Galicia, Asturias y Castilla y León, pendientes de los planes del Gobierno para el Corredor Atlántico

Sede del Gobierno del Principado de Asturias. / RR SS
Sede del Gobierno del Principado de Asturias. / RR SS
El primer comisionado para el Corredor Atlántico, José Antonio Sebastián Ruiz, se presentará este lunes en Asturias ante las comunidades autónomas que comparten un proyecto del que aguardan un plan director.
Galicia, Asturias y Castilla y León, pendientes de los planes del Gobierno para el Corredor Atlántico

Este lunes, 6 de marzo, tendrá lugar en Asturias la cumbre que inaugurará el debate institucional sobre sobre el Corredor Atlántico de mercancías, con presencia de los representantes de Galicia, Asturias y Castilla y León, entre otras comunidades, así como del nuevo secretario de Estado de Transportes, David Lucas.

En juego están unos 7.900 millones de euros, equivalentes a las inversiones necesarias para el Corredor Atlántico Noroeste, lo cual supone implicar al Gobierno de España y a la Unión Europea. Su gran baza es que este corredor ya pertenece a la red básica de la Red Transeuropea de Transporte (TEN-T) y que se ha colocado al mismo nivel que el Corredor Central y el Corredor Mediterráneo, ya que los tres determinan las principales redes de transporte tanto de personas como de mercancías de la península ibérica con el resto del continente europeo. Otra cosa es la velocidad a la que van las obras, con el eje mediterráneo muy por delante, a pesar de sus reiteradas lamentaciones.

En la cumbre de Asturias tendrá especial protagonismo el primer comisionado para el Corredor Atlántico, José Antonio Sebastián Ruiz, a quien el Gobierno central nombró el pasado 27 de enero, el mismo día en el que los presidentes de Galicia, Asturias y Castilla y León firmaron un documento a propósito de sus demandas, al término de la reunión político-empresarial celebrada en Santiago de Compostela.

Una vez que las demandas relativas al Corredor Atlántico se han plasmado en el documento presentado en Galicia, con obras cifradas en 7.884 millones de euros, el siguiente paso es la elaboración de un plan director que proporcione un calendario cierto a las obras pendientes y una garantía para que la inversión que el Corredor Atlántico tiene consignada en el Presupuesto del Estado para 2023 tenga continuidad en los siguientes ejercicios.

Un proyecto que exige unidad de acción

El también llamado Corredor Atlántico Noroeste es un corredor ferroviario que conecta los puertos de la fachada atlántica con el interior y el resto de Europa. Por lo tanto, es una estrategia conjunta para un proyecto común, también compartido con el país vecino, de ahí la presencia en el encuentro de Compostela del presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Norte de Portugal, António Cunha.

Alfonso Rueda, presidente de la Xunta; Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias, y Alfonso F. Mañueco, presidente de Castilla y León, coprotagonizaron en Compostela una cuidada puesta en escena ante un millar de personas del empresariado, de los puertos y de las plataformas logísticas de sus tres comunidades, junto a otros agentes económicos, sociales y políticos. El Corredor Atlántico es, en definitiva, un proyecto que exige unidad de acción. 

Desde la Xunta sostienen que al invitarse a las 13 comunidades por las que pasará el corredor, se dificultará que la reunión esté centrada en los problemas de las tres autonomías del noroeste –Galicia, Asturias y Castilla y León–, las que en enero unieron fuerzas en una cumbre. El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ya ha hablado con sus homólogos de Asturias, Adrián Barbón (PSOE), y Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), para enviar una convocatoria conjunta al Ministerio de Transportes a una reunión para tratar la situación de sus comunidades en la que estarán presentes los tres presidentes autonómicos, el comisionado y quien considere oportuno la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. @mundiario

Comentarios