Repetir mil veces una verdad a medias acaba convirtiéndose en la verdad absoluta

Griñán y Chaves, ex dirigentes del PSOE. / TV
Griñán y Chaves, ex dirigentes del PSOE. / TV

Añadamos, para que sea posible, partir de algo verosímil y un razonamiento simplista.

Repetir mil veces una verdad a medias acaba convirtiéndose en la verdad absoluta

Alguien podrá decir que me repito y como explicación afirmo que también el PSOE se repite.

La familia del señor Griñán ha solicitado su indulto, hecho que no admite reproche.

Sin embargo, han apoyado públicamente la concesión del indulto personas como González, Zapatero, Díaz, Guerra, Ibarra, Bono, Solchaga, Solbes, Borrell, Sebastián, los ministros del PSOE y otros muchos nombres conocidos del espectáculo y la cultura.

Todos siguen el argumentario oficial y se apoyan en que no ha existido corrupción porque el señor Griñán no se ha lucrado personalmente, no se ha llevado ni un euro a su bolsillo y expresiones similares. En cuanto a que “nosotros” no hemos pagado la sede del partido con dinero público, es vergonzoso, porque crearon una tela de araña en toda Andalucía, vivero de votos, para mantenerse en el poder durante décadas.

Y lo repiten machaconamente, hasta el punto de que para muchos acabará siendo la verdad, a base de repetirlo mil veces.

El punto de partida es aparentemente verosímil, porque la sentencia no afirma, efectivamente, que el malversador se llevara a su casa dinero público. Y esta idea-fuerza arraiga fácilmente en la opinión pública, que acepta esta especie de globo sonda, verosímil y reiterado machaconamente, con un razonamiento simplista: si no se ha llevado dinero, no hay corrupción.

Propaganda eficaz para la consecución de un fin concreto, que a muchos les recordará la de otros tiempos y regímenes denostados. Pero el Código Penal contempla una segunda forma de malversación, de corrupción: la administración desleal de los recursos públicos; ambas modalidades merecedoras de pena de prisión.

El señor Griñán fue colaborador principal en esa administración desleal de lo público, por conocedor, desde su amplia experiencia en cargos públicos: Ministro de Sanidad, Ministro de Trabajo, Presidente de la Junta de Andalucía, Consejero de Economía y Hacienda de Andalucía, Presidente y Secretario General del PSOE, entre otros muchos ejercidos desde el año 1982.

Añadamos un plus de conocimiento, derivado de su condición profesional de Inspector de Trabajo. Por si esto no fuera suficiente, en la sentencia se da como probado que el Interventor General de la Junta de Andalucía advirtió oficialmente en numerosas ocasiones de las irregularidades que se estaban produciendo.

Finalmente, hay que recordar el tratamiento que el código ético del PSOE da a la corrupción en su artículo 8.1. El compañerismo de partido no puede justificar el apoyo del indulto y no se puede considerar revanchistas a quienes se oponen a él.

Resulta escandaloso que políticos de otros partidos se manifiesten a favor del indulto, porque con su actitud dan a entender que es solidaridad entre colegas: hoy por ti y mañana por mí.

Juan Don Nadie llega a la conclusión de que los políticos están exentos de responsabilidad penal por malversación en cualquiera de sus dos modalidades, ambas igualmente reprobables, con total impunidad. Ser administrador desleal de lo público sale gratis; los códigos éticos y el “tú más” son guiones teatrales, de cara a la platea de espectadores: unos aplauden y otros abuchean. @mundiario

Repetir mil veces una verdad a medias acaba convirtiéndose en la verdad absoluta
Comentarios