Buscar

El amor dura tres años, una novela sobre la frivolidad de los enamoramientos

Sin grandes pretensiones, Frédéric Beigbeder formula una reflexión ácida e irónica de la evolución en las relaciones de pareja, no exenta de frustración y decadentismo.

El amor dura tres años, una novela sobre la frivolidad de los enamoramientos
El amor dura tres años./ letrasenvena.com
El amor dura tres años./ letrasenvena.com

Firma

Ulises Novo

Ulises Novo

El autor, ULISES NOVO, colabora en MUNDIARIO y es escritor. @mundiario

Lo mejor de esta novela heterodoxa son algunas frases lapidarias que el autor utiliza para dejar constancia de su mirada sarcástica y frívola sobre las relaciones de pareja.

Su relato no conmueve porque el antihéroe no es un antihéroe infeliz, ni desgraciado, sino un perdedor, víctima de un divorcio y de las infidelidades de su nueva pareja.

Un eco a Fitzgerald se desprende en esa sintonía sagaz y morbosa que presentan algunos capítulos, fragmentos que entremezclan el aforismo con la narrativa, la prosa intencionadamente deslucida con una clase de filosofía moral que ataca directamente a los tópicos idealistas del enamoramiento.

El loco amor, el amor predestinado, el amor eterno, "mi media naranza", la dona angelicata, por ejemplo, saltan por los aires cuando  Beigbeder se atribuye, a través de su personaje, la virtud de la contemplación de un desmoronamiento anunciado.

Y ese desmoronamiento es la constatación de que el amor no dura para siempre. No, no dura. Probado que el amor dura tres años según algunos estudios a los que se agarra el personaje principal para demostrar al lector que sus fracasos sentimentales nada tienen que ver con su inmadurez o con su personalidad histriónica.

Pero, insisto, lo mejor son esas frases lapidarias que te encogen el corazón o motivan una sonrisa mientras te tomas un café a solas en una de esas franquicias con olor a plástico y a naftalina de los centros comerciales.

Publicada por Anagrama, merece la pena echar unas risas y meterse en la piel de un personaje que nos advierte de que la realidad y el deseo son jodidamente incompatibles.

Aquí os dejo algunas joyas de la novela, que podría pasar perfectamente por ensayo o por esa clase de libros de autoayuda que se encargan de lapidar tu autoestima, más que en levantarte el ánimo.

"Mis dramas se urden en restaurantes, discotecas y apartamentos bien decorados. Lo más doloroso que me ha ocurrido en los últimos tiempos fue no ser invitado al desfile de John Galiano" (pág.19).

"Nos apiadamos de los que sufren, pero no de los que dañan a los demás" (pág. 34)

"El divorcio es una pérdida de la virginidad mental" (pág. 37).

"Lo único sorprendente que le puede ocurrir a un matrimonio por amor es un cataclismo" (pág. 40).

"El amor es una catástrofe espléndida: saber que te vas a estrellar contra una pared, y acelerar a pesar de todo: correr en pos de tu propio desastre con una sonrisa en los labios; esperar con curiosidad el momento en que todo se va a ir al carajo" (págs. 56-57).

"Amar a alguien que no te ama, eso es amor" (pág. 58).