El verano también es nuestro, una controvertida campaña de Igualdad

La ministra de Igualdad, Irene Montero, durante una rueda de prensa. / Ministerio de Igualdad
La ministra de Igualdad, Irene Montero, durante una rueda de prensa. / Ministerio de Igualdad
Utilizar y manipular fotografías de señoras sin haberles pedido su consentimiento, además de una chapuza, es una ilegalidad que desacredita al ministerio y avergüenza a muchos ciudadanos.
El verano también es nuestro, una controvertida campaña de Igualdad

No suelo tumbarme al sol en las playas en las que, como decía el profesor Juan José Moralejo, “hay mucha arena”, pero a lo largo de mi vida he tomado baños de sol, de arena y de agua en arenales gallegos y de muchas playas de España compartiendo espacio con hombres, mujeres y niños donde cada uno busca su rincón para “captar”, de la forma que le parecía conveniente, los bronceadores rayos solares. En todos esos arenales jamás presencié un comentario despectivo hacia una mujer –o hacia un hombre– que exponían sus cuerpos serranos al sol y a la brisa marina. 

En este sentido, si hay algún lugar que nos iguala a todos, ese es la playa. Allí cada uno disfruta del sol y del agua a su manera y sin complejo alguno, ya sean gordos o flacos, con más o menos años, con la piel tersa o arrugada por la huella implacable que el tiempo deja en nosotros.  

Por eso, como decía el actor Simón Cabido cuando interpretada a doña Croqueta, la excéntrica y grotesca turista americana excéntrica, “my no comprender” la campaña infame del Ministerio de Igualdad “El verano también es nuestro” que, según dicen, pretende “reivindicar un verano para todas, sin estereotipos y sin violencia estética contra nuestros cuerpos”. 

¡Pues claro que el verano es nuestro!, es de todos, de hombres y mujeres con diversidad de cuerpos, una obviedad que este Ministerio parece haber descubierto ahora. La infamia es mayor porque varias señoras que ilustran esa campaña –la fotógrafa Ami Barbel, la modelo británica Nyome Nicholas y Sian Green-Lord– denunciaron que han utilizado sus imágenes sin permiso previo y las han manipulado descaradamente.

Cartel de una campaña de Igualdad. / RR SS
Cartel de una campaña de Igualdad. / RR SS

Todo indica que el Ministerio de Igualdad tiene una mirada sucia y ve cuerpos de mujer gordos o mutilados donde los demás vemos personas, seres humanos que disfrutan de la playa y no necesitan defensa porque no tienen enemigos. La mente retorcida de la ministra y sus colaboradores les lleva a pensar en españoles asilvestrados que en las playas se burlan de las mujeres que tienen unos kilos de más o algún defecto físico, lo que no es verdad, y se lanzan a proteger a esas personas de agresores que no existen.

En cuanto a la campaña en sí, utilizar y manipular fotografías de señoras sin haberles pedido su consentimiento, además de una chapuza, es una ilegalidad que desacredita a ese Ministerio y avergüenza a muchos ciudadanos. 

Es difícil encontrar una campaña tan burda como esta que induce a pensar que quienes la diseñaron y aprobaron viven acomplejados y creen que ellos han inventado la igualdad, que las personas normales venimos respetando.

¿Alguna dimisión, despido o cese fulminante después de tanto ridículo? Nada, ni siquiera una explicación de la ministra. @mundiario

El verano también es nuestro, una controvertida campaña de Igualdad
Comentarios