Bates Motel, un ejemplo de cómo reinterpretar historias

Cartel del Motel Bates. / @insidebates en Instagram.
Cartel del Motel Bates. / @insidebates en Instagram.

La serie sigue la vida de los Bates, madre e hijo protagonistas de la película Psicosis de 1960. Se trata de una reinterpretación de la historia, con algunos elementos diferentes.

Bates Motel, un ejemplo de cómo reinterpretar historias

La serie Bates Motel, basada en la película de Hitchcock Psicosis, sigue la historia de Norman Bates, el carismático personaje que triunfó en el filme de 1960. Los creadores del show televisivo, disponible en Netflix, decidieron darle un giro a la estética y ambientar los hechos en la actualidad, es decir, 2013. Además, la trama nos sitúa varios años antes del comienzo de la narración de Hitchcock, cuando el joven Bates iba al instituto y sus circunstancias lo llevaron a mudarse a la casa situada frente a un motel.

El tratamiento de la relación de Norman con su madre, Norma, ya casi nos revela cómo son sus personalidades empezando por la elección de los nombres. Ambos personajes están muy unidos, lo que provocará casi todos los problemas que ocurran en la vida de los dos. Se guardan infinidad de secretos mutuamente, algunos de una gravedad inimaginable para ser compartidos entre madre e hijo.

La trama da un giro cuando un buen día aparece en el motel un policía dispuesto a descubrir qué oculta la familia Bates, o cuando aparece Dylan, interpretado por Max Thierot, y dice ser el hermano de Norman.

Llave del Motel Bates. / @insidebates en Instagram.

Llave del Motel Bates. / @insidebates en Instagram.

La elección de los actores principales es realmente acertada, ya que Freddie Highmore y Vera Farmiga, sin llegar a compartir un gran parecido físico, se complementan muy bien a la hora de actuar y realmente da la impresión de que son una madre y un hijo inseparables. Nestor Carbonell (conocido por otras series como Perdidos) y Olivia Cooke (actriz de la reciente Sound of Metal), que interpretan al policía mencionado anteriormente y a una vecina y amiga de la familia, completan el elenco dándole un toque diferenciador, ya que son los elementos discordantes y lo que hace al espectador salir de esa casa donde todo gira en torno a Norman y Norma.

 

La mayoría de los que oyen hablar de esta serie por primera vez imaginan que es una manera de alargar la historia de Psicosis, pero no es así. Se trata de una reinterpretación de la historia, cambiando incluso hechos importantes de la película, como el mítico momento del asesinato en la ducha, el cual no revelaremos para mantener la intriga.

Al final de cada temporada, cuenta con un cliffhanger, es decir, un momento álgido de la trama que despierta la curiosidad de los espectadores y los incita a esperar con ansia la siguiente temporada. Esto suele ser la muerte de algún personaje, la vuelta de personajes que hace tiempo que no aparecen en pantalla, etc. Por lo general, la serie tuvo bastante aceptación entre el público, tanto por los que defienden el cine clásico como por los que prefieren productos audiovisuales más modernos. @mundiario

Bates Motel, un ejemplo de cómo reinterpretar historias
Comentarios