Nuevo test para el Corredor Atlántico

Obras del tren a Langosteira. / Autoridad Portuaria de A Coruña
Obras del tren a Langosteira. / Autoridad Portuaria de A Coruña
La Red transeuropea de transporte (RTE-T) revisada en diciembre de 2023 será esencial para las nuevas conexiones A Coruña-Ferrol, Ferrol-Lugo-Monforte y Vigo-Oporto.
Nuevo test para el Corredor Atlántico

Hace poco más de un año, señalábamos en estas páginas de MUNDARIO como las nuevas redes y nodos de transporte, tanto de personas como de mercancías, buscan capacidades de transporte ágil, seguro y eficientes también en términos de emisiones contaminantes, entre puntos nodales con suficiente masa crítica de población y servicios. Pero estos objetivos estructurantes de las redes también deben tener en cuenta su impacto en territorios menos conectados para facilitar su desarrollo, su presencia en el mapa socioeconómico.

Recordábamos como fundamental desarrollar una buena red de transporte en toda Europa, no solo para que nuestros ciudadanos se desplacen con rapidez y fiabilidad, sino para que nuestras empresas sigan desarrollando y aprovechando plenamente el potencial del mercado interior.

En nuestro noroeste periférico, Galicia y Asturias, junto con León, Zamora y Salamanca representan el 10% de la población española, con el 9% del PIB nacional, datos a los que debemos agregar los derivados de la intensa relación con la región Norte de Portugal.

En marzo de 2023, pocos meses antes de las elecciones municipales, el Comisionado del Corredor Atlántico anunciaba las principales actuaciones en Galicia. El ancho internacional A Coruña-Vigo, el sistema ERTMS, el acceso ferroviario al puerto exterior de A Coruña o la salida sur Vigo-Oporto.

Pese a las preliminares reticencias francesas, en el mes de diciembre de 2023, bajo la presidencia española del Consejo de la UE, se impulsó un acuerdo provisional para la revisión del Reglamento de orientaciones de la Red transeuropea de transporte (RTE-T). El nuevo eeglamento establece plazos claros para la finalización de las tres etapas en las que se desarrollará o modernizará gradualmente la red: la red básica debe haberse completado de aquí 2030, la red básica ampliada, recientemente añadida y en la que se incorpora la conexión con Portugal Vigo-Oporto, de aquí a 2040, y la red global, en la que se incluye las conexiones A Coruña-Ferrol y Ferrol-Lugo-Monforte, en 2050. 

Esta revisión debe aún aprobarse definitivamente bajo la actual presidencia belga, hito ya urgente ante la inminente disolución del Parlamento Europeo para la celebración de elecciones comunitarias este próximo mes de junio. Por cierto, esta revisión definitiva venía condicionando según el Ministerio de Transportes la aprobación del necesario Plan Director del Corredor Atlántico. ¿Tendremos que seguir esperando? Recordemos que el nuevo Ministro de Transportes reconocía a principios de este año que el Corredor Atlántico ferroviario iba con retraso respecto del Corredor Mediterráneo. Pasadas ya las fotos de Reyes en plena campaña electoral gallega, es hora de exigir hechos y presupuestos concretos.

Porque en el Boletín Oficial del Estado de este 13 de marzo se ha publicado el Real Decreto 249/2024 sobre racionalización de medidas para avanzar en la realización de la RTE-T, en transposición de la Directiva (UE) 2021/1187, en el que se establecen plazos y mecanismos para agilizar los procedimientos de autorizaciones y contratación pública transfronteriza.

Pendientes del enlace transfronterizo Vigo-Oporto

Para el Corredor Atlántico, no se incluye aún el enlace transfronterizo Vigo-Oporto. Los proyectos de la red básica que se priorizan son los de presupuesto base de licitación superior a 300 millones de euros.

Urge por tanto conocer el Plan Director del Corredor Atlántico y los compromisos presupuestarios plurianuales en las cuentas actualmente en negociación, ya de cara a 2025, una vez que el Presidente del Gobierno ha renunciado a los Presupuestos de 2024 y ordenó trabajar ya en los del siguiente ejercicio, como consecuencia del adelanto electoral en Cataluña, que complicaba mucho las negociaciones. @mundiario

Comentarios