Adiós a Ramón Masats, vanguardista de la fotografía española, a los 92 años

Ramón Masats, fotógrafo. / Wikipedia.
Ramón Masats, fotógrafo. / Wikipedia.
Reconocido por su mirada irónica, Masats fue un destacado miembro del grupo que revolucionó la fotografía española en la década de 1950.
Adiós a Ramón Masats, vanguardista de la fotografía española, a los 92 años

La noticia del fallecimiento de Ramón Masats, uno de los grandes maestros de la fotografía española, ha dejado un vacío en el mundo artístico. A los 92 años, el autor de imágenes emblemáticas que capturaron la realidad de la España de Franco nos ha dejado, pero su legado perdurará como testimonio de su maestría y visión única.

Masats, galardonado con el Premio Nacional de Fotografía en 2004, fue una figura destacada en el grupo de fotógrafos que transformaron la disciplina artística en España en la década de 1950. Su fotografía iba más allá de la mera documentación; su carácter se reflejaba en cada imagen, impregnada de ironía y humor, lo que le otorgaba un lugar privilegiado en la historia de la fotografía nacional.

Una de las imágenes más icónicas de Masats es la que captura a un seminarista intentando bloquear un disparo de otro religioso en pleno vuelo horizontal con la sotana. Esta fotografía, tomada en 1960, se convirtió en un símbolo de la España de la época, fusionando elementos de religión y fútbol en una instantánea que aún perdura en la memoria colectiva. Su habilidad para capturar momentos cotidianos con un giro irónico dejaba una impronta distintiva en su obra.

Aunque la historia de Masats en la fotografía se detuvo hace años, su impacto perdura. Después de un encargo sobre la ciudad de Cuenca, publicado en 2007, perdió la pasión por mirar a través del visor, describiéndolo como un "amor que se acaba". Su enfoque en la fotografía humana, capturando la realidad de la posguerra española, le valió reconocimientos y el respeto de sus contemporáneos.

Nacido en 1931 en Caldes de Montbui, Barcelona, la vida de Masats tomó un giro inesperado cuando su interés por la fotografía despertó durante el servicio militar. A pesar de la desaprobación inicial de su padre, quien lo destinaba al negocio familiar de pescado salado, Masats perseveró en su pasión. Su primer pecado, "sisar" dinero a su padre para comprar una cámara, marcó el inicio de su carrera fotográfica.

Masats fue un pionero en la fotografía española de la posguerra, rompiendo con el conservadurismo del "salonismo". Se trasladó a Madrid en 1957 y se convirtió en un miembro activo de la Real Sociedad Fotográfica, consolidando el grupo conocido como La Palangana. Su colaboración con revistas y su participación en el Grupo Afal le permitieron dar a conocer la realidad social de la época.

A mediados de los años sesenta, Masats incursionó en el cine y la televisión, aportando su perspectiva única a documentales y películas. Su regreso a la fotografía en color en los ochenta reveló una nueva dimensión artística, explorando paisajes, monumentos y rincones de España con una mirada más abstracta.

El cambio de siglo marcó el retiro gradual de Masats de la fotografía, pero también trajo consigo el merecido reconocimiento a su carrera. Exposiciones, premios y homenajes subrayaron su contribución invaluable a la historia visual de España. Su legado está presente en museos y colecciones prestigiosas, recordándonos la maestría de un hombre cuya pasión por la fotografía trascendió generaciones.

En las últimas décadas, acompañado por su segunda esposa, Paloma, Masats revisó su archivo junto a otros artistas, rescatando joyas olvidadas. Su partida deja un vacío en el mundo artístico, pero su obra perdurará como un testimonio eterno de su genialidad y contribución al arte de la fotografía. @mundiario

Comentarios