China: la revolución universitaria

Una ceremonia de graduación en Pekín.
Una ceremonia de graduación en Pekín.
La Universidad pekinesa de Tsinghua se ha convertido en la principal universidad de Asia, y es la primera universidad mundial en estudios de ingeniería.
China: la revolución universitaria

En 2017 había en China 2.914 universidades y colegios universitarios, con 20 millones de alumnos. El 6% de ellos matriculados en universidades privadas: 1,3 millones. Y en 2018 el 47,5% de los jóvenes entre 18 y 22 años estudiaban en la Universidad: entre 40 y 45 millones de personas. De manera que no es de extrañar la cifra de graduados universitarios en el año 2020, que fue de 9,09 millones de titulados.

Detrás de esos números hay toda una decisión política, que supuso pasar de lo que podríamos llamar “desarrollismo” a una voluntad clara de progreso. Decisión que se produce en la última década del siglo XX, bajo la presidencia de Jiang Zemin. Esa voluntad marcaba el objetivo de hacer que China pasara de ser la “fábrica del mundo” a asumir también un papel protagonista en los avances tecnológicos y científicos.

Esa política ha logrado situar a 7 universidades chinas entre las 50 universidades más importantes del mundo, y ha contribuido a que la Universidad pekinesa de Tsinghua se haya convertido en la principal universidad de Asia, tomando el relevo de la de Singapur, y que a la vez sea considerada la primera universidad mundial en estudios de ingeniería. Además de mantenerse entre las diez primeras del mundo en otras materias como la Informática, la Química y las Ciencias de Materiales.

Excelencia e internacionalización

Hay en China cada año alrededor de medio millón de universitarios extranjeros, procedentes de 160 países, entre los que destacan, en los tres primeros puestos Corea, Tailandia y Pakistán, mientras que los estudiantes procedentes de Estados Unidos ocupan el cuarto puesto. De esos 500.000 estudiantes extranjeros, 59.000 están becados por el Gobierno chino.

El número de universitarios chinos en el extranjero en 2017 era de 610.000: la mayor parte en países de Europa y de Norteamérica. Y China mantiene acuerdos de intercambio y cooperación educativa con 188 países, y acuerdos de reconocimiento mutuo de titulación académica universitaria con 54 países, entre ellos Estados Unidos, Australia, Reino Unido y Alemania.

En la búsqueda de la excelencia universitaria, Jiang Zemin lanzó dos proyectos que fueron determinantes de esa política:

En 1995 el Proyecto llamado 211, encaminado a reforzar estrategias de desarrollo socioeconómico a través de las universidades punteras. En la actualidad hay 118 universidades adscritas a este programa. En ellas se prepara al 80% de los estudiantes de doctorado, son las que acogen a la mitad de los estudiantes extranjeros, y preparan al 65% de los estudiantes de posgrado.

En 1998 el llamado Proyecto 985, destinado a fomentar la inversión para la creación de Centros de Investigación, a la organización de Congresos internacionales, a fomentar la participación de profesores universitarios en congresos fuera de China y a atraer a profesores extranjeros visitantes y a expertos internacionales. En la actualidad hay 39 universidades participando en dicho proyecto. @mundiario

China: la revolución universitaria
Comentarios