Buscar

MUNDIARIO

Diario de un peregrino: Burguete-Roncesvalles, 2 de mayo

Día de encuentro y preparativos.

Diario de un peregrino: Burguete-Roncesvalles, 2 de mayo
Camino de Santiago. / Alfonso García
Camino de Santiago. / Alfonso García

Firma

Alfonso García

Alfonso García

El autor, ALFONSO GARCÍA, es columnista en MUNDIARIO y también escribe en El Correo Gallego. Es notario jubilado desde 2012 y autor de diez monografías sobre temas diversos. En 2017 publicó "Entre el odio y la venganza. El Comité Internacional de Cruz Roja en la guerra civil española” y ahora ultima “Algunos abuelos de la democracia”. @mundiario

Los 14 integrantes del  grupo Bicigrinos 2019 – conocido también como Hidrolito Copostelano– procedentes de Gran Bretaña, India y España  –Zaragoza, Logroño, Madrid, Menorca y A Coruña–  se reúnen  en Burguete, al atardecer, en el hotel Loizu.  El encuentro se produce entre una algarabía de abrazos, efusivas expresiones y bromas, que hay que traducir a los bicigrinos foráneos.

Burguete-Roncesvalles nos recibe con un tiempo estupendo, aunque las previsiones meteorológicas para mañana no son alagüeñas.

Asignación de habitaciones, traslado  de equipajes y, a continuación, puesta a punto de las bicicletas, sobre todo frenos y presión de los neumáticos, porque la jornada primera será muy exigente.

Tras estos prolegómenos imprescindibles, acudimos a la Real Colegiata de Santa María de Roncesvalles, para asistir a la Santa Misa de acogida y despedida a los peregrinos que saldremos al día siguiente. Ambiente de espiritualidad, propicio para la meditación de aquellos que inician El Camino con propósito religioso, de encuentro con Dios, de afirmación de propósitos y para impetrar ayuda ante el cansancio, las dificultades y adversidades que puedan presentarse a lo largo de las próximas jornadas.

Al finalizar la misa el oficiante bendice a los peregrinos y pide al Señor protección para ellos, a través de la oración ritual en la que invoca al patriarca Abrahán, Virgen de Roncesvalles y Arcángel San Rafael.

Aún queda tiempo para recorrer esta magnífica iglesia, corazón de Roncesvalles. Pertenece al  gótico-francés, construida entre los siglos XIII y XIV sobre una antigua iglesia existente en el lugar. Su planta está dividida entre naves, la central de doble anchura que las laterales. El altar mayor está presidido por una hermosa imagen de la Virgen de Roncesvalles, de estilo gótico, siglo XIV. También merece ser visitada su cripta, de planta exagonal.

Tras alimentar el alma se impone preparar el cuerpo para la primera y dura jornada, en torno a la mesa. La cena permite hacer recuento de los que no han podido acudir a esta cuarta peregrinación “bicigrina” y los motivos, afortunadamente, ninguno por razones de salud. 

Hay una prolongada y necesaria sobremesa para preparar la jornada, que transcurrirá por el siguiente itinerario:  Burguete, Roncesvalles, Alto de Ibañeta de 1.053 metros de altitud, Valcarlos (última localidad española), Saint Jean Pied de Port (ya en Francia, región de Aquitania), con regreso a Burgete por el mismo itinerario, que supone 60 km. de recorrido. El alto de Ibañeta, junto con los de Somport (entrada del Camino francés por Aragón), Cruz de Ferro (en la provincia de León y O Cebreiro (en la provincia de Lugo), son los obstáculos legendarios que tienen que superar los peregrinos.

Se analiza la previsión del tiempo para el día siguiente, con el fin de dotarse del equipamiento adecuado. Arturo, encargado de los detalles del itinerario que almacena en su garmin, expone los obstáculos fundamentales, recorrido por carretera y caminos, desniveles del recorrido, estimación de la duración de la jornada, lugares de aprovisionamiento previstos (líquidos, fruta, frutos secos, chocolate, barras energéticas). Finalmente, se decide la hora de salida: a las 8 h., ya desayunados.

Naturalmente surge el lugar donde almorzaremos, que decide Alberto Espelosín, oriundo de la zona y perfecto conocedor de ella. Propone, y se aprueba por unanimidad, que la única comida serán los aprovisionamientos; aunque, eso sí, habrá un reconfortadora cena. Los encargados de la logística, Raj y yo mismo, acudiremos al lugar acordado: la ciudad antigua de Saint Jean Pied de Port.Las 11 de la noche, hora adecuada para retirarse a las habitaciones, aunque siempre un pequeño grupo prolonga la tertulia. @mundiario