Vienen curvas para Galicia, Asturias y Castilla y León en el Corredor Atlántico y en la financiación autonómica

Los presidentes de Asturias, Adrián Barbón (PSOE); Galicia, Alfonso Rueda (PP), y Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP).  / RR SS
Los presidentes de Asturias, Adrián Barbón (PSOE); Galicia, Alfonso Rueda (PP), y Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP). / RR SS
Se supone que la reforma no puede convertirse en una herramienta para satisfacer intereses políticos, sino que debe ser una oportunidad para encontrar una solución justa y equitativa para el desarrollo de todas las comunidades autónomas.
Vienen curvas para Galicia, Asturias y Castilla y León en el Corredor Atlántico y en la financiación autonómica

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha propuesto una controvertida reforma en el sistema de financiación autonómica, que parece llamada a generar un intenso debate sobre su viabilidad y equidad, ya que la dispersión o despoblación perderían protagonismo. El cambio en los criterios afectaría a las variables correctivas, que actualmente toman en cuenta factores como la dispersión geográfica o la insularidad para garantizar una financiación adecuada en territorios con mayores dificultades logísticas.

La intención de Hacienda es elevar tímidamente su peso ponderado hasta un máximo del 4% e incluir en el cálculo factores como la despoblación. "Por ello, es de suponer que las comunidades que más se benefician de estos criterios –Galicia, Asturias, Castilla y León, y, lógicamente, Canarias y Baleares– se muestren en contra de un aumento tan nimio en la ponderación final", pronostica el diario económico Cinco Días. Del mismo modo que sucede con el Corredor Atlántico Noroeste, Galicia, Asturias y Castilla y León ya pueden estar atentas a lo que viene.

El sistema de financiación autonómica debe considerar la diversidad territorial y las necesidades particulares de cada comunidad. No se trata de un simple sudoku político donde se buscan alianzas, sino de encontrar una solución que permita el desarrollo equitativo de todas las comunidades autónomas. Se supone que la reforma no puede convertirse en una herramienta para satisfacer intereses políticos, sino que debe ser una oportunidad para encontrar una solución justa y equitativa para el desarrollo de todas las comunidades autónomas.

El contexto político tras las últimas elecciones ha colocado a los partidos soberanistas catalanes en una posición destacada para negociar. Sin embargo, esto no debería condicionar la reforma de la financiación autonómica, que debe basarse en criterios técnicos y de justicia, no en intereses políticos. El reto de la reforma de la financiación autonómica no solo radica en encontrar una fórmula que satisfaga a todas las comunidades, sino también en asegurar que la reducción de recursos sea justa y equitativa. La reducción del peso poblacional en favor de criterios sociales puede ser un intento de abordar problemas importantes como la sanidad y la educación, pero no debe ignorarse la necesidad de garantizar una financiación adecuada para todas las comunidades, independientemente de su tamaño poblacional.

Una libreta y una bolsa rotuladas por el Corredor Atlántico. / Mundiario
Una libreta y una bolsa rotuladas por el Corredor Atlántico. / Mundiario

En juego siguen unos 7.900 millones de euros

Por lo demás, uno de los corredores de transporte más destacados y prometedores es el Corredor Atlántico de mercancías, una red de infraestructuras y servicios de transporte que conecta comunidades del entorno de la costa atlántica de Europa. Por eso tiene todo el sentido que el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Juan Vieites, sostenga que las organizaciones empresariales deben tener interlocución "directa, permanente y constructiva", incluso a nivel de la Unión Europea, para no quedarse "al margen" del desarrollo del Corredor Atlántico. En juego siguen unos 7.900 millones de euros, equivalentes a las inversiones necesarias para el Corredor Atlántico Noroeste, lo cual supone implicar al Gobierno de España y a la Unión Europea. @mundiario

Comentarios