Buscar

MUNDIARIO

Acontecimiento de Concha García

Fue publicado en 2008 por Tusquets Editores en su colección Nuevos textos sagrados. Como indica en la solapa el libro está «articulado en dos partes, que agrupan una sucesión de instantáneas cotidianas en "LARGO, EN EL EXTRAÑO DÍA", el libro culmina con el poema extenso "TRASLADO".

Acontecimiento de Concha García
Concha García. / Ángel Manuel Gómez Espada.
Concha García. / Ángel Manuel Gómez Espada.

Gema Albornoz

Colaboradora.

Concha García ha publicado varios libros de poesía, entre ellos: "Otra ley" ( 1987),  "Por mí no arderán los quicios ni se quemarán las teas" (Premio Aula Negra, Universidad de León) 1997, "Ya nada es rito" (Premio Barcarola, 1988), "Pormenor" (Libertarias, 1983), "Ayer y calles" (Premio Jaime Gil de Biedma. Madrid, 1994), "Cuántas Llaves "(Icaria, 1998), "Árboles que ya florecerán" (Igitur, 2001), "Lo de ella" (Icaria, 2003), "El día anterior al momento de quererle" (Calambur, 2013) y "Las proximidades" (Calambur, 2016), "Ya nada es rito y otros poemas" (Obra reunida 1987-2003 y reedición. Dilema, 2017)

Autora de la novela "Miamor.doc" (2001) de los  diarios: " La lejanía, Cuaderno de Montevideo" (2013) y "Los antiguos domicilios" (2015).

Ha publicado, además, diversos artículos en torno a la poesía: Ínsula, Revista Universidad de México, El Punt Avui, El diario de Córdoba, Revista de Filología Uned.   Actualmente colabora en el suplemento Aladar del Correo de Andalucía.

Ha sido invitada a diversas universidades internacionales y  su obra ha sido traducida a idiomas como el inglés, francés, italiano, polaco, chino y lituano. De hecho, este año ha asistido a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. A su vuelta participó en el VI Encuentro de Poesía, Música y Plástica de la Asociación Cultural Poética de Puente Genil, Córdoba, cuyo lema era “Poesía y feminismo: una estética de la diferencia”. Allí pudo estrenar el documental del que es co-directora junto a Bárbara Meyer "Entre dos orillas", sobre la Patagonia argentina —sobre la que ya tiene dos antologías publicadas sobre la poesía de la Patagonia argentina— y un espectáculo interdisciplinar llamado “Un brillo del no” junto a Chefa Alonso, Jorge Frías, María Prado y Lola Jiménez.

ENTREABRIENDO LA PUERTA

CRUJE el tiempo,

Lo cercano se resquebraja.

Parte de un lugar el dedo

que no tiene mapa.

Se aspereza la causa

que lo movía todo.

La raya del vestido

se hunde en la plancha.

Levanta el vuelo

la piel que lo habitaba.

En Tusquets Editores dicen que «su estilo desnudo y sin remilgos, de enunciación directa pero dotado de un extraño halo por el que logra infundir misterio en lo más próximo y doméstico, es heredero de la obra de poetas como Celan, Stevens, Milosz o Ajmátova». Esa captura de la cotidianidad de las cosas pasa a detener la mirada en lo insignificante mientras se deambula por la vida: «la niña hace en el suelo/ un dibujo con hierba»; «Lo mismo es en una habitación. / Objetos marcan su ruta. / Habría que dejar que el sol la inundase»; «por el rabillo del ojo/ entraban las esquinas adorables»; «un río de coches/ te altera la presión sanguínea»; «Bajaban los autobuses crispados/ yo no regresaba».

Acontecimiento./ Portada de Tusquets Ediciones.

Acontecimiento./ Portada de Tusquets Ediciones.

Así como también narra breves encuentros fugaces en autobuses como en “Asiento 13”: «tú y yo. Tú no sé quién eres. Me/ acojo a una sensación y reclino el/ respaldo», o nos instruye cómo «leer el abandono entre dos seres» en “Postal de Montevideo”. “En Sobre butaca” inicia con una palabra: «PENSAMIENTO» y a continuación versa entre otros: «Un cuerpo. Echarse sobre/ las laderas de un cuerpo. / Poseer el cálido temblor».

SOÑANDO LA LLEGADA

EN tu ciudad

algo abriga un momento

antes del antes. La pequeña

satisfacción del regodeo,

la lejanía como un acto

de presencia, los encendidos

vasos, las largas colas,

toda esa vasta territorialidad

que enamora a las ajenas.

Muchas veces preguntan acerca de la importancia de lo pequeño, de lo leve, de detenerse en lo trivial, de lo que ni siquiera se puede retener ni al vuelo, ni en ninguno de nuestros bolsillos. Realmente, no debería ser importante y no llega a ser fútil; esas pequeñas imágenes son las que llenan cada espacio de los ojos de una persona de luz, como dice el Poeta Halley, «pero todo es ley de vida» y cada cual tiene una diferente. @mundiario