La película sobre pedofilia que sacude la 70 edición del Festival de San Sebastián

Imagen de Sparta, film de Ulrich Seidl. / RR SS.
Imagen de Sparta, film de Ulrich Seidl. / RR SS.

El film dirigido por el realizador austriaco Ulrich Seidl trata sobre la pedofilia y otros festivales, como el de Toronto, se han negado a presentarlo. 

La película sobre pedofilia que sacude la 70 edición del Festival de San Sebastián

El director Ulrich Seidl ha estado en más de una ocasión en el centro de la polémica, buscando mostrar el 'lado B' de Europa, pero su último film parece haber rebasado ciertos límites que se han descubierto tras un reportaje firmado por el diario alemán Der Spiegel, publicado el pasado 2 de septiembre.

En esta 70 edición del Festival de San Sebastián, el realizador de 69 años estaba presentando su film sobre la pedofilia Sparta, que fue rodado en 2019 y ya fue estrenado en la Berlinale. De última hora, Seidl ha anunciado que no asistirá al festival por la tormenta que ha levando el reportaje del medio alemán.

Según Der Spiegel, el director ocultó deliberadamente a los padres y actores menores de edad que la película trataba sobre pedofilia, exponiéndoles no solo a temas sexuales que desconocían, sino también a la violencia y alcoholismo, temas que estuvieron muy presentes durante la grabación. Al momento en que se realizaba el film, los actores no profesionales que trabajaron junto a Seidl tenían entre 9 y 16 años de edad.

Debido a la película, el Festival de Toronto decidió anular la proyección del film durante este mes. Por su parte, el de Hamburgo mantendrá su presentación, pero retiró la concesión de un galardón honorífico a Seidl. El de San Sebastián no ha anulado su proyección y su director, José Luis Rebordinos, explicó a El País sus razones: “Aquí creemos en la presunción de inocencia. Hemos leído con atención ese reportaje, hemos confirmado que no existe ni una sola denuncia en sede judicial ni en Austria ni en Rumania, y todo el equipo seleccionador del Zinemaldia ha visto la película para cotejar lo mostrado. Solo una orden judicial que lo establezca nos llevaría a suspender una proyección programada”.

Seidl ha querido evitar la polémica y proyectarse ante los medios, por tal, suspendió su participación en el Festival. “Estoy muy agradecido a José Luis Rebordinos por apoyar Sparta desde el principio, a pesar de la presión mediática y de la repentina e inesperada polémica que ha suscitado. Significa mucho para mí. Mi impulso inicial fue ir a San Sebastián y no dejar sola la película en la que mi equipo y yo hemos trabajado durante tantos años. Sin embargo, me he dado cuenta de que mi presencia en la première podría ensombrecer la recepción de la película. Ahora es el momento de que la película hable por sí sola”, establece en su comunicado. 

“Es un momento triste. Queríamos que Seidl viniera y defendiera su trabajo”, fue la respuesta de Rebordinos. Durante el domingo no hubo rueda de prensa y nadie del equipo se personó para su estreno. Será Filmin quien distribuya la película tanto en salas de cine como vía streaming. 

Más allá del reportaje del medio alemán, Sparta ha estado levando polémica en Rumania por más de un año. Los tutores de los niños se habrían quejado y autoridades locales rumanas de Satu Mare y la agencia DIICOT, que informa a la fiscalía, abrieron una investigación. Por su parte, el ministro de Cultura rumano, Lucian Romaşcanu, afirmó ante los medios que: “Este es un asunto serio. Si dejas que tu hijo actúe en una película, obviamente debes ver el guion, firmar un contrato y tener toda la información necesaria para tomar una decisión”.

“Se les informó de que la película era sobre un adulto que siente atracción por los chicos y que asume un cierto rol de figura paterna sobre ellos”, se limitó a responder el abogado del director. 

“Si los padres hubieran tenido objeciones sobre el rodaje o sobre cómo tratamos a sus hijos, o si los niños se hubieran sentido incómodos con nosotros, no habrían seguido colaborando tanto tiempo", dice el director a través de un comunicado posterior. "Ni falta hace decir que nunca obligué a ningún niño (o a cualquiera de los actores) a hacer algo ante la cámara que no quisieran. Los actores más jóvenes estuvieron bajo constante supervisión. Al lado del plató construimos habitaciones en las que podían descansar o jugar, tal y como habíamos hecho en otras de mis películas. Cuando no estaban rodando, podían pasar tiempo allí, acompañados de profesionales”.

“A diferencia de lo que menciona el semanario, también expliqué a los padres, uno a uno (con la ayuda de intérpretes), todos los elementos esenciales de la película antes del rodaje. Incluida la ambigüedad del personaje de Ewald, el protagonista, y su relación con los niños. Los periodistas de Der Speigel no nos pidieron ninguna copia del guion que escribimos Veronika Franz y yo —que evolucionó durante el rodaje en colaboración con los actores— y que sirvió como punto de partida de la conversación. Los periodistas ni siquiera pidieron ver la película”, se defiende Seidl del semanario, que a su vez alega que en el equipo de rodaje no incluyeron psicólogos. 

Sparta, la película

El film es una producción derivada de otro trabajo de Seidl, Rimini. Allí conocemos al actual protagonista: Ewald. La película ha sido llevada con cuidado, casi con demasiada delicadeza. Como ya mencioné, trata sobre pedofilia, la de un hombre, Ewald, un maestro de judo con tendencias hacía la pedofilia que en el film nunca llega a ir un pasó más allá.

No hay escenas de desnudos ni explícitamente sexuales. Los niños están como máximo en calzoncillos y Ewald se limita a verlos con cierto deseo prohibido y a tomarles fotos. Los menores acuden a él para huir de sus desgraciadas vidas, donde en casa, le espera padres despreocupados y alcohólicos. @mundiario

La película sobre pedofilia que sacude la 70 edición del Festival de San Sebastián
Comentarios