El ateísmo hoy en España

Cruz de Mayo, en Ciudad Real, en 2019. / J. M. M.
Cruz de Mayo, en Ciudad Real, en 2019. / J. M. M.
El ateísmo hoy en España

Los seres humanos en general creen que existen tres posturas, el ateísmo, el agnosticismo y el teísmo, es decir, los que no creen, los que dudan, los que creen. Pero en el fondo se incluyen, muchas posturas actualmente en el ateísmo, y la situación no es tan clara, ni tan evidente, si al menos tenemos el anterior esquema en cuenta. Y si preguntásemos más profundamente sobre la cuestión de Dios nos daríamos cuenta. Porque como un gran supermercado, actualmente, muchas personas, hacen enormes mezclas de todo ello, de elementos de unas posturas con otras, de unas religiones con otras, lo que técnicamente se denomina sincretismo.

Por otro lado, tendríamos que preguntarnos, y esas encuestas también hacerlo, por qué una persona o un colectivo, le lleva a no creer en Dios, cosa que habría que fijar la cuestión, “no es lo mismo no creer en Dios, que no creer ni siquiera en la posibilidad de Dios”. Que son dos cuestiones diferentes y diferenciadas, aunque se mezclan y combinan. Por tanto, en el tema del ateísmo hay diversas posturas, no es lo mismo un ateo teórico, que un ateo práctico, etc.

Las razones del teísmo o ateísmo, pueden ser de diversos clases o modos o maneras, una de ellas, es el problema del mal, el mal y la providencia, que como articulistas, hemos tocado ya varias veces.

Otra cuestión es relacionada con la anterior, que una persona equis, tiene una enorme necesidad o problema, y se acerca o llama a Dios, y Dios parece que calla y silencia.

Quizás, otro tipo o conjunto de razones, es que en grandes necesidades humanas, que antes se invocaba a Dios, ahora, ya parece no es necesario, existe un gran sistema de salud, un gran sistema de seguridad social con pensiones, existe una suficiente seguridad en las calles, existe una gran cantidad de derechos individuales, existe una vida más larga, existe un nivel de vida muy alto, al menos comparado con hace cien años, etc. Y todo eso lleva a que se crea que no se necesita la ecuación de Dios para vivir y existir y entender el mundo.

No hay que olvidar en España, la endoculturación familiar, es decir, unas familias son ateas o agnósticas y enseñan eso a sus hijos, por tanto se enseña el ateísmo en las familias, en los ambientes, en los libros, etc.

También se habla, de que existe una conformación neuronal, que hay personas más propensas para creer en Dios, y personas menos, y según el ambiente se desarrollará en mayor o menor grado una u otra…

Tampoco olvidar, una serie de acontecimientos, en concreto en nuestra sociedad e historia, que hace ocho décadas, antes y después, se tomaron posturas muy claras en contra de Dios y de la religión, a favor y en contra. Y quizás, este elemento que nunca se indica, es una evidencia y razón del ateísmo o no ateísmo de la sociedad española.

No vamos a señalar, las tres grandes causas del mal que indica Leibniz, pero que también para muchos es una razón de la no existencia de Dios.

Y también de recordar, al menos de pasada, que según el cristianismo, el Tentador-Maligno, como ser espiritual, está siempre incentivando el odio a Dios, es decir una de sus maneras, el ateísmo…

Tampoco no olvidar, que no es lo mismo el ateísmo diríamos por razones filosóficas, que por razones vivenciales o existenciales, o porque también nos conviene ser ateos, para así pensar que podemos hacer lo que queramos o no hacerlo. El tema que planteó Dostoievski, que muchos piensan que sin Dios pueden hacer lo que quieran, no existe una moral. Error de muchas posturas y de muchos individuos.

Hay que tener en cuenta que en el catolicismo hispánico, existe una tendencia muy desarrollada, de vivir y existir, toda la vida en esa franja de ateísmo o agnosticismo, que permite, según muchos más hedonismo - relativismo - materialismo - sensualismo, es decir, hacer más lo que uno quiere, porque se sabe, que si se arrepiente uno al final de la vida, le quedan perdonados todas sus faltas. Esta postura se produce mucho en esta sociedad, algo así, como Constantino, que no quiso recibir el bautismo hasta casi en el lecho de muerte, para así, se le perdonarán todas las faltas.

Para terminar no deberíamos olvidar, ni obviar, que dentro del ateísmo, pueden existir muchas posturas y de hecho así sucede. Como en todo. Y quizás, en un concepto tan complejo, hacerlo simple es un error.

Pero si decirle al ser humano ateo, recordarle, que somos un pequeño planeta, dentro de una galaxia, con miles de millones de estrellas, y somos una galaxia, una pequeña galaxia en un universo de docenas o cientos de miles de millones de galaxias. Sin entrar en el problema si existe un universo visible, el de las galaxias, y otro invisible, aún mayor.

Ante esta realidad cosmológica, creo que lo que puede existir en el universo es inmenso, y por tanto, el ateísmo y los ateos, deberían ser más humildes y modestos, porque en esta inmensidad de universo, la tesis de la existencia de Dios, es más probable que la no existencia. Porque apenas sabemos nada de lo que es el universo.

Pero hay otra pregunta o tesis que habría que dejar en el aire, para otro artículo: ¿a menos Dios, a menos cristianismo más sufrimiento para los individuos y para la sociedad? @mundiario

El ateísmo hoy en España
Comentarios