Imaxes de Pedra, la escultura hecha pintura en el Camino de Santiago

Exposición Rosa Elvira
Exposición de Rosa Elvira Caamaño.
El Museo de las Peregrinaciones de Santiago ofrece una de las muestras pictóricas de mayor atractivo estético de la mano de Rosa Elvira Caamaño.
Imaxes de Pedra, la escultura hecha pintura en el Camino de Santiago

¿Puede la figuración seguir sorprendiendo pese a su clasicismo? Rotundamente sí. Es lo que demuestra Rosa Elvira Caamaño en su última exposición en el Museo de las Peregrinaciones. Elegida hace un tiempo como una de las máximas representantes de la figuración en este país, la artista protagoniza en Santiago una de las muestras estéticamente más atractivas del Xacobeo 2021.

Profesora en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra, Rosa Elvira Caamaño ha dedicado su trayectoria a la valiente  defensa de la pintura pura y del valor del oficio contra viento y marea. En una tesitura en la que el arte conceptual  acapara los parabienes de la crítica, la potencia expresiva y artística de esta muestra supone un todo un desafío.

Dos ámbitos

La exposición - que podrá visitarse hasta fines de Mayo- consta de dos partes, divididas por dos paneles. La primera: Imágenes de piedra. Desde París a Compostela  incluye 11 cuadros al pastel de gran formato cuya temática se centra en imágenes de piezas escultóricas del Camino de Santiago. Las obras fueron pintadas por la artista durante el confinamiento, y se basaron en apuntes, dibujos, acuarelas y fotografías que fue realizando la propia autora durante sus viajes por el Camino Jacobeo y que cristalizaron en esta gran colección.

La muestra abre con el espectacular Saint Jacques ubicado sobre la torre del mismo nombre en París y finaliza con el espectacular Santiago sedente del Pórtico de la Gloria en Compostela.  La artista quiso añadir El ángel de seis alas, un óleo sobre tabla relacionado con el Apocalipsis, tema central del románico y  La anunciación, del claustro del monasterio de Silos, uno los iconos más reconocibles de este estilo artístico.

 La segunda parte titulada Paraíso, objetivo de los peregrinos, se compone de diez cuadros muy identitarios del estilo de Rosa Elvira. Pintados al óleo sobre tela y tabla, están relacionados con la temática medieval, los jardines, y la representación de las estaciones y los meses del año.

 Es una exposición de magnífica factura, no solo por la selección de cuadros, sino - como destaca la propia autora- por el excelente montaje, atención del personal y sabia dirección de Esperanza Gigirey.

Santiago Sedente

Santiago Sedente de Pórtico de la Gloria. / Rosa Elvira Caamaño

El pastel y la autora

La pintura al pastel es una técnica pictórica cuyo uso se atribuye por primera vez a Leonardo da Vinci y fue muy cultivada en siglos pasados, sin embargo no goza de un gran predicamento en los artistas de hoy. Frente a ello, Rosa Elvira destaca por su dominio de esta técnica y ha demostrado su pericia con creces. Dos de sus cuadros fueron seleccionados por un jurado de la Unesco y el Consejo de Europa para participar en una exposición en el Museo de Historia de San Petersburgo en 2003 como parte de los actos culturales conmemorativos del 300 aniversario de esta ciudad.  También expuso en Nueva York en la sede de la Pastel Society of America, y una de sus obras ilustró la selecta revista The best of the pastel in America. Otra de sus muestras destacables fue en Génova en el Palazzo Reale y fue invitada a una de las primeras bienales a Nwy Sacz en Polonia.  Asímismo el Museo de Zadar en Croacia consta en sus colecciones con un pastel de Rosa Elvira.

   Caín

Caín y Abel. / Rosa Elvira Caamaño

Dos huellas estilísticas            

En esta exposición encontramos dos huellas estilísticas que por su clasicismo conviven con gran armonía: el románico y el renacimiento italiano.

Como no podía ser de otra manera, en la primera sección triunfa el románico, el estilo del Camino, del que apenas quedan muestras de pintura. Rosa Elvira se transmuta en un artista del siglo XI y hace un perfecto trasvase de la magia del románico a sus pinceles, consiguiendo unas obras de gran eficacia expresiva -rasgo del románico-, pero con esa dulzura y aire etéreo de su propia identidad como artista. Son piezas de una gran calidad caracterizadas por un preciso dibujo, un gran dominio de las gamas de color y perfecta distribución de los volúmenes. La artista es capaz de mantener en dos dimensiones el carácter escultórico, pero con la originalidad de que el sfumato o la pátina de suave iluminación confiere a las figuras un aire místico que transmite al espectador una sensación de divinidad. Los fondos con una pincelada casi impresionista redondean el efecto.

La segunda parte de la exposición está dominada por la gran huella del renacimiento italiano, sobre todo de Rafael, que define unas figuras etéreas y místicas, “por encima del bien y del mal” encerradas en sí mismas y cual piezas de la estatuaria clásica, permanecen inmutables en esferas ideales. Una decoración floral que siempre desborda exuberante, y que en algunas composiciones que adquieren un carácter fantástico, sello de identidad de la autora, acompaña las composiciones y aporta un toque de irrealidad, feminidad y onirismo a un cuatrocento estético de una enorme originalidad.

                      paraíso

      Peregrina. / Rosa Elvira Caamaño

Rosa Elvira Caamaño vuelve a demostrar ser uno de los pesos pesados de la figuración en este país. Y ha conseguido insuflar su estilo a las mágicas imágenes pétreas del Camino, en una colección de lienzos que refulgen en el Museo de las Peregrinaciones .El camino milenario de las estrellas cuenta desde hoy, con las nuevas y magnéticas iconografías de Rosa Elvira Caamaño enriqueciendo con luz propia el rico patrimonio icónico de la ruta jacobea. @mundiario

Imaxes de Pedra, la escultura hecha pintura en el Camino de Santiago
Comentarios