Tres aviones chinos para competir con Airbus y Boeing

Logotipos de AVIC, COMAC y CRAIC
Logotipos de AVIC, COMAC y CRAIC
China aspira a desafiar la hegemonía de Airbus y Boeing en el mercado de los aviones comerciales.
Tres aviones chinos para competir con Airbus y Boeing

Desde los años noventa del siglo XX, el mercado de la aviación comercial ha estado dominado por la compañía estadounidense Boeing y por el consorcio europeo Airbus. Pero esta situación podría cambiar dentro de unas décadas, cuando tres proyectos de aeronaves chinas crucen las fronteras del gigante asiático para desafiar al duopolio creado por los dos grandes fabricantes de aviones.

Si bien la República Popular China desarrolló su industria aeronáutica desde su fundación y consiguió diseñar y construir su propia serie de aeronaves militares, la mayor parte de los proyectos corrían a cargo de empresas estatales y de centros de investigación dispersos.

No fue hasta 1999 cuando las actividades aeronáuticas comenzaron a centralizarse en dos organismos, AVIC I y AVIC II, los cuales se fusionaron en 2008 para crear el conglomerado AVIC (AVIation industries of China), una empresa estatal que emplea a casi medio millón de personas y cuya sede se encuentra en Pekín.

Aviones comerciales

También en 2008 se funda COMAC (COMmercial Aircraft Corporation of China), una empresa estatal dedicada exclusivamente al desarrollo de aeronaves comerciales y con su cuartel general en Shanghai. COMAC es actualmente la compañía responsable de los tres proyectos que aspiran a desafiar la hegemonía de Airbus y Boeing en el mercado de los aviones comerciales:           

El COMAC ARJ21 es una aeronave regional cuyo nombre significa Advanced Regional Jet for the 21st Century. Tiene un alcance aproximado de 3.000 kilómetros y capacidad variable, entre 60 y 90 pasajeros. El proyecto comenzó en 2002 en AVIC y su aeronavegabilidad está certificada por la CAAC (Civil Aviation Administration of China). A finales de 2020, COMAC había entregado un total de 46 ARJ21 a las siete aerolíneas chinas que lo operan: Chendu Airlines, la primera en hacerlo, Air China, China Eastern Airlines y China Southern Airlines, las tres grandes compañías aéreas del país, China Express Airlines, Jiangxi Air y Genghis Kahn Airlines.

El COMAC C919 es un avión de fuselaje estrecho (un solo pasillo) diseñado con carácterísticas similares a los modelos Airbus A320 y Boeing B737. Ofrece un alcance aproximado de 5.000 kilómetros y una capacidad máxima de 168 asientos. El proyecto de aeronave se inició en 2008 y, en 2017, despegó por primera vez. Actualmente se encuentra en proceso de certificación, con seis prototipos participando en un programa de ensayos en vuelo. A pesar de los retrasos que ha sufrido el programa, COMAC espera poder completar la certificación en 2021. 

Cuando lo consiga, su primer cliente será China Eastern Airlines, que operará la aeronave bajo su subsidiaria OTT. Pero no será el único, ya que, según COMAC, el C919 contaba en septiembre de 2020 con 28 pedidos consistentes en un total de 815 unidades.

La mayor parte de componentes y piezas del C919 se producen en territorio chino, aunque una buena parte de las tecnologías que incorpora el avión proceden de compañías extranjeras con instalaciones en China. Entre los componentes adquiridos a empresas occidentales destacan los motores LEAP-1C, desarrollados y fabricados por CFM, una joint venture entre la francesa Safran y la estadounidense General Electric.

El CRAIC C929 es un avión de fuselaje ancho (dos pasillos) concebido para el mismo segmento que el Airbus A330 y el Boeing 787, con todas sus variantes. Tendrá un alcance aproximado de 12.000 kilómetros y una capacidad de 290 pasajeros. Este es un proyecto conjunto entre China y Rusia que está siendo llevado a cabo por CRAIC (China-Russia Commercial Aircraft International Corporation), una joint venture creada en 2012 entre COMAC y UAC (United Aircraft Corporation) a raíz del deseo chino de desarrollar una aeronave de largo alcance y la necesidad rusa de producir un sucesor para el Ilyushin Il-96. Con el diseño, los materiales y los proveedores acordados, la fabricación del primer C929 comenzará a lo largo de 2021. Se estima que su primer vuelo tendrá lugar entre 2025 y 2028.

A estas tres aeronaves aún les queda un largo camino por recorrer antes de obtener las licencias y la confianza para transportar pasajeros por todo el mundo, pero los programas del ARJ21, el C919 y el CR929 han puesto a China en la ruta para convertirse en una potencia aeronáutica[email protected]

Tres aviones chinos para competir con Airbus y Boeing
Comentarios