Un sueño insalubre está vinculado con el Alzheimer temprano y la demencia

El tiempo no es lo importante, sino la calidad del descanso. / Pixabay
El tiempo no es lo importante, sino la calidad del descanso. / Pixabay

Dormir bien por la noche es importante en todas las etapas de la vida, particularmente a medida que envejecemos.

Un sueño insalubre está vinculado con el Alzheimer temprano y la demencia

Todos conocemos lo difícil que es, para muchas personas, lograr conciliar con el sueño y hacerlo de una forma que sea reparadora y restauradora para nuestro sistema nervioso y/o con los diversos sistemas que comprenden al organismo humano.

En este contexto, voy a desarrollar, en breves palabras, lo que recomienda un estudio científico de la Universidad de Cambridge sobre el acto de dormir —con el fin de lograr un periodo de descanso saludable—, sobre su cantidad y calidad de horas y su vinculo con el deterioro cognitivo u otros trastornos psiquiátricos y demencias. Este estudio, y como ya se venía enunciando, manifiesta haber encontrado un vínculo estrecho entre el dormir una determinada cantidad de horas y el deterioro cognitivo; es decir, lograr un adecuado y profundo descanso es vital, porque ayuda a nuestro cuerpo a repararse y a lograr que todos sus sistemas funcionen de forma excelsa, llevándonos a una mejor salud mental y a disminuir el riesgo de otras patologías, como las cardíacas y la diabetes.

¿A qué se denomina un descanso perfecto?

Si bien la perfección absoluta es el gran objetivo en todos los actos de nuestra vida, se puede afirmar que para lograr un descanso casi perfecto debemos alcanzar dos ítems fundamentales:

> El tiempo que se duerme.

> La calidad del sueño que se consigue durante la noche.

Y la conclusión es que el tiempo no es lo importante, sino la calidad de ese descanso: si la calidad del sueño es la adecuada, el tiempo necesario para obtener un buen descanso varía de una persona a otra. Los expertos en esta materia siempre afirmaron que el tiempo promedio era de unas ocho horas de sueño. Sin embargo, hoy existen otras definiciones, así como que se deben considerar otros factores, que también cumplen su rol.

Un descanso inadecuado podría ser un factor de riesgo para el deterioro cognitivo. / Pixabay
Un descanso inadecuado podría ser un factor de riesgo para el deterioro cognitivo. / Pixabay

Entonces, para lograr un sueño saludable, ¿cuál es la cantidad de tiempo que debemos dedicarle al descanso?

En términos generales, existe un nuevo estudio el cual descubrió que, en promedio, siete horas son suficientes para alcanzar un adecuado rendimiento cognitivo y una buena salud mental. Este reciente estudio de investigación fue realizado por científicos de la Universidad de Cambridge y de la prestigiosa universidad Fudan, en Shanghái, China, quienes tras estudiar los hábitos de más de un millón de pacientes, descubrieron que siete horas es la cantidad ideal —a partir de la mediana edad— para lograr un saludable descanso nocturno. A la vez, se desprende que existen personas que necesitan dormir en ciclos más largos y otros más cortos, así como que la edad y el estado de salud son factores que alteran esta cantidad: las personas mayores suelen tener un sueño menos profundo y duradero.

En principio, debemos recordar aquella frase que dice: no siempre, más es mejor;la calidad es lo importante. En este sentido, los investigadores han podido concluir que dormir poco o dormir mucho está asociado a un rendimiento cognitivo deficiente, que se describe como dificultades en la atención visual, resolución de conflictos, velocidad de procesamiento o en la memoria; esto se suma a estudios anteriores, sobre el sueño y el rendimiento cognitivo en la enfermedad de Alzheimer temprana donde sugerían que un descanso inadecuado podría ser un factor de riesgo para el deterioro cognitivo en el envejecimiento; a la vez existe un vínculo entre la duración del sueño y el riesgo de desarrollar enfermedades como Alzheimer —es la causa más común de demencia— y demencia, sin olvidarnos de las enfermedades cardíacas y la diabetes (vale subrayar, que múltiples estudios han asociado los tiempos de sueño cortos y largos con el deterioro cognitivo a futuro).

En cuanto a la demencia, los expertos de la Clínica Mayo advierten que no se trata de una enfermedad específica, sino que existen varias enfermedades que pueden provocar demencia. Es un término que se utiliza para describir a un grupo de síntomas que afectan la memoria, el pensamiento, las habilidades sociales y que son lo suficientemente graves como para interferir en la vida cotidiana del individuo.

Para finalizar, y a modo de conclusión, voy a destacar lo que explicaron los expertos de la Universidad de Cambridge: "dormir bien, por la noche, es importante en todas las etapas de la vida, particularmente a medida que envejecemos. Encontrar formas de mejorar el sueño, de las personas mayores, podría ser crucial para ayudarlas a mantener una buena salud mental, y así evitar el deterioro cognitivo, en particular para los pacientes con trastornos psiquiátricos y demencias". @mundiario

Un sueño insalubre está vinculado con el Alzheimer temprano y la demencia
Comentarios