El Apóstol en la Catedral de Santiago: la imagen más abrazada del mundo

Santiago Apóstol en el Altar Mayor. / Autor.
Santiago Apóstol en el Altar Mayor. / Autor.

El Apóstol sentado centra el Altar Mayor, figura románica, cejas levantadas, ojos abiertos, como asustado al ver tantos peregrinos en su casa. Es la imagen más abrazada del mundo.

El Apóstol en la Catedral de Santiago: la imagen más abrazada del mundo

El primitivo altar fue consagrado por Gelmírez. El ara se encuentra en el Monasterio de San Paio. Se sustituyó en 1468 por otro diseñado por Domingo de Andrade, regalo del arzobispo Alonso III de Fonseca. A este le sustituyó el actual, diseño del canónigo Vega y Verdugo y construido por Peña de Toro en 1672.

Es una mesa con losa de mármol encima de la cual están cuatro gradas de plata repujada con el sagrario en el centro realizado por el platero Figueroa en el año 1701, sobre él una imagen de la Virgen en plata realizada por Pecul. El frontal es de plata y se coloca en las grandes ocasiones.

La figura del Apóstol sentado centra todo el Altar Mayor, es un Santiago de figura románica: cejas levantadas ojos abiertos, como asustado al ver tantos peregrinos en su casa, con el bordón en la mano izquierda mientras con la derecha señala un cartel que hace referencia a ser patrón de España. Es la imagen más popular de Galicia y la más abrazada del mundo.

En el Altar Mayor Santiago está representado en tres situaciones:

En el camerín como Apóstol, sentado, figura de granito gallego policromado del año 1211 con una grata expresión que parece agradecer el abrazo que se le da. La esclavina de 1762 es regalo del arzobispo Rajoy, incrustada con pedrería, diamantes y piezas de plata. Es una figura de aspecto popular que contrasta con la más conseguida de Mateo en el Pórtico de la Gloria, el Apóstol está descalzo, la cara esmaltada y sentado en sitial de plata.

Encima del camerín está la figura del Apóstol representado como peregrino rodeado de cuatro reyes arrodillados: Alfonso II el Casto que mandó construir la primera catedral; Ramiro I durante cuyo reinado Galicia adquirió predominio en el reino de León; Fernando el Católico que impuso paz a los señores feudales y Felipe IV que concedió a Galicia el voto en Cortes.

En lo alto Santiago a caballo ayuda a los cristianos en la batalla de Clavijo.

En el Altar Mayor alumbran constantemente desde 1340 cuatro bombillas en sustitución de las cuatro velas ofrecidas por Alfonso XI después de la batalla del Salado.

Últimamente delante de la Capilla se ha colocado un Altar sobre una grada, donde antiguamente estaba la sillería del coro fuera de la Capilla Mayor, por lo que el Altar se ha acercado a los fieles.

Estátua del abrazo. JRB
Estatua del abrazo. / JRB

El Pórtico de la Gloria

Al fondo de la nave central de la Catedral se encuentra el Pórtico de la Gloria, encargado en su visita a la Catedral por el rey de León y Galicia Fernando II (1157-1188) al maestro Mateo que lo construyó entre 1168 y 1188 como parte de la primera fachada Oeste de la Catedral la del Obradoiro, después de derribar la fachada de la segunda catedral de San Pedro de Mezonzo.

El Pórtico de la Gloria formaba parte de la fachada exterior, hasta el siglo XVI época de Fonseca en que se cierra para evitar su deterioro, construyendo una fachada por delan­te.

Es un amplio tríptico de piedra, una genial representación que en sus tres partes expone distintos episodios de la Biblia. Son diversas las interpretaciones que se han dado a lo que ha representado el maestro Mateo, época en que -los sermones en piedra- era la forma más común de explicar la religión al pueblo.

A lo largo de los años pasados, más de 700, la pintura policromada de las imágenes se fue perdiendo, siendo necesario que en los últimos diez años se llevase a cabo una amplia restauración, varias capas, logrando una recuperación similar a la policromía original. @mundiario

El Apóstol en la Catedral de Santiago: la imagen más abrazada del mundo
Comentarios