Buscar

MUNDIARIO

Las fortalezas de la Academia Xacobea

Acoge entre sus miembros a personas especializadas en los distintos saberes, que pueden pensar juntas sobre los temas que les conciernen y apoyarse en sus quehaceres puntualmente en otros colegas, sin salirse de su propio ámbito académico.
Las fortalezas de la Academia Xacobea
Miembros de la Academia Xacobea, que preside Xesús Palmou (derecha), con el presidente de la Xunta de Galicia. / Mundiario
Miembros de la Academia Xacobea, que preside Xesús Palmou (derecha), con el presidente de la Xunta de Galicia. / Mundiario

Desgranar, una a una, todas las disciplinas que se ven concernidas por el mundo jacobeo resultaría prácticamente una tarea interminable. Pero en la Universidad de Santiago encontramos buenos referentes, tras celebrarse congresos de Filosofía relacionados con el Camino y la peregrinación, bajo la tutela de nuestro colega en la Academia Xacobea el doctor Marcelino Agís. También hace ya más tiempo, en 1995, la doctora Pilar Torres de Luna publicó su obra “Los caminos de Santiago y la geografía de Galicia: rutas, paisajes, comarcas”, donde queda a la vista que el camino no es una raya en la nada: atraviesa unas comarcas enmarcadas por unos paisajes determinados que han sido sometidos a notorias alteraciones, objeto de estudio de los geógrafos. Lo mismo podríamos referirnos a estudios de derecho, y aquí es de obligada cita la obra de quien fue el primer gran valedor del Camino de Santiago, el cura do Cebreiro don Elías Valiña, el creador de nuestra querida flecha amarilla, que dedicó su tesis doctoral a “El Camino de Santiago: estudio histórico-jurídico”. Además, también se han venido realizando estudios particulares de botánica, de medicina…

Y ya, como intereses más recientes, nos cabría hablar por una parte de la proyección hacia el pasado, a través de la Antropología y la Etnografía y hacia el futuro, por medio de los estudios económicos y los de aplicación de las nuevas tecnologías tanto al conocimiento del camino como a su difusión. Hoy es más fácil acercarse a un niño a través de un videojuego que incluso a través de películas de dibujos animados, ya que con estas no pueden interactuar y sí lo pueden hacer con los primeros; o descargar en nuestros móviles aplicaciones que nos lleven de la mano por algunas rutas.

Por eso era preciso la presencia de una academia en el Camino de Santiago. No muchas academias, dada la dificultad de hacerlas confluir en un interés común, ya que cada una de ellas trataría uno de los aspectos que he venido enumerando y que en su haber serían solo una mínima parte de su trabajo, al que tal vez podrían dedicarse de manera excepcional. Por eso la Academia Xacobea acoge entre sus miembros a personas especializadas en los distintos saberes, como lo hacía la academia original, personas que pueden pensar juntas sobre los temas que les conciernen, personas que pueden apoyarse en sus quehaceres puntualmente en otros colegas, sin salirse de su propio ámbito académico, miembros cuyo origen no se remita a una sola localidad o a una sola comunidad autónoma, sino que abarquen todo el ámbito caminero, hispano y extrapeninsular. @mundiario