Los peregrinos alcanzan pueblo tras pueblo por el secular Camino Francés

5b039c244fb106088220f6db344a4f39_opt
San Mamede do Camiño.

En muchos de sus tramos, el Camino de Santiago en Galicia  es una sucesión de aldeas y pequeños pueblos, en algunos casos solamente una iglesia con pocas casas, pero siempre un bello paisaje rural.

Los peregrinos alcanzan pueblo tras pueblo por el secular Camino Francés

El Camino de Santiago continúa por Samos o San Xil. En esta ocasión, en vez de tomar el camino hacia Samos, los caminantes lo hacen hacia San Xil. Se pasa por delante del mojón de la Diputación de Lugo. El mojón señala los 129,5 kms. que hay que andar para llegar a Santiago. Se indica con una doble flecha, izquierda y dere­cha, las dos rutas por donde se puede ir: Samos y San Xil.

San Xil. Pequeño pueblo con iglesia en la que destaca un cáliz del siglo XV. El paisaje es natural, de montañas y bosques antiguos, de prados y riachuelos. Paisaje muy típico, "enxebre", casas de labranza aisladas. Los regatos enfangan el camino en la larga y bonita subida.

Alto de Riocabo. Está a 890 m. de altitud, desde donde se divisa un amplio y rural paisaje. Se baja por camino despeja­do.

Montan. Es una zona de pocos habitantes. Iglesia románica en la que sobresale su ábside.

Fontercuda. Nombre que toma de la "Fuente Arcuda" cercana al camino.

Furela. Iglesia de San Roque. Termina aquí el municipio de Samos empezando el de Sarria, a través de parroquias y aldeas.

Brea. Significa "Vereda", un camino estrecho.

Pintin. Se encuentra en la bajada hacia el valle de Sarria, ha cerrado el único bar que había en esta parte del camino. Faltan 112,9 kms. hasta Santiago.

Calvor. Tiene una hermosa vista panorámica sobre la comarca de Sarria. Destaca la iglesia de San Esteban, fundada en el siglo VIII como monasterio sobre un antiguo castro celta. Con algún vestigio visigótico en el interior, como un capitel que hace de pila del agua bendita.

Aguiada. Tuvo hospital de peregrinos. El camino está en bajada, atravesando el medio del pueblo.

San Mamede do Camiño. Los peregrinos atraviesan un robledal, una hermosa carballeira, buen lugar para detenerse un rato, observar los robles, las sombras que producen, el plácido silencio. En muchos pueblos de Galicia las fiestas patronales se celebran en una carballeira cercana a la iglesia del lugar.

Después de la misa, hay bombas de palenque, suenan las gaitas y los pandeiros", se bailan muiñeiras, se celebra la comida campes­tre, donde se da cuenta de las suculentas empanadas, compar­tiendo el día con los que han llegado de lejos, entre júbilo y buen viño do Ribeiro. Esto forma parte de las más antiguas tradiciones gallegas.

Se sigue bajando hacia el valle de Sarria, hermoso y fértil, con huertas y casas, atravesando pueblos por caminos comarcales.

San Xulián do Camiño. Carballal. Cerca del final de la etapa del día, el camino discurre por encima de la carretera pero asfaltado.

Vigo de Sarria. Está en las afueras de Sarria, aquí se une la ruta que viene desde Samos. Faltan 112 kms. para llegar a Santiago. Se pasa por un puente, "Ponteribeira" sobre el río Ouribio, a su izquierda tiene una fuente donde se refrescan los peregrinos.

(Continuará)

Los peregrinos alcanzan pueblo tras pueblo por el secular Camino Francés
Comentarios