Crónica de un peregrino singular, un libro recomendable para expertos y amantes del Camino de Santiago

Presentación del libro Crónica de un peregrino singular en el Ateneo Riojano. / M. C.
Presentación del libro Crónica de un peregrino singular en el Ateneo Riojano. / M. C.
Se trata de un libro coral, una obra colectiva con la que la Academia pretende contribuir a difundir el Camino de Santiago y los valores de una ruta que vertebró a Europa.
Crónica de un peregrino singular, un libro recomendable para expertos y amantes del Camino de Santiago

En el año 2018, casi a las puertas del nuevo Año Santo Compostelano, nacía la Academia Xacobea, entidad de derecho público, con objetivos centrados en la promoción y desarrollo de la investigación, estudio y divulgación del Camino de Santiago y el fenómeno Jacobeo en todas sus vertientes, así como la promoción y difusión de los valores universales que le son propios. Así se recoge en sus estatutos, de acuerdo con la legislación que regula la creación y funcionamiento de las academias en nuestro país. Y dentro de nuestras actividades, viene ocupando un lugar destacado la literatura en el Camino de Santiago, lo mismo en su promoción que en su difusión.

Hemos impartido conferencias sobre esta temática en España y fuera de España, y lo que es más importante: hemos creado un premio literario anual en las modalidades de novela, poesía y ensayo. Premio al que pueden concurrir obras en castellano o gallego, pero que luego, son publicadas en ambos idiomas, sin merma del premio otorgado al ganador o ganadora. En los próximos meses fallaremos el II Premio de Novela, después de haber otorgado ya los primeros en cada una de las modalidades, con notable éxito de participación y calidad literaria.

Este año Jacobeo, además del I Congreso Mundial celebrado en el mes de junio pasado, presidido por Su Majestad el Rey Felipe VI, presente en la inauguración, nuestra institución; inspirada por José Luis Gómez y Mundiediciones, la editorial Mundiario, ha elaborado el libro que presentamos esta semana en el Ateneo Riojano Crónica de un peregrino singular,  de la autoría de 13 académicos, y que recoge en 13 capítulos  importantes aspectos de la peregrinación, como son: La esencia de las peregrinaciones;  La ciudad de Compostela; El arte en los Caminos de Santiago; El origen de la tradición y fenómeno Jacobeo; El hospedaje y alimentación de los peregrinos; Pisadas milenarias de la peregrinación; La espiritualidad en la peregrinación; La seguridad en el Camino; El Camino visto desde Japón;  El relanzamiento del Camino en la actualidad; Protección cultural, ambiental y paisajística del Camino de Santiago;  El Camino de Santiago como Primer itinerario cultural europeo, y El Camino por andar.

Se trata de un libro coral, una obra colectiva con la que la Academia pretende contribuir a difundir el Camino de Santiago y los valores de una ruta que vertebró a Europa alcanzado hoy una dimensión mundial. Un libro que mezcla el ensayo serio y riguroso, con un enlace ficcionado de cada capítulo que le otorga amenidad e interés para muchos lectores.

La literatura en el Camino de Santiago

Como no podía ser de otra manera, la literatura en el Camino, o el Camino en la literatura, están también presentes con una referencia singular a la literatura del Siglo de Oro y el subgénero de la literatura picaresca. En definitiva, un libro recomendable para expertos y amantes del Camino de Santiago y la peregrinación.

Entrando ya en aspectos de la literatura en el Camino, tema de I Jornadas sobre Literatura Peregrina celebradas en Logroño del 26 al 28 de este mes, organizadas por el Instituto de Estudios Riojanos, la peregrinación a Santiago se configura como una manifestación esencialmente religiosa, que posteriormente se ramifica en una compleja red de causalidades e influencias entre las que tiene una presencia importante la literatura.

Al margen del relato legendario que sitúa al Apóstol Santiago en la batalla de Clavijo, dando origen a una de sus imágenes más conocidas –el Santiago Matamoros–, el Apóstol es invocado constantemente en las guerras entre moros y cristianos, y así lo recoge la literatura épica.

En este sentido, dice El Cantar del Mío Cid.

Los moros llaman ¡Mafomat! y los cristianos ¡Santi Yago!.

Camöens en sus Luisiadas, obra maestra de la literatura en portugués, al relatar la importante batalla de Rio Salado, dice:

“Eis as lanzas e espadas retenían.

Por cima dos arneses (bravo estrado)

Chaman, segundo as Leis que alí seguían,

Uns Mafomede e os outros San Iago”.

Ya en el Siglo XVI, cuando las peregrinaciones languidecen, y la figura de Santiago se introduce en la conquista de América, Fray Luis de León, con referencia al nuevo mundo, dice:

De tu virtud divina

La fama que resuena en toda parte,

Siquiera se vecina,

Siquiera más se aparte,

A la gente conduce a visitarte.

