America’s Got Talent: el “ensueño” que inspiró el pase de oro de Heidi Klum

Lily Meola recibió el pase de oro de Heidi Klum en America's Got Talent. / NBC
Lily Meola recibió el pase de oro de Heidi Klum en America's Got Talent. / NBC

Lily Meola, hermana del famoso surfista Matt Meola, cautivó al público y a la supermodelo alemana con su canción original, por la que recibió el pase a las galas en directo.  

America’s Got Talent: el “ensueño” que inspiró el pase de oro de Heidi Klum

La tensión aumenta conforme las plazas para ingresar al “escenario más grande del mundo” van agotándose. America’s Got Talent está de vuelta para la quinta semana de audiciones, estando cada vez más cerca de comenzar a dar forma la competencia, y de obtener las primeras eliminaciones a medida que se perfilan los actos que llegarán hasta las galas en directo.

Como ya lo habíamos indicado en MUNDIARIO, esta temporada está llena de talento extranjero, y más aún, inesperado. Los actos originales, nunca antes vistos, están dominándolo todo. Los jueces lo han decidido así para este episodio, en búsqueda de esas rutinas especiales que suelen perderse en medio del canto, la comedia, el baile y las rutinas de riesgo.

El productor británico Simon Cowell, la actriz colombiana Sofía Vergara, la supermodelo alemana Heidi Klum y el cómico canadiense Howie Mandel, están listos para seguir juzgando y seleccionando a los mejores aspirantes que han podido saltarse los filtros y llegar hasta las audiciones presenciales en Los Ángeles.

Aquí te presentamos un repaso de lo más relevante que ha ocurrido esta semana en la temporada 17 de AGT:

Merissa Beddows

Cuando esta joven estudiante del prestigioso Instituto de Música Curtis comentó que era una cantante de ópera, a Simon no se le vio particularmente emocionado. Heidi tuvo la oportunidad de interactuar en este acto, en el que Merissa cantaría la siempre legendaria canción Somewhere Over the Rainbow, con su voz.

La neoyorquina de 23 años le hizo llegar un dado gigante de seis caras, con el nombre de una personalidad famosa en cada una de ellas. Conforme Heidi dispusiera, Merissa continuó con la canción interpretando a Ariana Grande, su propia abuela (como complemento cómico), Stevie Nicks, Céline Dion, Blanca Nieves y la siempre amada Siri.

Marissa clavó cada una de sus interpretaciones, consiguiendo sacarle a Simon varias sonrisas y que admitiera al final de su presentación que “ella es muy talentosa” mientras le daba una ovación de pie. Los jueces amaron su originalidad, le dieron cuatro ‘síes’ y la encaminaron hasta la siguiente ronda.

Nicolas Rib

Un mago francés vino a hacer lo que Simon ha venido advirtiendo desde hace varias temporadas que no conviene presentar en el programa: close-up magic (magia de cerca). Para juicio del británico, ya sería muy complicado tratar de competir contra otros magos, y que ya todo se había visto, pero Nicolas Rib logró deslumbrar al jurado, probando que la magia es todavía desconocida.

El francés usó mágicamente varios objetos, subiendo la apuesta a medida que hacía desaparecer y aparecer cartas o pelotas de los dibujos sobre la mesa virtual al mundo real, e incluso consiguió mover un mazo de naipes con la propia sombra de su mano, mezclando siempre las dimensiones.

El momento más impresionante fue cuando borró la imagen de la Torre Eiffel que había estado estática durante todo el acto, apareciendo de la nada una pequeña torre que juntó con otra inesperada figura de la Estatua de la Libertad, dejando al público ilusionado y emocionado.

MPLUSPLUS

Un grupo de bailarines y un ingeniero de Japón llevan bastante tiempo preparándose para la competencia. El técnico tardó unos 12 años para diseñar y fabricar cintas con luces LED que pueden programarse para cuajar en cualquier coreografía. Una vez se apagaron las luces en el teatro, fue la hora de brillar.

Al ritmo de Good Day for Dreaming de Ruelle, el grupo trajo un acto nunca antes visto en la historia de AGT. Con una perfecta sincronización, los aspirantes brindaron una fascinante y original presentación con luces de colores. “Fue muy hermoso. Muy Vegas”, dijo Simon al término de la complicada y emotiva coreografía.

“Fue muy fascinante. Tan delicado, tan uniforme. Los colores de las luces, fue tan tranquilizador. Estaba en un trance”, alabó Vergara. “Olvidé dónde estaba por un minuto. Creí que estaba en el fondo del mar y vi una medusa”, resumió Heidi en referencia a la calidad de la presentación.

