Monedas digitales de banco central, ¿Solución a los problemas o condena para los usuarios?

Moneda digital de banco central. / Freepik
Moneda digital de banco central. / Freepik

El yuan digital emitido por China podría tener una fecha de caducidad, obligando a los ciudadanos a consumir todo el dinero que tengan.

Monedas digitales de banco central, ¿Solución a los problemas o condena para los usuarios?

Con el surgimiento de las criptomonedas como bitcoin o ethereum, los bancos centrales de los diferentes países del mundo se vieron en la obligación de competir de alguna forma con estas tecnología, por lo que surgen las monedas digitales de banco central, o conocidas como CBDCs por sus siglas en inglés (Central Bank Digital Currency). Dentro de los países que han sido pioneros en esta tecnología está China, quien le está apostando fuertemente al conocido “yuan digital”.

Sin embargo, este tipo de monedas que emiten los países se podrían decir que, en esencia, son la antítesis de las criptomonedas “tradicionales” como bitcoin o ethereum. Este dinero digital suele tener una paridad de 1:1 con el dinero del país, por lo que 1 yuan es equivalente a 1 yuan digital. La principal diferencia entre bitcoin y las CBDCs está marcada en que las criptomonedas se crearon con el fin de ser un mecanismo descentralizado, mientras que las CBDCs son completamente centralizadas. Además, al ser dinero digital, este es dinero programable, lo que tiene algunas implicaciones importantes.

Dentro de las implicaciones que tiene el dinero programable es el hecho de que los creadores, en este caso los bancos centrales, pueden definir las características y condiciones que así requieran. Algunas de las más recientes noticias, señalan que las autoridades chinas planean definirle una fecha de caducidad al yuan digital, lo que significa que quienes cuenten con este tipo de dinero no podrán ahorrarlo, sino que será necesario gastarlo antes de que caduque y desaparezca.

De igual forma, dentro de la programación de este tipo de dinero, podrían definirse cosas como que el dinero se puede gastar solo en alimentos o solo en medicinas, pudiendo ejercer un control total sobre lo que los ciudadanos pueden consumir y cuándo lo pueden consumir. No obstante, desde el punto de vista de la hacienda pública, la implementación de esta tecnología puede ser muy atractiva, ya que tendría acceso a un registro completo de todas las transacciones realizadas (la blockchain), lo cual implica una eliminación casi completa de la evasión fiscal.

Lo que se debe de entender es que la tecnología, sea cual sea, no es mala por sí sola, sino que el uso que se le dé es el que va a determinar si es mala o buena. En el caso de las CBDCs, si bien pueden utilizarse para que los gobiernos abusen de su poder, podrían tener implicaciones interesantes y que permitan que los gobiernos poco a poco se vayan adaptando a las nuevas tecnologías. Finalmente se debe de esperar para ver de qué manera los distintos bancos centrales las van adoptando dentro de su funcionamiento. @mundiario

Monedas digitales de banco central, ¿Solución a los problemas o condena para los usuarios?
Comentarios