Buscar

MUNDIARIO

Del alma a la boca, 13 poetas madrileñas

Llega hasta mis manos la antología publicada en este mismo año por Huerga y Fierro y editada por las poetas e investigadoras, Rosa García Rayego y Marisol Sánchez Gómez.  “Del alma a la boca” cuenta con un significativo diseño de portada de Marina Nebreda y un total de trece poetas antologadas.

Del alma a la boca, 13 poetas madrileñas
Del alma a la boca. / Editorial.
Del alma a la boca. / Editorial.

Gema Albornoz

Colaboradora.

Rosa García Rayego y Marisol Sánchez Gómez ya trabajaron juntas en ”20 con 20. Diálogos con poetas españoles actuales”. “Del alma a la boca” es una colección de poéticas contribuyentes a esa conexión entre el Madrid heterogéneo y el devenir creativo de trece poetas. De ese Madrid que puede poner el foco y del que favorece el anonimato mediante la lejanía. Su título abandera versos del poema que Miguel Hernández dedicó a la capital española. No sólo como referencia a la ciudad cambiante que recibe a los que vienen y viven por igual, sino por la manera en las que sus autoras expresan aquello que sienten.

Portada del libro.

Portada del libro.

 

Las antologías incluyen lo más relevante atendiendo a unos criterios específicos, en este caso, autoras nacidas en Madrid, además de ser facilitadora de obras que no han tenido una visibilidad predominante. Sin atender a esa característica diferenciadora entre hombre poeta o mujer poeta, recoge una serie de obras a las que el público no tiene fácil acceso. Establecer así un grupo de poetas madrileñas contemporáneas que represente la versatilidad y el cosmopolitismo de la ciudad.

En “Del alma a la boca” nos encontramos con la veracidad de los versos de Carmen Pallarés porque “Nada se logra inmóvil” y la urgencia de que “matando con mi lápiz al muerto/ junto al que he dibujado una sombra “.  La sensibilidad en la poesía de María Antonia Ortega “sin recordar apenas nada/ a los que un día con razón/ se sintieron tus protagonistas”. La agudeza de Almudena Guzmán mientras “Esperaba tu carta/ con la angustia de la nieve/ que ve cómo se derrite/ y ca convirtiéndose en nada”; la observación crítica de Cristina Morano, “Las sigo y compro el Marie Claire, /las imito, finjo que soy respetable/ en la cola del supermercado”; la contundencia de Esther Ramón, “Nos lavan la cara, /la memoria” o la intensidad de Marta Agudo y su análisis de existencia, “La vida: existencia capicúa: nada- vida- nada/ La nada o el trayecto regido por el tiempo”. Así como la conciencia de Julieta Valero, “Los del hemisferio Sur no tiene problemas con lo abstracto. /Sí desconfían de los huracanes” ; el nomadismo de Ana Merino, “Yo vivo en la ciudad/ con la espalda torcida/ de tanto negarla”; la cotidianidad de Esther Muntañola, “Los árboles trazan/ el camino del agua”; la melancolía clásica de Marta López Vilar, “Dejo mi palabra hundida en esta primavera. / De ella crecerán las hojas que cubrirán/ la puerta de mi casa”; la fragilidad de Sandra Santana, “Estar aquí y estar allí. Ese es el secreto de la gran pista de baile /del espíritu: que donde el cuerpo no, allí sí”; la visceralidad de Bárbara Butragueño, “pero a mí que el vocablo se me enquista/ y me cava el pecho como un descendimiento/ todo me resulta un vagar empedernido” o la rotundidad de Martha Asunción Alonso, “monos azules/ tendidos en patios interiores: mapamundis/proféticos tras las manchas de aceite”.

Trece obras precedidas de un comentario a modo de presentación por parte de Josefa Álvarez Valadés, Rosa Benéitez Andrés. Xosé Bolado, Luis Alberto de Cuenca, Alberto García- Teresa, Aurora Luque, Juan Antonio Marín, María Ángeles Pérez López, Isabel Prados, Pablo Romero Velasco, Ada Soriano, Jenaro Talens e Ignacio Vleming.

“Del alma a la boca” es una antología básica para quienes quieran disfrutar, de los entresijos de la cosmopolita ciudad madrileña, en cada uno de sus versos.  @mundiario