El cineasta Julio Torres revela el reto que representó la película Problemista

Problemista, película. / IMDb
Problemista, película. / IMDb
El guionista y director, conocido por su trabajo surrealista en SNL y Los Espookys, intenta algo nuevo en la película Problemista de A24: "Siempre me ha costado ser personal".
El cineasta Julio Torres revela el reto que representó la película Problemista

Es inmediatamente evidente que Problemista, la nueva apuesta de A24, ciertamente proviene de la mente de Julio Torres, el escritor y comediante que aportó sus ideas surrealistas a Saturday Night Live y la serie de HBO sobre los amantes del terror, Los Espookys. Pero a diferencia de la mayoría de sus otros trabajos, Problemista se vuelve personal. 

Problemista, que Torres escribió, dirigió y protagoniza, sigue a Alejandro, quien, como lo hizo Torres en un momento, necesita renovar su visa para permanecer en los Estados Unidos en lugar de regresar a El Salvador. Alejandro está desesperado por trabajar en Hasbro, pero nunca responden a sus solicitudes que contienen ideas bellamente extrañas para juguetes que son más filosóficas que prácticas. En cambio, trabaja en un centro criónico donde los muertos están congelados, con la idea de que volverán a la vida en el futuro. Vigila la tumba helada de un pintor llamado Bobby (RZA), lo que eventualmente lo pone en contacto con la crítica Elizabeth (Tilda Swinton), la exigente y enloquecida esposa del artista. Elizabeth le promete a Alejandro que lo patrocinará si él ayuda a montar un espectáculo que presenta el trabajo de Bobby, que consiste enteramente en imágenes de huevos. 

El guión está basado en parte en experiencia propia

Problemista presenta un laberinto físico que representa el proceso de inmigración, así como una personificación alucinógena de Craigslist, interpretada por Larry Owens. 

Cuando en entrevista con The Hollywood Reporter le pregunta cuál era la barrera para hacer algo tan personal, dice lo siguiente: "No sé. Lo viví. Yo lo vi. No me deja espacio para preguntarme e imaginar porque ya sé lo que pasó. Creo que también había desarrollado una alergia por hacer la historia del pobre inmigrante o la historia del pobrecito queer y latinx. Y yo dije: 'No quiero venderme tanto'. No quiero ser una persona que diga: 'Está bien, ¿qué casillas debo marcar? Vale genial. Esto se convierte en lo mío'. Así que luchar constantemente entre eso y la realidad, que es la experiencia vivida, genera un trabajo bueno y hermoso. Quería que todas estas cosas fueran naturales y no forzadas por los números de taquilla o las vistas. No quería ser cínico acerca de mi experiencia." @mundiario

Comentarios