Vence con devoción, y al final te adora

El franco, el peregrino

Que libia descolora

El que en poniente, en el levante mora”.

Pero será el discurrir de los peregrinos desde los innumerables puntos de partida en Europa Medieval y la plasmación física del Camino, principal inspiración de la literatura Jacobea.

En el Siglo XII, será el Códice Calixtino, quien recree la Ruta a través de sermones, imnos, milagros, textos litúrgicos y la más célebre guía del Camino de Santiago, con itinerarios, amplias referencias a las costumbres, santuarios, pueblos y ciudades de la Ruta, con otros datos de interés para la seguridad de los caminantes.

El Camino contribuye igualmente a la creación y difusión de la literatura trovadoresca. En la corte del Rey Alfonso IX, se movían poetas gallegos y provenzales, en cuya escrita no están ausentes las peregrinaciones. Alfonso X El Sabio, en la obra cumbre de la lírica medieval, escrita en gallego-portugués “Cantigas de Santa María”, describe el peregrino ahorcado, uno de los hechos más divulgados del Camino de Santiago. 

El trovador Requier, visitante del Camino y de la Corte de Alfonso X El Sabio, en una de sus pastorelas, habla de una pastora que peregrina a Compostela como penitente a pedir y conseguir perdón.

La peregrinación estará también presente en la  literatura del Siglo de Oro, así  en la obra cumbre de la literatura universal  “Don Quijote de la Mancha”, se menciona la peregrinación en varios parajes, que se reflejan en este libro.

En uno de ellos, podemos leer la conversación de Ricote con Sancho Panza, en la que le dice:

– “Me fui a Alemania, junteme con estos peregrinos, que tienen por constumbre de venir a España muchos de ellos cada año…., andándola casi toda y no hay pueblo ninguno de donde no salgan comidos y bebidos, como suele decirse, y con un real, por lo menos en dineros, y al cabo de su viaje salen con más de 100 escudos de sobra, que trocados en oro, o ya en el hueco de los bordones o entre los remiendos de las esclavinas, o con la industria que ellos puedan, los sacan del Reino y los pasan a sus tierras, a pesar de las guardas de los puestos y puertos donde se registran”.

En la misma época y dentro del subgénero de la literatura picaresca, se relatan episodios de arte briviática o picaresca en la Ruta Xacobea. Así en la vida y hechos de Estebanillo González, de 1640, dice Estebanillo:

– “Viéndome sin esperanza de librea y en posesión de sarna y las tripas como trancahilo, traté de ponerme en figura de romero, aunque no me conociese Galván, por ir a ver a Santiago de Galicia, Patrón de España, y por ver la patria de mis padres y principalmente por comer a todas horas y por no ayunar a todos tiempos.    

Llegamos a la Ciudad de Santiago, que, por que no me tengan por parte apasionada por lo que tengo de gallego, me excuso de decir lo mucho que hay en ella que poder alabar. Ajustamos nuestras conciencias que bien anchas las habíamos traído, y, cumpliendo con las obligaciones de ser cristianos y de ir visitar aquella santa casa, quedamos tan justificados qué por no usar de nuestras mercancías, andábamos lacios y desmayados. Por cuya causa y por ser muchos los peregrinos que acuden a la ciudad dicha y pocos los que dan limosna, me despedí de mis camaradas y, con deseo de ver y vivir con capa de santidad, caminé a la vuelta por el Reino de Portugal.

El Camino, las peregrinaciones, son fuente también de una literatura más popular, que integran los cantos y las narraciones de los peregrinos por los Caminos de Europa. En este sentido, dice el profesor Filgueira Valverde: “Peregrinar es viajar en oración, es tanto como decir viajar cantando, cantando se sale y se entra en las ciudades y templos, cantando se camina y se pide”.

Pero hoy, el Camino sigue inspirando a centenares de escritores que desde la ficción, el ensayo, el reportaje o la poesía, recrearon y recrean el Camino, sus enigmas y sus encantos, dando origen a un variado corpus documental de gran difusión en todo el mundo. Así, “El Peregrino a Compostela, Diario de un Mago”,  de la autoría de nuestro académico de número Paulo Coelho,  es uno de los grandes éxitos de la literatura actual del Camino, con una venta de unos 20 millones de ejemplares, constituyendo elemento promocional de primer orden del Camino de Santiago, especialmente en Brasil.

En conclusión: la peregrinación a Santiago, sus valores y principios, están presentes en la civilización occidental, también a través de la literatura, y a ello hemos querido contribuir modestamente desde la Academia Xacobea con nuestro libro Crónica de un peregrino singular. @mundiario

Crónica de un peregrino singular, un libro recomendable para expertos y amantes del Camino de Santiago
Comentarios