De Conchita a Concha: más de 60 años de homenaje al espectáculo

Concha Velasco, actriz, cantante, bailarina y presentadora. / @Twitter
Concha Velasco, actriz, cantante, bailarina y presentadora. / @Twitter
Muere a los 84 años la artista vallisoletana Concha Velasco, que simbolizó la ola yeyé y encarnó a la mujer del mañana en una España que salía de la dictadura.
De Conchita a Concha: más de 60 años de homenaje al espectáculo

Concha Velasco fallecía este sábado a los 84 años a costa de unas complicaciones en la enfermedad que padecía, un cáncer linfático que se le había diagnosticado en 2014, a lo que habría que añadir problemas de artritis.

Cantante, bailarina, actriz o presentadora, bien haciendo montajes teatrales, series o programas de televisión;  la gran dama del mundo del espectáculo ha marcado, directa o indirectamente, a muchas generaciones de jóvenes, y no tan jóvenes, que han podido disfrutar a la artista vallisoletana en varios de sus registros.

Trayectoria.

La artista comenzó su andadura estudiando Danza Clásica y Española en el Conservatorio Nacional de Madrid, dando sus primeros pasos como bailarina en el cuerpo de baile de la Ópera de La Coruña y en la compañía de Manolo Caracol como bailarina flamenca.

Cine. Inicia su carrera cinematográfica muy joven, a los quince años, con La reina mora (1954), desde ese año emprende una carrera como actriz de reparto hasta que hace de coprotagonista en Muchachas de vacaciones (1957) y Las chicas de la Cruz Roja (1958), una de sus mejores obras y en la que es su consagración como actriz juvenil emergente junto a Tony Leblanc. Con él rodaría seis títulos más.

Concha Velasco y Tony Leblanc. / @Twitter
Concha Velasco y Tony Leblanc. / @Twitter

Estos años le sirven a la artista para ir ampliando sus registros hasta que en 1965, debido al estreno de Historias de la televisión, Conchita interpreta en una escena de la película una canción compuesta por Augusto Algueró y el músico-letrista cartagenero Antonio Guijarro titulada "Chica yeyé". Conchita es apodada para siempre con ese título y se encuentra de improviso con un éxito como cantante. Pese a reconocer siempre que no ha sido cantante nunca, graba ocho discos con Belter.

Concha Velasco, actriz, cantante, bailarina y presentadora. / @Twitter
Concha Velasco, actriz, cantante, bailarina y presentadora. / @Twitter

La dama del espectáculo seguiría con su carrera de actriz, donde sobresale el tándem que forma con Manolo Escobar en películas como Relaciones casi públicas (1968) o Juicio de faldas (1969), aparte de compartir bambalinas con las principales figuras del cine español como Alfredo Landa o Antonio Ozores, frecuentando el famoso género de comedia ligera que predominaba en los cines de la época.

Concha Velasco y Antonio Ozores. / @Twitter
Concha Velasco y Antonio Ozores. / @Twitter

Desde la Transición hasta mediados de los 90, la actriz muta y sus papeles se vuelven más serios y señoriales como en No encontré rosas para mi madre (1973), Esposa y amante (1977), La Colmena (1982), Esquilache (1989) o Más allá del jardín (1996), donde fue nominada al premio Goya a la mejor actriz.

Concha Velasco, actriz, cantante, bailarina y presentadora. / @Twitter
Concha Velasco, actriz, cantante, bailarina y presentadora. / @Twitter

Con la entrada del nuevo siglo sus apariciones en el cine fueron disminuyendo. Cumplió su sueño de trabajar con el mítico director Luis García Berlanga en París-Tombuctú (1999) y desde ahí participó en una decena de películas entre 2001 y 2020, siendo su última aparición en Malasaña 32 (2020). En 2012 recibió, por su trayectoria cinematográfica, el premio Goya de Honor.

Manolo Escobar y Concha Velasco. / @Twitter
Manolo Escobar y Concha Velasco. / @Twitter

Teatro. Mientras desarrollaba su carrera en el cine, Concha Velasco siempre tuvo tiempo para seguir ampliando sus horizontes en su amado teatro, el cual es su mayor prestigio profesional. Debuta en la disciplina teatral en 1959 con Ven y ven a la Eslava y durante casi tres décadas es una de las actrices más representativas del género literario con obras como Don Juan Tenorio (1964), Las cítaras colgadas de los árboles (1974), Las arrecogías del beaterio de Santa María Egipciaca (1977) o Mata Hari (1983). En 1986 prepara el musical Mamá, quiero ser artista, todo un éxito que le reportan gran popularidad , pero es a finales del siglo pasado cuando primero con Las manzanas del viernes (1999) y después con el musical Hello, Dolly! (2001) consigue un éxito sin precedentes que le hace recorrer infinidad de teatros de España.

En los siguientes 20 años las obras de la actriz siguen teniendo gran acogida en los mejores teatros de nuestro país, siendo declarada miembro de honor de la Academia de las Artes y las Ciencias de España en 2014 y galardonada por su trayectoria con el Premio Nacional de Teatro en 2016. El teatro Bretón de los Herreros en Logroño sería testigo de su retiro de los escenarios, en septiembre de 2021 con su última obra La habitación de María.

Concha Velasco recibiendo el Premio Goya. / @Twitter
Concha Velasco recibiendo el Premio Goya. / @Twitter

Televisión. La pequeña pantalla también ha tenido la presencia, como actriz y presentadora, de Concha Velasco. Debutó en la década de los 60 en un popular programa de TVE Estudio 1 y más tarde hizo obras de la talla de La dama del alba (1965) o Marea baja (1971), pero su mejor papel en la TV llegaría con Teresa de Jesús (1984). En los noventa su carrera televisiva no se detiene y es protagonista y tiene presencia en títulos como Yo, una mujer (1996) o Compañeros (1998) . Ya en las dos primeras décadas de los 2000 participa de manera bastante escueta en series como Herederos (2008), Las chicas de oro (2010), Gran Hotel (2011), Velvet (2014) o Las chicas del cable (2016).

Como presentadora destacan sus actuaciones presentando varios programas de Nochevieja y especiales de Fin de Año, además de ser presentadora de programas como Viva el espectáculo, Cine de Barrio, Sopresa, sorpresa, tiempo al tiempo o Vive cantando.

La ciudad de Valladolid despidiendo a su paisana Concha Velasco. / @Twitter
La ciudad de Valladolid despidiendo a su paisana Concha Velasco. / @Twitter

Durante más de medio siglo Concha Velasco ha sido una presencia constante en los hogares españoles, siendo una artista polifacética donde las haya y sirviendo de ejemplo como la personificación de un "nuevo tipo" de mujer que se liberaba de las ataduras del hombre y del machismo rancio de aquella época. Un modelo de imagen artística representado en la famosa canción La Chica Yeyé, que , al igual que la artista, perdurará en el tiempo y nunca dejará de escucharse. @mundiario

Comentarios