La Romería a la Basílica de los Ángeles: una manifestación de fe y devoción en Costa Rica

Basílica de los Ángeles./ RR SS
Basílica de los Ángeles./ RR SS

Cada 2 de Agosto, cientos de costarricenses muestran su devoción a La Negrita mediante una peregrinación que inicia desde distintas partes del país.

La Romería a la Basílica de los Ángeles: una manifestación de fe y devoción en Costa Rica

La Romería a la Basílica de los Ángeles en Cartago es una de las manifestaciones religiosas más importantes y concurridas en Costa Rica. Cada 2 de agosto, miles de devotos costarricenses se congregan para rendir homenaje a la Virgen de los Ángeles, patrona del país, en una peregrinación llena de fe, devoción y tradición.

La historia de la Romería se remonta al siglo XVII, cuando una pequeña imagen de la Virgen María fue encontrada por una niña indígena en un bosque cercano a Cartago, en lo que hoy es conocido como el sitio de La Negrita. Desde entonces, la devoción a la Virgen de los Ángeles se ha arraigado profundamente en el corazón de los costarricenses.

La peregrinación comienza en diferentes puntos del país, donde los devotos emprenden caminatas de varios kilómetros hacia la Basílica de los Ángeles. Algunos inician su recorrido días antes, mientras que otros se unen a la caminata en el trayecto. Durante todo el camino, se pueden observar grupos de personas rezando, cantando y llevando símbolos religiosos.

La llegada a la Basílica de los Ángeles es un momento de gran emoción y alegría para los peregrinos. Muchos llegan caminando descalzos, como muestra de sacrificio y humildad. Una vez en el santuario, los devotos expresan sus peticiones y agradecimientos a la Virgen, participan en misas especiales y reciben bendiciones.

La Romería no solo es una expresión de fe religiosa, sino también un evento cultural y social de gran importancia en Costa Rica. Durante la caminata, los peregrinos comparten experiencias, historias y alegrías, creando una atmósfera de comunidad y solidaridad. Además, las comunidades a lo largo del recorrido suelen ofrecer alimentos y bebidas a los peregrinos como muestra de hospitalidad.

Las autoridades eclesiásticas y gubernamentales se encargan de coordinar y garantizar la seguridad de los participantes, así como de brindarles apoyo logístico a lo largo de la ruta. Se establecen puestos de atención médica, descanso y abastecimiento de agua para asegurar el bienestar de los peregrinos.

La Romería a la Basílica de los Ángeles en Cartago es una tradición arraigada en la cultura costarricense que reúne a personas de todas las edades y condiciones sociales en una muestra de fe y devoción. Es un momento de encuentro espiritual, reflexión y agradecimiento, que destaca la importancia de la religión en la vida de los costarricenses. @mundiario

Comentarios