Buscar

Pedro Castro homenajea al Romance de ciego Don Gaiferos de Mormaltán

El artista ferrolano Pedro Castro presenta su obra Don Gaiferos de Mormaltán. Gran amante de la Historia antigua y medieval de Galicia y de la cultura popular, constituye todo un homenaje a los Cantares de Ciego y a la figura de Faustino Sanalices, el gran etnógrafo musical que recuperó el poema clásico del Camino de Santiago para la posteridad .

Pedro Castro homenajea al Romance de ciego Don Gaiferos de Mormaltán
Romance de don Gaiferos
Romance de don Gaiferos

Firma

María Fidalgo Casares

María Fidalgo Casares

Escritora, investigadora, analista social y crítica de arte, es doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, Colaboradora de prensa y radio. Escribe en MUNDIARIO.

Ferrol y otras ciudades gallegas serán el escenario de la presentación de la singular obra de Pedro Castro Romance de ciego Don Gaiferos de Mormaltán. En Ferrol el acto de presentación tendrá lugar el jueves 14 en el auditorio de la UNED. En el acto estará acompañado de los artistas musicales Javier Cedron y Antón de Santiago, en una ceremonia conducida por el crítico Suso Piñeiro.

Una obra pictórica que está entroncada con su infancia ferrolana y sus recuerdos de las ferias de niño en las que un ciego- o no tan ciego- hacía las veces de pregonero de una historia grafiada en una pancarta en la que las viñetas conformaban los pasajes de la narración. El artista recuerda que iba señalando con un puntero y le acompañaba una instrumentista que tañía un violín que interpretaba una cantinela muy característica. 

El artista, cuyo leit mmotiv recurrente es la recuperación antropológica, etnográfica y artística de la Edad Media gallega, homenajea en esta obra los carteles de ciego, el paso de la tradición oral popular a la escrita por los juglares que relataban leyendas, guerras o los amores de la época. Estos romances eran interpretados en las puertas de la iglesias y catedrales por juglares que reunían a multitudes. En Santiago hablaban de los milagros del apóstol y las catástrofes de su tiempo.

En este caso, la obra homenajea el romance de Don Gaiferos que fue recogido por Murguía en 1888 y el texto en su versión musicada fue interpretada y grabada por el investigador Faustino Santalices, también zanfoñista y gaitero en 1954. El romance hoy vuelve a tener nueva popularidad en Galicia y en el mundo jacobeo.

santalices

Faustino Santalices (Bande/Orense, 1877 - Madrid, 1960). Investigador, creador, lutier o intérprete, fue el auténtico rescatador de la zanfona a principios del siglo pasado, y el único zanfonista español durante décadas. Conoció a Ramón Cabanillas y en 1954, con motivo de un homenaje a Menéndez Pidal, presentó el Romance de don Gaiferos de Mormaltán

Según el investigador Luis Posse, el Romance de don Gaiferos de Mormaltán hace referencia a las vicisitudes del Duque de Aquitania, Guillermo X, quien en el siglo XII  viaja a Santiago de Compostela como peregrino bajo el supuesto el nombre de Gaiferos de Mormaltán. En su peregrinaje recibe la inestimable ayuda de un juglar, que resultaría ser el Apóstol Santiago.   El periplo de don Gaiferos concluye con su fallecimiento en la basílica compostelana delante del altar, haciendo honores al Apóstol. A partir de entonces el romance, escrito en gallego con seguridad por algún trovador o juglar, será interpretado por juglares o incluso bardos con ceguera que llegarían a formar parte de la cultura popular. 

Pedro Castro 

En la pintura de Pedro Castro (Ferrol 1948) gravita la omnipresencia de un sugerente cosmos articulado mediante la conjunción de un repertorio de representaciones que proceden del imaginario medieval europeo, así como de símbolos e iconos que hunden su origen en la noche de los tiempos. Tradición e innovación conviven de una manera muy fluida y original, y siempre en síntesis con su interés en testimoniar las profundas esencias de la historia de Galicia. Por ello, es difícil encontrar palabras para definir una producción pictórica tan atípica, que se sale tanto de lo habitual. Imposible de adscribir a la realidad, a la abstracción o al surrealismo e imposible de adscribir igualmente al clasicismo o la modernidad.

Gran estudioso de la historia, el artista suele construir sus escenas imposibles en compartimentados espacios imaginarios y busca la expresividad emparentando con el mundo de la ilustración. De una forma mágica, en sus lienzos habitan desde la estética del maestro Mateo a los códices miniados, el mundo de los tímpanos medievales, los libros de horas, bestarios o los símbolos xacobeos… Soles, astros y espirales conviven en esta realidad geometrizada, muy segmentada en desiguales planos oblicuos sin solución de continuidad que potenciados por líneas, contornos y colores contrastados, subrayan unas composiciones tremendamente personales.

Romance de ciego Don Gaiferos de Mormaltan por Pedro Castro 

Para esta representación el artista elige una composición apaisada, como eran los carteles primitivos, que baña de un potente rojo coral para articular las escenas en dorado. Es una obra de enjundia que posee el inconfundible estilo del artista y no falta el Maestro Mateo y su imagen del apostól, las espirales, el ingenuismo naif plenamente buscado, aunque esta vez prescinde de su desigual compartimentación geométrica que tanto le caracteriza y aparece un componente surrealista que dota aun más si cabe de mayor encanto a la composición. 

Esta obra tras exponerse en Ferrol, se exhibirá en las distintas capitales gallegas. @galiciamundiari