04 Sarria: La tensión no resuelta del pasado y el futuro

Paisaje en O Incio
Paisaje en O Incio.
Mientras que un vasto territorio con 22.606 habitantes se considere que no es “rentable” para proporcionarle infraestructuras tecnológicas, la maleza terminará asfixiando hasta la propia naturaleza protegida.
04 Sarria: La tensión no resuelta del pasado y el futuro

Hacia el sureste de la comarca de Sarria, en el municipio de O Incio, y bordeada por el río Antiga, encontramos A Ferrería, una aldea que en algún momento de su historia parece que heredó el nombre de alguna antigua herrería. Una aldea que -aunque en el siglo XVII constaban ya las propiedades medicinales de sus aguas ferruginosas y sulfurosas- desde 1882 se convirtió en un centro de atracción y hasta de cierto esplendor, cuando el conde de Campomanes instaló, en el pazo que allí poseía, un hotel-balneario.

El hotel y una gran casa de alojamiento cercana, también propiedad de los Campomanes, concitaron numerosas visitas de aquejados de achaques, de personas que descubrieron la atracción veraniega de un lugar fresco y frondoso, digno de un buen veraneo, y de muchos otros que, sin posibles para hospedarse en el hotel, alquilaban habitaciones en otras casas de la aldea, que fueron ampliándose o construyéndose con tal fin. El señorío de aquel lugar, en aquellos tiempos, se polarizaba entre la capilla barroca del pazo-hotel (con misa a las nueve de la mañana y rosario a las ocho de la tarde) y el salón de baile, que no podía faltar para darle suntuosidad al veraneo.

A unos cientos de metros de la aldea se encuentra el balneario, con la fuente medicinal. Un conjunto que atraía a numerosas gentes que acudían a aliviar sus dolencias, a alimentar sus esperanzas, o a esparcir su ocio, o hasta su vanidad. Desde Monforte de Lemos, o desde la más cercana población de Bóveda, había líneas de autobús que conectaban el viaje en ferrocarril con el balneario. Tras la guerra civil el hotel entró en decadencia, y de la decadencia pasó a la ruina en la que hoy corre el riesgo de verse comido por la maleza. Por el camino, recientemente, hubo una compra y un intento de restauración, que sucumbió al fracaso.

A Ferrería aún van gentes (ya ni sombra de las del pasado) que alquilan habitaciones o casas para poder tomar las aguas. E incluso hay algunas compras, y hasta alguna rehabilitación, de algunas escasas viviendas, a cargo de personas, venidas por lo visto de Vigo. Toda esta narración pude escucharla de un paisano de 79 años, uno de los pocos vecinos que aún quedan en la aldea, y que tiene varias casas para alquilar o vender. Alguien que no parece perder la esperanza, que en su momento le llevó -habiendo sido admitido en la primera Citröen de Vigo- a renunciar al puesto de trabajo para optar al negocio que prometía A Ferrería.

El abandonado pazo hotel de A Ferrería

El abandonado pazo-hotel de A Ferrería.

A no más de tres kilómetros de allí, camino de O Incio, se encuentra la única iglesia románica de toda España construida en mármol: San Pedro Fiz do Hospital de O Incio, con su campanario en edificio separado, realizada toda en el mármol gris veteado que en otros tiempos se producía en O Incio.

San Pedro Fiz do Hospital de O Incio

San Pedro Fiz do Hospital de O Incio.

Son esplendores de un pasado que dan fe de una parte de la vida que tuvo la Comarca de Sarria. Podríamos hablar de otros muchos, pero nos ha parecido interesante comenzar por el sureste. Y significativo, porque no muy lejos de la iglesia románica de mármol, y también de camino hacia uno de los 87 núcleos de población del municipio, nos tropezamos con una modesta realización del presente: los trabajos que realiza la consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia para desbrozar y habilitar 14 hectáreas de terreno, dentro del plan de creación de lo que llama Aldeas Modelo: en este caso la Aldea Modelo de Trascastro, que consiste en habilitar esas 14 hectáreas, pertenecientes a 104 propietarios, para que un ganadero que ya tiene 100 vacas cachenas pueda ampliar su ganadería ecológica con otras 24 vacas, recuperando terreno y monte. El proyecto Aldeas Modelo pretende llegar a 1.000 hectáreas en toda Galicia con actuaciones semejantes.

