Las 46.000 obras de arte de Howard Finster

Obra de Howard Finster. finster.com
Obra de Howard Finster. / finster.com

Howard Finster fue un artista autodidacta, pastor cristiano baptista, que realizó 46.000 obras para difundir el cristianismo en el arte folklórico, ingenuo…

Las 46.000 obras de arte de Howard Finster

Howard Finster fue un artista autodidacta, pastor cristiano baptista, que realizó 46.000 obras para difundir el cristianismo en el arte folklórico, ingenuo…

Realizó varios parques escultóricos y artísticos, donde expuso piezas de esculturas, acompañados de versículos bíblicos. Como Klee, fue enumerando cada una de las pinturas que realizó, y, como hemos indicado se incluye dentro del arte ingenuo-marginal-naïf-popular-Brut-visionario o el “arte del silencio”, que personalmente es el adjetivo que más me gusta, ya que no tiene ninguna connotación negativa, y, por tanto, pueden entrar todas las demás clasificaciones, taxonomías o descripciones.

Arte religioso

De alguna manera, me recuerda en la intención algunas pinturas de Chagall, de Rouault, toda la pintura medieval de los códices, sean las Biblias iluminadas, los Libros de Horas iluminados, los Beatos iluminados o pintados. Son en definitiva el intento de relacionar y unir las grandes preguntas metafísicas y religiosas y espirituales que todo ser humano lleva consigo, que toda persona, una o mil veces, se ha hecho en la vida, y ha respondido de un modo o de otro. Y combinarlo con la realidad humana de su época-sociedad-cultura y, mezclándolo con un modo de expresión artístico, que puede ser, el arte plástico o la literatura o la música o... 

No podemos interpretar correctamente las pinturas prehistóricas, que parece ser los primeros trazos o signos, son anteriores a Chauvet, es decir, anteriores a treinta mil años, por lo cual no sabemos si son visiones interiores o elaboraciones para grutas o templos religiosos-espirituales donde se realizaban ritos, o todo lo anterior, más cosmovisiones para la caza o multitud de temáticas de la vida normal, del paso de la adolescencia a la edad adulta.

Pero, si se puede pensar que desde la antigüedad más remota el arte plástico, posiblemente, todas las artes, o protoartes o artes incipientes, han tenido un desarrollo y evolución y connotaciones religiosas. Quizás, salvo el periodo de estos dos últimos siglos, desde la pintura historicista del siglo XIX, pasando por el impresionismo y todas las tendencias de estas décadas. En general, la construcción masiva ha sido un arte laical-seglar, no estrictamente religioso, quizás con connotaciones espirituales, en sentido amplio, más bien un arte “culturalista”, sea descrito en una tendencia formalista figurativa, en todos los tonos, o sea abstracta. 

A veces, me pregunto si en Europa hubiese surgido una figura como este predicador-ministro-pastor de la iglesia cristiana bautista, se le hubiese hecho tanto caso. Si hubiese tenido tanta repercusión como a este autor le ha sido dispensada en Estados Unidos, incluso, especialmente, por algunos grupos de música actual.

Quizás ese fenómeno de Henri Darger, pintor y escritor; o Joe Gould como supuesto escritor de la obra más extensa en palabras que no se ha encontrado o se ha perdido o no se fabricó, pero que el periodista Mitchell, del New Yorker, hizo referencias, escribió un libro, y al final, se ha realizado una película. Este fenómeno solo parece ser valorado en Norteamérica, sin negar que en Europa se han realizado museos a determinados autores plásticos o literarios, que entrarían dentro del arte ingenuo-marginal-Brut…

Pienso que la solución a este tipo de arte, a estas tendencias, no solo es realizar museos a estos movimientos y autores, sino que además de ello, que algunas de estas obras, de este autor, y de otros, estén al lado de los grandes autores del arte del siglo veinte, cada uno según la época que haya respirado aire y pisado alquitrán o bordillos de piedra. Poner en igualdad todas las tendencias del arte, es decir, todos las artes académicas, con las artes de vanguardia, con todos los estilos que entramos en multitud de clasificaciones, arte de los niños, artes de los marginados, arte naïf, arte ingenuo, arte del silencio, etc.

Por lo cual reitero la necesidad de que estos tres grandes ríos del arte, vayan a los mismos mares-lagos-museos, es decir, que existan obras, de estas tres grandes fuentes en los museos de arte contemporáneo o arte actual. Si esto se realiza, entonces este arte, o artes, autores, habrán sido valorados correctamente. Y, desde ese momento, podremos empezar a entender-comprender todo lo que este tipo de arte nos puede expresar de la mismidad humana más profunda, más esencial… Al final, el arte, es un artilugio que hemos inventado para intentar quitar capas para bucear en lo más profundo de nuestro ser…

No podemos olvidar que también existe arte antirreligioso y anticristiano, por tanto, el cristianismo, en todos sus museos, de todas las confesiones cristianas, quizás cientos en el mundo, deberían ser conscientes de esta realidad, y, aunque suelen tener secciones y salas de arte y arte religioso de siglos anteriores, por lo general, todavía no son conscientes del todo, que deberían imitar la Colección Moderna de Arte de los Museos Vaticanos. @mundiario 

Las 46.000 obras de arte de Howard Finster
Comentarios