Buscar

MUNDIARIO

Anny Peterson habla de las razones del éxito de su última novela erótica

"Leer es el gran privilegio del ser humano, y si tienes algún problema con eso... te rascas", responde la escritora Anny Peterson para Mundiario.

Anny Peterson habla de las razones del éxito de su última novela erótica
Portada de En el fondo me tienes, de Anny Peterson./ A.P.
Portada de En el fondo me tienes, de Anny Peterson./ A.P.

Anny Peterson y su novela En el fondo me tienes han sido número 1 en el TOP de Amazon dentro del género de Erótica.

Durante una semana, la novela erótica de Anny Peterson, En el fondo me tienes, ha sido número uno en ventas en el TOP de Amazon. Su ironía y el dinamismo de un argumento lleno de tramas secundarias y diálogos cargados de humor inteligente han hecho que sus historias se  nutran de un mayor realismo dentro del género de la romántica y la erótica.

En la siguiente entrevista, la autora nos desvela algunas de sus impresiones sobre el proceso de su escritura y las razones de su éxito.

-Eres una de las autoras más vendidas dentro del género de la Erótica desde hace muchos días. ¿ A qué se debe el éxito de tu nueva novela?

-Nunca se sabe a qué es debido. Una portada preciosa, una sinopsis que te atrapa... aunque en mi caso creo que ha influido que la novela se lanzara en febrero solo en formato físico.

Y mucha gente que lee en formato digital la esperaba con impaciencia. Han sido meses promocionando el libro, leyendo reseñas increíbles y creo que facilitar su lectura en el programa de Kindle Unlimited desde el primer día también ha sido determinante.

Además, después de los primeros días, la gente que lo lee y le gusta, lo recomienda, entonces empieza a aparecer el efecto boca a boca. Y ahí sigo, en ese pódium desconcertante de Amazon, pero son los lectores los que realmente te colocan ahí. Y yo, por mi parte, no puedo estarles más agradecida.

-¿ Eres de las escritoras que escribes aquello que te apetece en ese momento?

-No me gusta repetirme, por lo que cada vez es más difícil para mí. Aunque, lo quieras o no, siempre hay una evolución de una novela a otra. Cada libro te enseña una cosa diferente y llegas al siguiente más preparada. Es fundamental escribir sobre lo que apetece, lo contrario no me entra en la cabeza y sería, en mi caso, un fracaso absoluto. Olería a forzado.

-¿Cómo se puede reivindicar un género como el de la romántica y la erótica ante esa crítica literaria que la desprecia?

-No hay mayor reivindicación que las cifras de venta. Esas no mienten. La romántica no deja de ser un producto, y con un extenso público al que abastecer, me temo.

Quizá quien tenga que defenderse frente a ciertos literatos abolicionistas son los lectores y lectoras que la consumen con avidez, pero yo no me siento aludida porque, ¿bajo qué cargos? Creo que las cansinas acusaciones de siempre existen en todos los géneros.

Todas las categorías están plagadas de clichés, no solo la romántica, y hay excepcionales y originales obras en todos los géneros, también en erótica, igual que existen escritores lineales y simplistas sin una trama mínimamente trabajada en cualquier ámbito.

Ningún nivel se salva, y menos en estos tiempos, que mucha gente se arranca a escribir lo que sea. Para mí un libro no es qué, sino cómo está escrito. Y no entiendo qué hay de malo en leer sobre el amor y el sexo, ¿se es melifluo por que te guste leer sobre la interacción amorosa entre dos personas? ¿Entonces qué eres si te gusta la interacción criminal? Mi lema es “vive y deja vivir”. Leer es el gran privilegio del ser humano, y si tienes algún problema con eso... te rascas.

-¿Hasta qué punto en tus novelas amor y sexo son actitudes o valores que pueden disociarse?

-Se disocian sin problema. Ser sexual está en la naturaleza humana. Ahora bien, no podemos esperar que cada vez que se practique sea estando enamorado hasta las trancas. Sería lo ideal, pero seamos realistas, de la atracción al amor hay un salto muy grande, y se puede tener buen sexo sin amor. Muchos de mis protagonista, tanto hombres como mujeres se pasan la vida practicando "sexo disociativo" hasta que llega la persona adecuada, con la que el acto sexual es casi una experiencia metafísica. 

-¿Influye la opinión de tus lectores en la escritura de tus futuros trabajos?

-Tiene gracia que lo preguntes, porque creo que, en cierta manera, sí. Hace poco he empezado a escribir un nuevo libro y ya lo he reformulado de siete maneras distintas, intentando atender a los gustos de unos y de otros, pero al final, me he dado cuenta de que algo así puede volverte loco.

Tus lectores ya te han leído y has cosechado buenas opiniones, por lo que debes confiar en ti mismo/a a la hora de escribir TU historia. Porque es tuya, no de ellos. Intentar contentar a todo el mundo es imposible, pero tus lectores más fieles siguen tu esencia, y es a donde te tienes que agarrar sin pensar en nadie más. Solo en ti y en lo que quieres contar, transmitir. Y hacerlo. Sin excusas. Sin peros. Sin influencias. Ese es el genuino arte, el que nace de cada uno sin mácula de prejuicio.

-En tus novelas, huyes de los príncipes azules y de las princesas de cuento, ¿crees que esa es una de las razones de tu éxito?

-Creo que no porque la mayoría de las autoras de romántica de hoy en día escriben sobre personajes más o menos reales, adaptados a nuestro tiempo, con sus manías y sus "frikismos", donde los buenos no son tan buenos ni los malos tan malos.

Otra cosa es que te quejes de que sean guapos a rabiar, o ellas delgadas, preciosas, desvalidas, tontas, pobres, y un millonario sin escrúpulos les enseñe el buen camino. Esos príncipes azules ya destiñen… y aunque se puede reutilizar la idea, siempre hay que saber dotarla de un realismo palpable. En definitiva, los príncipes azules no existen, pero los tíos buenos SÍ. Yo estoy harta de quedarme bizca cada vez que ve uno, así que no sé por qué no íbamos a poder utilizarlos como un recurso realista.

Gracias, Anny, desde Mundiario. @mundiario