Aldea Modelo de Trascastro

Aldea Modelo de Trascastro.

También podríamos habernos fijado en el impresionante Monasterio de Samos, una de las joyas del Camino de Santiago (de más que obligada visita), y sin duda un punto de dinamización de la comarca en el pasado, en el que a día de hoy -dependiente, por cierto a efectos monacales de Monserrat- sólo quedan cuatro monjes benedictinos no precisamente jóvenes, que tienen a su cargo dirigir todas las tareas de mantener a flote el interés por su visita y de sostener su atractivo para los caminantes y visitantes, que podrían ser muchos. Una situación de la que deberían tomar constancia los responsables del Xacobeo, para poner en valor algo que ya lo tiene en abundancia, pero que corre el peligro de perderlo.

Monasterio de Samos

Monasterio de Samos.

O algo casi anecdótico, pero relevante, como son los exquisitos bizcochos de Samos, que se llevan elaborando desde 1740, pero que sólo se pueden encontrar en Samos, porque los dos últimos miembros de la saga familiar que los produce no se sienten capacitados o interesados para lanzar una distribución que merecería la pena. Un producto que podría ser disfrutado en el resto de la comarca, y fuera de ella, en Galicia y más allá, pero que necesitaría una iniciativa para ser impulsado, de la misma manera que se promocionan otros productos locales que lo merecen.

Casa fundada en 1750

Casa fundada en 1740.

Pero para hacer honor al titular de este capítulo, también podríamos mencionar realizaciones de futuro en la Comarca. Como es que, desde 2019, el concello de la capital -Sarria- está desarrollando -según nos explica su alcalde, Claudio Garrido- un proyecto por el que ya tiene las luminarias del alumbrado público iluminando con tecnología led las calles del municipio y está a punto de hacer lo mismo con el alumbrado de los edificios públicos. Y todo ello sin gastar un euro de inversión: con el ahorro en el consumo que se logra al pasar del alumbrado convencional al alumbrado led, y pagando al menos un 20% más barata la factura desde el primer momento. Y como han tenido la clarividencia (nunca mejor dicho) de acogerse a las ayudas de descarbonización de la Comisión Europea, cuando esté terminado el proyecto recibirán además un 80% del costo de la inversión, que podrán utilizar en otras mejoras de la habitabilidad y del bienestar del municipio.

Una población con 13.345 habitantes de derecho ha logrado lo que algunas de las grandes ciudades de Galicia ni se han planteado. Sólo Lugo, Ferrol y Vilagarcía han comenzado instalaciones parciales, y A Coruña lo tiene proyectado para que funcione en 2023. Mientras Santiago y Pontevedra se lo plantean para alumbrado ornamental (Santiago en fachadas monumentales y Pontevedra en los puentes), y Vigo y Ourense sólo se acuerdan del tema para la iluminación navideña.

Sarria y su población

La Comarca de Sarria está en una gran parte (afecta a 4 de sus 7 municipios) atravesada, de sureste a norte, por las caprichosas revueltas del río Sarria (en su primer tramo río Oribio) en sus 57 kilómetros de recorrido, desde que nace en los montes de Meda, Oribio y Albela, entre Samos y Triacastela, hasta que desemboca en el río Neira (afluente del Miño), por A Pobra de San Xiao, en Láncara. El Río Neira, procedente de Baleira cruza todo el norte de la Comarca de Sarria. Ambos son ríos trucheros.

Situada prácticamente en el centro de la provincia de Lugo, aparece encajada entre la comarca de Lugo, el río Miño, que le hace frontera, el Caurel y la Ribeira Sacra. Abundan, según las zonas, los bosques de carballos, los sotos de castaños, algo de pino y frondosas en las riberas de los ríos y zonas húmedas.

Mapa Comarca de Sarria

Comarca de Sarria.

Dada su ubicación puede beneficiarse de ser zona de comunicación entre Lugo, capital de la provincia, y Monforte de Lemos, capital de la Ribeira Sacra. Comunicación a través de ferrocarril, con las mejoras que ya tiene adjudicadas ADIF, para la electrificación de 71 kilómetros de vía (30,3 millones de euros), o las que están en licitación (por 10,5 millones de euros), o la de construcción de un nuevo túnel en Oural (180 millones de euros). Sólo falta que para el futuro tren de velocidad alta se logre una parada en Sarria.

