reportero, cuyo nombre da título a la película, procedente de Kazajistán. Se trata además de una comedia, en la que predomina el humor negro llevado a cabo magníficamente por el protagonista, interpretado por Sacha Baron Cohen. Se hacen chistes sobre todo tipo de colectivos, pero sobre todo, de los judíos. Sus prejuicios racistas y machistas cumplen la función en este caso de crítica social.Borat./ Productora.

Borat (2006). / Productora

En este año, 2020, se estrenó la secuela de esta película. Curiosamente, en la primera entrega Borat tiene una escena en uno de los edificios de Donald Trump, cuando todavía no era presidente, en el que utiliza los jardines para hacer sus necesidades. Esto sirve para enlazar el tema principal de la secuela, en la que, 14 años después, la misión de Borat es entregarle un regalo como soborno al vicepresidente Mike Pence. En un principio se trataba de un mono kazajo muy inteligente, pero la hija del protagonista se cuela en la caja que lo transportaba, y el mono muere. ¿Qué es lo que decide Borat? Entregarle a Pence a su hija, Tutar.

Borat, película film secuela./ Productora.

Borat. Secuela (2020). / Productora.

En la línea de la primera película, la secuela continúa haciendo chistes que dejan a Borat como un racista, machista y homófobo ante la sociedad estadounidense. También se mezcla en esta película la trama de la Covid-19, sobre la que, por supuesto, se trata el tema de los negacionistas del virus y la creencia de que son los gobiernos los que están mintiendo a la población. Además, una de las escenas más comentadas y controvertidas es la de la entrevista con el abogado de Donald Trump, Rudy Giuliani. Y es que, todo lo que ocurre en ella se filmó de verdad sin avisar a Giuliani. En la escena, Tutar, la hija de Borat, le hace una entrevista sobre el virus, y él responde con sinceridad. Acto seguido, ella le pide que la acompañe a la habitación y él accede. Posteriormente, Sacha Baron Cohen irrumpe en el cuarto gritando una frase polémica que inculpa al político de mantener relaciones con chicas muy jóvenes.

Baron Cohen se arriesgó incluso a consecuencias legales con otras escenas de la película, como en su irrupción en la Conferencia de Acción Política Conservadora, en la que se infiltró bajo una túnica de Ku Klux Klan. También son reales las reacciones de los asistentes a otras acciones como la del polémico baile de Cohen con su hija en una fiesta elegante. Los “extras” participantes en estas escenas han dado declaraciones a los medios expresando su sorpresa e incredulidad. Finalmente, ni el actor ni los responsables de la película sufrieron amonestaciones judiciales. @mundiario

Borat, una dura crítica a los Estados Unidos y la sociedad
Comentarios