Pazos, casas señoriales, castillos y fortalezas por el Camino gallego

pambre-1_opt
Castillo de Pambre.

Desde Palas Do Rei a Arzúa los peregrinos pasan por la zona conocida como los Pazos de Ulloa aunque el Pazo de Ulloa y el Castillo del Pambre​ están algo retirados del Camino gallego.

Pazos, casas señoriales, castillos y fortalezas por el Camino gallego

Muy de mañana los peregrinos del Camino de Santiago se aplican crema de Saltratos Rodey en los pies. Estos empiezan a doler nada más salir, es como si unas agujas les pinchasen por los lados, como si de desparramara la planta, como si se abrieran. Los tobillos están hinchados, una rodilla duele, los pies tiene ampollas debajo de los dedos, duele el empeine, una uña se va a poner negra, es lo más común de las quejas, se sufre por el camino, pero los peregrinos se agarran por la mañana al bordón, como un punto de apoyo para aliviar el pie, como un remo, apoyando el peso del cuerpo encima, sobre todo en las cuestas abajo. Los caminantes se van encontrando con pequeñas aldeas gallegas a cada corto trecho.

Aldea de Riba. Se encuentra pasando el río Roxán.  

Gaiola de Riba. La ruta se aparta de la carretera llegando a un pintoresco paisaje, una bonita laguna entre gran vegeta­ción, un hermoso lugar entre sombras que tiene que hacer las delicias para el descanso del que llegue aquí con el sol a plomo. El trayecto continúa por un sendero dificultoso, subiendo a través de una carballeira hasta el alto, desde donde se divisa el río Pambre. Se empieza a bajar.

San Xulián do Camiño. Debe su nombre al estar en el camino y a La Iglesia de San Xulián, siglo XII, con ábside románico. Frente a la iglesia hay un "canastro", similar a un hórreo para guardar maíz pero construido con gruesos mimbres, como un enorme cestón elevado y redondo. En el pueblo está el sexto cruceiro desde O´Cebreiro.

Pazo de Ulloa. Desviado del camino está el famoso pazo lugar donde la escritora coruñesa Emilia Pardo Bazán hace discurrir su conocida novela.

Pallota. Es la siguiente aldea en el descenso hacia la cuenca del río Pambre.

Outeiro da Ponte. Los peregrinos transitan por el  puente ruinoso sobre el río Pambre.

Pontecampaña. Vamos subiendo por un antiguo trayecto bajo sombras de robles. Cerca pasa otro de los grandes ríos galle­gos, el Ulla. Desde aquí, por un difícil acceso, se encuentra, El Castillo de Pambre, la gran desconocida fortaleza. Llamada así por el río que la rodea. Se le llama también "Fortaleza de Felpós", fue construida en el siglo XIV por Ozores de Ulloa. En sus cercanías se dieron luchas entre los señores feuda­les, el rey, el obispo y el pueblo, la fortaleza era propiedad de Sánchez Ulloa, cuyos hombres atacaban y robaban a los peregrinos refugiándose en el Castillo. El año 1321 el arzobispo Beren­guel de Landoira derrotó a Ulloa. Fue la única fortaleza medie­val que quedó en pie después de la guerra de los Irmandiños, durante la que se destruyeron 130 castillos en toda Galicia.

La fortaleza representaba el símbolo de opresión de los señores feudales sobre el pueblo, tenían que pagar impuestos por nacer, por morir y por ir a la guerra, el castillo era el lugar donde ejercían el derecho de Pernada, acostándose con las doncellas del territorio. La estructura del Castillo de Pambre es cuadrada, con cuatro torreones, y la torre del homenaje en el centro.

Algún paraje por los que los caminantes pasan, cruzan aldeas parecidas a como estaban en la edad Media, cuando vieron pasar por sus puertas a los indómitos condes gallegos, como el gordo Conde de Altamira, el conde de Lemos, Ulloa, el conde de Monterrey, o el famoso conde de Camiña, Pedro Madruga, bravo personaje gallego con la fuerza y el arranque para ser líder, del que muchos escritores dicen que fue Cristóbal Colón. @mundiario

(Continuará).

Pazos, casas señoriales, castillos y fortalezas por el Camino gallego
Comentarios