Acantilado rojo, mítica batalla ocurrida en Hubei, hoy epicentro de la pandemia

Acantilado rojo.
Acantilado rojo.

El director hongkonés John Woo regresó a su país, China, para reclamar el trono al mejor cineasta que no pudo conquistar en Hollywood, a pesar de su Misión Imposible 2.

Acantilado rojo, mítica batalla ocurrida en Hubei, hoy epicentro de la pandemia

La provincia de Hubei, en China, se ha hecho conocida mundialmente por albergar en ella la ciudad de Wuhan, epicentro del virus SARS-CoV-2 cuya enfermedad Covid-19 nos tiene sumidos en una oscuridad social y económica a nivel planetario, excepto, aparentemente, en la propia China.

Pero Hubei ya fue protagonista de una batalla épica ocurrida en el año 208 d.C, en los años finales de la dinastía Han, concretamente en los acantilados de la ciudad de Chibi, en el sureste de esta provincia: la batalla de los acantilados rojos. Una contienda recogida a su vez en una de las clásicas novelas históricas de la literatura china, el Romance de los Tres Reinos: Wei, dominado por el ministro Cao Cao; Shu, bajo el mandato del príncipe Liu Bei; y Wu, a las órdenes de Sun Quan. Estos últimos unieron fuerzas contra Cao Cao y es en este punto donde se desarrolla Acantilado Rojo bajo la dirección del afamado cineasta hongkonés John Woo quien tomó en el 2008 este hecho histórico para crear su épica película.

Con un metraje de 280 minutos de duración y dividida en dos partes, se convirtió en un éxito en China que se exportó al resto del mundo en una versión reducida de la misma: 131 minutos de metraje para un público, sobre todo europeo y americano, desacostumbrado ya al cine reflexivo en el que, sin embargo, los momentos de pausa y contemplación son casi tan importantes como los de las batallas. De todos modos, el resultado de la versión internacional es asombroso para los amantes del cine bélico/histórico chino y para el gran público en general que quiera descubrir una guerra ocurrida en parajes naturales singulares y, sobre todo, adentrarse en las estrategias de guerra que ya, mucho antes de esta batalla, Sun Tzu había plasmado en El Arte de la Guerra, libro datado en el siglo IV a.C.

Una de las mejores películas de guerra y de estrategia; con un poder visual y unas grandiosas coreografías de batalla que, hasta el momento, solo el cine chino ha sabido desplegar.

Muchos de los aspectos de Sun Tzu están plasmados en este film. Tanto es así que podemos ver operaciones secretas con agentes dobles, el análisis del terreno donde se va a desarrollar la batalla y las ventajas del clima para lograr objetivos, que en ningún caso son la aniquilación del enemigo y la destrucción de tierras y ciudades.

A Sun Tzu le interesaba desarrollar un tratado sistemático para guiar a gobernantes y generales en la prosecución inteligente de una guerra exitosa, tal y como explica el general británico S.B. Griffith en el prefacio de El Arte de la Guerra. Y bajo este concepto está desarrollado el personaje de Zhuge Liang, militar estratega chino además de inventor, y figura central de la película.

El papel femenino en este filme, aunque claramente ficticio (no se tiene referencia de que hubiese mujeres en este enfrentamiento bélico entre los tres reinos de la dinastía Han), es determinante: desde la labor de espionaje hasta el señuelo que propiciará la victoria de uno de los bandos.

Acantilado Rojo, con un presupuesto de 80 millones de dólares, hasta el 2008 la película con la producción más cara de la cinematográfica china, recaudó 143,5 millones de dólares y se trata de una de las mejores películas de guerra y de estrategia; con un poder visual y unas grandiosas coreografías de batalla que, hasta el momento, solo el cine chino ha sabido desplegar. @mundiario

Acantilado rojo, mítica batalla ocurrida en Hubei, hoy epicentro de la pandemia
Comentarios