O la comunicación por carretera, con el desdoblamiento previsto -con algún tramo en ejecución- de la actual C,G-2,2, que se convertirá en el AG-22, a cargo de la Xunta de Galicia.

Sarria es una comarca orográficamente heterogénea, cuyas características determinan incluso las diferencias en las modalidades de producción económica entre el norte y el sur. Con 22.606 habitantes (ha perdido un 13,79% desde principios de siglo), su capital concentra casi el 60% del total, con 13.345 habitantes de derecho, aunque de hecho alberga los 15.000. Y adolece de los problemas típicos de las comarcas del interior: dispersión de la población (en O Incio, por ejemplo, sus 1.533 habitantes se reparten en 87 núcleos de población y 28 parroquias), envejecimiento, y un declive creciente en la capacidad vegetativa de recuperación.

Sarria variación población s XXI

Variación de la población en el siglo XXI.

Se puede apreciar que sólo la capital de la comarca incrementa su población, al margen de un insignificante descenso (0,67%) en la última década. De los siete municipios, cinco sufren en este siglo descensos de población que superan el 25%, y en algún caso, como el de Samos, pierde más de la tercera parte del número de habitantes, y en otro, como O Incio, se acerca al 40%.

Es reseñable ese más del 7% de habitantes nacidos fuera de España, que en el caso de Sarria se sitúan en el 10,40% de la población. Entre esos 1.754 habitantes encontramos muy diversas nacionalidades, que van desde argentinos y venezolanos hasta marroquíes, rumanos, franceses, brasileños, ingleses, dominicanos, cubanos, e incluso paquistaníes.

En cuanto a la media de edades, se puede apreciar el envejecimiento: sólo Sarria se encuentra por debajo del 30% de población mayor de 65 años (26,65%), con dos municipios (Paradela y Samos) que superan el 40%, y otro (O Incio) que se acerca al 50%. O Páramo también supera el 35%. Y en cuanto a menores de 17 años sólo Sarria (13,01%) se acerca a la media de Galicia, estando el resto por debajo del 10%. Y las rentas medias se sitúan muy por debajo de la renta media de Galicia, y sólo Sarria roza los 20.000 euros.

Sarria Población y renta por municipios

Estructura población y renta por municipios.

De qué vive la comarca

La economía de la comarca está basada fundamentalmente en el sector primario, especialmente en la actividad ganadera y la apicultura, en la explotación de los montes, especialmente con la producción, venta y exportación de castañas, algunas explotaciones mineras, como Magnesitas de Rubián, en O Incio, o las canteras de la cementera Cosmos en Vilavella, Triacastela, que dispone además de su fábrica en Oural, Sarria. Además, hay un proyecto de parque eólico en la Sierra de O Oribio, paralizado por un litigio judicial interpuesto por asociaciones ecologistas. Lo que podríamos llamar “el dilema verde”: por un lado tenemos que descarbonizar y por otro hemos de proteger los montes, que son espacios naturales.

Hay cuatro municipios (Triacastela, Samos, Sarria y Paradela) que también reciben ingresos gracias al Camino de Santiago (Camino francés), que atraviesa la comarca de sureste a oeste. Un tema que abordaremos en el capítulo siguiente sobre la Comarca de Sarria.

En cuanto al sector ganadero hay algún detalle significativo: Sarria es el municipio de Galicia que más dinero recibe cada año de las ayudas establecidas por la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea. Y Paradela es el tercer municipio en esa clasificación.

En cuanto al vacuno, el tipo de explotación ganadera se adapta a las características orográficas: las zonas con una orografía menos accidentada en la que predominan las explotaciones de vacuno de leche, y el resto, donde marca su hegemonía el vacuno para carne. Con una producción de en torno a dos millones de kilos de carne al año.

Según datos que nos facilitan los responsables de Unions Agrarias en la comarca, sindicato mayoritario que aglutina a algo más de la tercera parte de los ganaderos de Sarria, Sarria aloja al 15,36% del ganado vacuno de toda la provincia de Lugo, y el 13,31% de las explotaciones ganaderas con vacas. Y en cuanto al número de vacas por cada explotación de vacuno, Sarria está 3,5 puntos por encima de la media porcentual de la provincia de Lugo.

