Paisaje suave por la Galicia rural de regatos limpios y verdes prados

2017081412163222268_opt
110 km a Compostela. / Mundiario.

El recorrido del día será el más largo del Camino Gallego: 46 kilómetros que van desde Sarria a Palas do Rei, por un verde paisaje de caminos de tierra, sin apenas tocar la carretera.

Paisaje suave por la Galicia rural de regatos limpios y verdes prados

Se sale de Sarria por Ponte da Áspera, antiguo puente romano de cuatro arcos que armoniza agradablemente con el bucólico paisaje. El Camino de Santiago continúa por una cuesta paralela a una carballeira (lugar donde hay muchos robles), el paraje de Sancti Michaelis. Más adelante está la explotación agrícola de Casa Paredes.

Vilei. Se encuentra en la subida final de la cuesta, un lugar de verdes prados.

Barbadelo. Donde se encuentra uno de los monumentos románicos más importantes del camino gallego, la Iglesia de Santiago, monumento artístico nacional. La torre, de tres cuerpos, destaca en el horizonte. Portada de dos arquivoltas, frontón románico con tímpano historiado. Los capiteles representan animales. Está construi­da con granito gallego. El camino serpentea en un tobogán de subidas y bajadas, por montes y zonas de pastos con ganados, alejado de la carre­tera, con pocas casas, aisladas, predominio de las subidas.

Rente. En este lugar se encuentra un punto emblemático del camino de Santiago. El mojón de la diputación de Lugo que señala el kilómetro 100: la distancia que falta para llegar a San­tiago. Muchos peregrinos se fotografían en tan señalado sitio.

Mercado de Serra. Descendiendo suavemente hacia el molino de Marzán.

Leiman. El camino se orienta hacia el este, pasando por una carballeira, prototipo de los legendarios bosques gallegos, sitios para soñar o pensar en los ancestros, con robles redon­dos y amplios, atravesadas por limpias corredoiras (caminos rurales por donde transitan carros, animales y peregrinos). El paisaje se suaviza, el camino nos va acercando al destino por la bucólica Galicia de espléndidas vistas, de regatos limpios y verdes prados, fincas limitadas por muros de piedra que recuerdan el pasado Celta, los castros.

Pena. Pequeña aldea cercana a la anterior y a la siguiente.

Peruscallo. Con un gigantesco carballo (roble) a la salida del pueblo. Cerca se encuentra la Iglesia de Velante: románico rural. Galicia es tierra de buenas piedras de granito y de canteros, hay mucho románico armonizando con el paisaje.

La anécdota del día:

Ha pasado durante toda la noche sin llover, pero al empezar a andar, todavía en plena oscuridad, empieza a lloviznar. A pesar de haber puesto la ropa bajo el colchón sigue húmeda. Se sienten las agujetas, los pies están cansados, la planta, el tobillo, las pantorrillas.

Al empezar a caminar un frío molesta las caderas, pero hay que recorrer 46 kilómetros hasta Palas de Rei, donde termina la etapa hoy.

Continuará... @mundiario

Paisaje suave por la Galicia rural de regatos limpios y verdes prados
Comentarios