Buscar

MUNDIARIO

El Camino de Santiago pueblo a pueblo desde O Cebreiro (31)

Los caminantes continúan por las últimas etapas del Camino de Santiago, también conocido este trayecto por Camino Francés, un itinerario con mucho arbolado en sus caminos.

El Camino de Santiago pueblo a pueblo desde O Cebreiro (31)
Monte do Gozo.
Monte do Gozo.

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

El autor, JUAN RAMÓN BALIÑAS, es colaborador y analista económico de MUNDIARIO, donde también escribe sobre el Camino de Santiago. @mundiario

Al pasar por Amenal los peregrinos están a 14 kms de su destino, enseguida la ruta se aparta de la carretera siguiendo por una empinadísima cuesta hacia Cimadevila, en lo alto hay que realizar un desvío hacia la carretera, ya que el camino original fue cortado por la pista del aeropuerto de Labacolla. Termina el municipio de O´Pino y empieza el doceavo municipio, el de Santiago de Compostela, el último tramo del Camino Gallego.

Los peregrinos dan la vuelta por la carretera a todo el fondo de la pista de aterrizaje, mientras otros se paran y se sientan en sus enormes mochilas con sacos de dormir incorporados, grupos de chicos y chicas que están esperando. Los que se adelantan al final tienen que esperar a los rezagados. Pero nuestro grupo sigue su imparable marcha por una estrecha  cuneta al borde de la carretera, las zarzas la hacen intransitable, es más llevadero transitar por la carretera, cosa que hacen la mayoría de los peregrinos. Al fondo ven una  “pulpeira”, pero al llegar, con los dientes afilados, llevan la desagradable sorpresa de que es el día de descanso, cabizbajos continúan el camino sin poder tomar un refrigerio.

Entran en Labacolla, pueblo que figura citado en el Códice Calixtinus con el nombre de “lavaméntula”, por ser el sitio donde los peregrinos se lavaban y adecentaban en el río que por aquí pasa, llamado ahora el río Labacolla. Atraviesan el pueblo bajando hacia la iglesia, de fachada barroca y el onceavo cruceiro que nos encontramos en el camino, es una amplia plaza con un palco para orquestas o discursos, quedan solo nueve kilómetros para entrar en la Catedral.

El nombre procede de cómo le llamaban anteriormente los habitantes de la zona, en galego, al ver a los peregrinos lavándose sus partes íntimas: ”lavacollons”. La credencial la sella el cura en su casa, que tiene un alto y largo muro exterior, los peregrinos llaman a la puerta, unas vecinas les informan que no está ni el cura ni su sobrina, entonces paran en la carretera y sellan la credencial en el bar O´Camionero, es el penúltimo sello.

El siguiente pueblo más adelante en esta carretera es San Marcos, casas seguidas a los lados de la carretera pero de distintos pueblos, distinguiéndose  por el rótulo al comienzo de cada uno. San Marcos está al pie del monte Monxoi, “Monjoie” le llamaban los franceses, es el famoso Monte do Gozo, llamado Mons Gaudii por Aimeric Picaud.

Dejamos la carretera a la izquierda y empezamos a subir las empinadas cuestas del monte. Según la tradición el  tramo final  debía realizarse corriendo para conocer quien había llegado primero y al primer peregrino de cada grupo se le daba el título de “rey de la expedición”. Muchos de los apellidos “rey” en Europa proceden de este hecho. Todos los peregrinos conocen que desde aquí, en lo alto, se divisan por primera vez las torres de la Catedral y Santiago de Compostela.

(Continuará)