Jordan Conley y Connor Johnson

En ocasiones es el carisma que lo dice todo. El californiano Jordan Conley no había comenzado su rutina cuando ya el público se volvía loco por su personalidad chispeante. Su acto de comedia, en el que se vio reflejada su influencia por el también cómico y muy personal Kevin Hart, caló en el jurado y en el público, con referencias a sus muy estrictos padres y sus gestos hilarantes.

Fue espectacular, hay algo en tu energía, creo que tienes todo el futuro por delante”, dijo Sofía. Para Simon, cuando Jordan imitó la que se supone es la voz de su madre enfadada, fue el mejor momento, “me gustas mucho”, dijo. Eso es algo que el propio Mandel concordó asegurando que era uno de los mejores comediantes de la temporada.

Al pobre cantante Connor Johnson le tocó llevarse a Simon por delante. El joven hawaiano, con guitarra en mano, en medio de su canción, fue detenido por el británico que dijo que su acto era “aburrido” y le pidió una segunda interpretación. Cowell se ganó el odio del público, que en todo momento apoyó a Connor y que estaba que se caía de la emoción cuando el aspirante mejoró su acto al cantar Latch de Disclosure, ganándose cientos de fans en el momento.

Mia Morris

Una joven nativa de Nashville, muy segura de sí misma pese a sus escasos 17 años, dio otra muy original e inesperada actuación. Estando acostumbrados a los actos de “una banda de un solo hombre”, Mia Morris decidió que con la ayuda de su “estudio de grabaciones al alcance de los pies” ella se convertiría en la banda de una sola mujer.

Con uno de esos pedales de bucle, Mia compuso literalmente una canción en pleno escenario. Todo comenzó con un beat boxing, seguido por las notas de un bajo. Después fue el turno de los coros de fondo y de la guitarra eléctrica, para el desenlace con la letra de la canción y la batería. ¡Pero es que esta chica hace de todo!, y los jueces se lo hicieron saber.

“Creo que eres una de las chicas más geniales que se ha parado sobre ese scenario”, admitió la colombiana. Cowell, por su parte, aseguró que todo fue un poco caótico, pero dijo que eso se suponía que tenía que ser, “crudo y real”. Simon aseguró que prefería verla a ella (a quien llamó “genio”) que escuchar a cualquiera con una “aburrida” pista de fondo.

Chiko, Siegfried & Joy y Mr. Pants

Como no podia faltar un acto de riesgo tenemos a Chiko, un cubano residente en España (que ya lleva tres representantes esta temporada) que se midió con nuevas alturas, llegando donde nunca nadie había llegado, mucho menos con un acto tan peligroso y de equilibrio como el suyo, más arriba de las equis de los jueces sobre el techo.

Siegfried y Joy, por otro lado, son su antítesis. Dos magos alemanes que a propósito demostraron todos sus trucos de manera muy cómica. A Simon no le gustaron, los encontró particularmente “molestos”, pero peores cosas se han visto en AGT. Lo cierto es que ambos pasaron, con su acto de comedia que al final sí mostró magia verdadera con la aparición sorpresa de Jordan Conley en el escenario.

Otro acto original de la noche fue el neoyorquino Mr. Pants, un hombre cuyo rostro sobresale del cierre de unos pantalones. Se trató de acto tan simple, como chistes relacionados con las prendas de vestir que literalmente mataron al público y a los jueces de la risa, y que Howie amó.

Lily Meola

Lily decidió traer un poco de su historia al escenario, al presentar una canción que compuso hace varios años atrás cuando todo le salía bien y vivía su sueño: ser cantante profesional. Pero la vida dio otros giros, cuando su madre fue detectada con cáncer, se convirtió en su cuidadora las 24 horas, perdió su contrato con una gran disquera y terminó con la muerte de su mamá.

Daydream, según Lily, ha tomado diferentes matices a lo largo de los años. Primero era una muestra de su alegría, pero se fue volviendo una especie de himno para que pudiera seguir en el camino de sus sueños. Sin saber si iba a poder contener la emoción en medio de su presentación, se arriesgó de todos modos, demostrando una dulce y angelical voz que encantó a Simon Cowell.

La canción de Meola fue hermosa, y su historia conmovió a Heidi Klum a presionar el pase de oro por ella. “Para la temporada 17, siempre hay muchos cantantes sobre el escenario. Yo pretendía estar en plan: “quiero darle la oportunidad a alguien más”, dijo Klum. “Pero no pude evitarlo, porque realmente me gustas mucho. Por eso voy a hacer esto. Voy a presionar el botón dorado por ti. Eres tú”, sentenció la jueza para hacer llover confeti desde el techo y llevar a Lily a los shows en vivo. @mundiario

America’s Got Talent: el “ensueño” que inspiró el pase de oro de Heidi Klum
Comentarios