Energías limpias en China

Placas solares.
Placas solares.
China es líder mundial, desde 2016, en energía eólica, solar e hidroeléctrica.
Energías limpias en China

La inversión china en energías limpias entre 2016 y 2020 suma 367.000 millones de dólares: dos veces y media más que Estados Unidos. Fruto de su empeño en ir mejorando sus posiciones medioambientales, en las que le queda mucho camino por recorrer.

China es líder mundial, desde 2016, en energía eólica, solar e hidroeléctrica, y la 4ª potencia en energía nuclear. Pero la capacidad solar instalada en China es sólo poco más del 1% de la energía producida, aunque produce el 70% de las placas solares del mundo. Ha desarrollado muy poco la biomasa, y la energía geotérmica, aunque en el Plan Quinquenal 2016-2020 se ha dedicado especial atención a ambas. 

Y hay otros avances previstos a medio plazo, como plantas solares de concentración con colectores parabólicos, con la combinación de energía solar térmica y fotovoltaica; paneles solares, unidos a satélites en órbita, para transformar la energía solar en microondas o en láser; energía solar fotovoltaica, con almacenamiento por nano materiales.  Y, más a medio-largo plazo, la nanotecnología aplicada a la producción de hidrógeno como fuente de energía; el salto nuclear de la "fisión” actual a la “fusión”.

El reto de eliminar el carbón

Y, más al alcance de la mano: la previsión de que la eficiencia energética aumentará en un 30%: cada 10% que se gana en eficiencia, se reduce hasta un 25% el CO2 emitido. Pero China es el mayor productor de carbón: produce al año unos tres mil millones de toneladas de carbón (su principal fuente de energía) que causa el 70% de la contaminación. China, si quiere cumplir los requisitos del Tratado de París, que su presidente Xi Jinping reafirma el compromiso de cumplir, tiene que ir eliminado el carbón como fuente de energía.

Por otra parte, China es potencia mundial en casi todas las modalidades de transporte, con cerca de quinientos millones de vehículos y la red ferroviaria más larga del mundo. El tráfico, según diversos estudios, es responsable de un tercio de las emisiones de CO2 en China. Por tanto, el salto al vehículo eléctrico en todas las modalidades de transporte es una prioridad. Casi un 40% de los vehículos eléctricos del mundo circulan en la actualidad por China, según el informe de la Agencia Internacional de la Energía.

Pero, para cumplir con los compromisos contra el cambio climático, deberá llegarse, en 2040, al 90% de vehículos eléctricos. Es urgente una inversión mulltimillonaria, pública y privada, en I+D+i y asegurar el suministro de litio y de cobalto, el abaratamiento y eficiencia de las baterías, y la sustitución del silicio por materiales más limpios.

Algunos experimentos

Ya se están dando pasos efectivos para ello. Por ejemplo: un tranvía autónomo, eléctrico, circula ya sobre raíles virtuales, con neumáticos y sensores, en experimentación, en la ciudad de Zhuzhou. O la autopista solar entre Hangzhou y Ningbo, dos grandes ciudades al sur de Shanghai, con seis carriles, y de momento unos 200 kilómetros, dotada de paneles solares, que permiten recargar las baterías.  

China es el mayor mercado mundial potencial de vehículos eléctricos y autónomos. Un mercado que se calcula de unos 500.000 millones de dólares para 2030. McKinsey pronostica que para 2030 será habitual el vehículo compartido en más de 200 ciudades chinas, a golpe de click de móvil. @mundiario

Energías limpias en China
Comentarios