Rueda le afea al ministro Puente la cifra de inversión prevista en el Corredor Atlántico

Alfonso Rueda y Óscar Puente en A Coruña. / Mundiario
Alfonso Rueda y Óscar Puente en A Coruña. / Mundiario
Según estudios previos realizados por Galicia, Asturias y Castilla y León, la inversión necesaria para este corredor asciende a 8.000 millones de euros, casi el doble de lo propuesto por el Gobierno central.
Rueda le afea al ministro Puente la cifra de inversión prevista en el Corredor Atlántico

En su anuncio desde A Coruña, el ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, presentó el Plan Director del Corredor Atlántico, un proyecto que promete una inversión total de 4.561 millones de euros hasta 2030. Este plan, que busca mejorar la infraestructura y conectividad de Galicia, ha sido recibido con entusiasmo, pero también con significativas críticas por parte de la Xunta de Galicia. El presidente gallego, Alfonso Rueda, ha sido claro en sus matizaciones: aunque el plan es un paso positivo, está lejos de ser suficiente para cubrir las necesidades reales de Galicia.

Según estudios previos realizados por Galicia, Asturias y Castilla y León, la inversión necesaria para este corredor asciende a 8.000 millones de euros, casi el doble de lo propuesto por el Gobierno central. Este desajuste en las cifras sugiere una subestimación de las necesidades infraestructurales del Noroeste de España, lo que podría limitar severamente el impacto positivo del plan.

Otro de los puntos más críticos destacados por la Xunta es la falta de una hoja de ruta clara para la alta velocidad entre Vigo y Oporto. Esta conexión no solo es vital para Galicia, sino que también fortalece la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal. Sin embargo, la ausencia de planificación y compromiso por parte del Ejecutivo español ha llevado a la Unión Europea a no incluir esta conexión en la red básica con objetivo 2030, relegándola a la red básica ampliada con un horizonte hasta 2040. Esta dilación pone en desventaja competitiva a Galicia, ya que el Gobierno portugués ha anunciado la llegada del AVE entre Madrid y Lisboa para 2034, mientras que la conexión Vigo-Oporto sigue sin un cronograma definido.

La Xunta ha reclamado repetidamente la creación de una mesa técnica de coordinación entre el Ministerio de Transportes y la Xunta para facilitar información precisa y regular sobre la planificación y ejecución de obras. Sin esta coordinación, las decisiones se toman de manera unilateral, sin considerar las necesidades y prioridades locales. La falta de una estructura de comunicación clara y eficiente entre el Gobierno central y el autonómico agrava la percepción de abandono y desatención hacia Galicia.

Un cronograma claro y un programa de inversiones específico

El plan del Ministerio de Transportes incluye una inversión significativa en infraestructuras ferroviarias y viarias, con más de 3.000 millones de euros destinados a la red ferroviaria y 801 millones de euros para la red viaria hasta 2030. Sin embargo, la ejecución de estas obras es otro punto de preocupación. Aunque se anuncian inversiones y proyectos, la realidad es que las obras suelen sufrir retrasos y sobrecostes. La Xunta ha señalado la necesidad de un cronograma claro y un programa de inversiones específico para proyectos críticos como la salida sur de Vigo y la conexión ferroviaria de la terminal de Bouzas.

El plan también contempla la remodelación y modernización de estaciones intermodales en varias ciudades gallegas, así como inversiones en puertos, destacando el puerto exterior de Punta Langosteira. Sin embargo, la Xunta insiste en que estas inversiones no son suficientes para cubrir las necesidades de modernización y expansión que exige el crecimiento económico de Galicia. La deuda del puerto de A Coruña, por ejemplo, es una preocupación persistente que el plan no aborda de manera satisfactoria.

La llegada de los trenes Avril es celebrada como un avance significativo. No obstante, Rueda ha criticado que el número de frecuencias y plazas disponibles no es suficiente para atender la creciente demanda. Las líneas que unen Galicia con Madrid han visto un incremento notable en el número de pasajeros, y la Xunta solicita una mayor disponibilidad de plazas y una reducción permanente en el precio de los billetes, no solo promociones temporales.

El Plan Director del Corredor Atlántico del Gobierno de España es un paso en la dirección correcta, pero para que realmente impulse el desarrollo económico y la competitividad de Galicia, debe ser más ambicioso y alineado con las necesidades locales. La Xunta de Galicia ha planteado críticas constructivas que apuntan a una mayor inversión, mejor planificación y una coordinación efectiva entre los distintos niveles de gobierno. Parece aconsejable que el Gobierno central tome en serio estas demandas y trabaje de manera coordinada con la Xunta para garantizar que Galicia no solo reciba inversiones, sino que también se vea beneficiada de manera efectiva y sostenible en el largo plazo. @mundiario

Comentarios