Continuando con los datos estadísticos, Sarria alberga el 13,81% del total de vacas de leche y el 17,23% del total de vacas para carne de la provincia. Así como el 16,31% del total de otros animales.

El matadero municipal de Sarria, puesto al servicio de las explotaciones ganaderas, sacrifica una media anual de 1.956 reses de vacuno, con un total aproximado de 416.433 kilos, y 5.706 animales de porcino, con un total aproximado de 600.274 kilos.

Sarria Datos Ganaderos

Cifras ganaderas de Sarria.

La producción de leche en la comarca, en una estimación por cada municipio, se aproxima a la que refleja el siguiente cuadro:

Sarria Producción de leche

Producción de leche en Sarria.

Una imprescindible iniciativa para construir el futuro

En todo caso, y de acuerdo con los datos de renta que considerábamos anteriormente, seis municipios están al menos 8 puntos por debajo de la renta media de Galicia, y el séptimo, Sarria, se queda a casi 4 puntos. Una realidad que está reclamando actuaciones que generen valor añadido, y que puedan reactivar no sólo la economía, sino la propia vida de los habitantes de la comarca. Con los datos actuales de población, se hace imprescindible un impulso que, por un lado, mejore las prestaciones y cuidados para la población mayor, y por otro haga atractiva la vida para la población joven, e incluso para atraer trabajadores y emprendedores externos.

Tras preguntar y buscar laboriosamente las opciones de Formación Profesional, no hemos encontrado, en una comarca ganadera, ni un solo módulo de formación agraria en toda Sarria. Y nos comentaba el alcalde de Sarria que no hay canteros para poder restaurar los 28 molinos sobre el río que tiene catalogados el ayuntamiento.

Y mientras la oferta de actividades no se renueve e incremente, bien con la creación de iniciativas para potenciar el valor añadido, bien con la creación de actividades nuevas, estaremos condenando a nuestros jóvenes que estudien a que abandonen la comarca para buscarse la vida. Un bucle en el que se instala una gran parte de nuestro país, sin que por ahora se vea una luz en el horizonte.

El problema es que, si continúa el descenso de población de los últimos veinte años, las administraciones municipales cada vez se encontrarán con menos recursos para poder generar iniciativas dinamizadoras que pongan en valor la mucha riqueza histórica y natural de la Comarca de Sarria. Hacen falta apoyos de fuera de la comarca. Los de la Diputación Provincial, que los regidores municipales consideran proporcionados y equitativos a través del Plan Único, no alcanzan de modo suficiente. Y los de la Xunta de Galicia reciben las críticas de un uso sesgado en función de la adscripción política de las mayorías en los gobiernos municipales.

Se necesita, pues, una iniciativa que desarrolle un plan comarcal, hoy por hoy muy lejana en una comarca donde sus municipios no han logrado mancomunarse ni para la prestación de servicios básicos. O una iniciativa que atraiga inversión. Un reto para que los gobiernos municipales de la comarca se junten a reflexionar, y para que las instituciones supramunicipales (Diputación, Xunta de Galicia, Confederación Hidrográfica Miño Sil, Patrimonio, por ejemplo) traten de acordar un plan estratégico para estimular el futuro.

Los responsables municipales se quejan de que existe mucha burocracia, que dificulta su ya difícil tarea de gestión, la mayor parte de las veces con dedicaciones parciales. Varios han coincidido, por ejemplo, en las dificultades con la Confederación Hidrográfica, e incluso aprecian un cierto abandono por parte de ésta, que en frase de alguien “ni come ni deja comer”…

Abandono en río Sarria

Descuido, con árboles caídos en el río Sarria.

Y se necesita -otra queja extendida- que las tecnologías de la comunicación no sean un mero reclamo de las operadoras, de los tecnólogos y hasta de los responsables políticos. Para que alguien emprenda en un lugar hace falta que encuentre acceso a las tecnologías de la comunicación, lo mismo que necesita encontrar facilidades para la movilidad. Y también hace falta el acceso a la digitalización para que alguien encuentre atractivo vivir en una comarca o en un municipio. De ese modo, mientras unos y otros consideren que un vasto territorio con sólo 22.606 habitantes no es “rentable” para proporcionarle una adecuada infraestructura tecnológica, la maleza terminará asfixiando hasta la propia Naturaleza protegida. @mundiario

04 Sarria: La tensión no resuelta del pasado y el futuro
Comentarios