El arte, algo más que obras de cien millones de dólares

Picasso en El Prado. / Mundiario
Picasso en El Prado. / Mundiario

El arte plástico en estas últimas décadas ha llegado al conocimiento masivo del público.

El arte, algo más que obras de cien millones de dólares

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF) contiene 1.500 pinturas, 1.500 esculturas, 15.300 dibujos, 35.000 estampas o grabados, 2.000 fotografías… También diseños de arquitectura, partituras de música, artes decorativas y de diseño: muebles, orfebrería, porcelanas… Se considera, después del Museo del Prado, la institución que más obras de Arte tiene de Madrid.

El arte/-artes es una necesidad para los seres humanos. Desde que se ha encontrado un jabalí pintado, de hace 45.000 años en las Islas Seychelles, debemos aceptar, que las realidades plásticas, al menos, están con nosotros desde hace decenas de miles de años, posiblemente, antes, en otros materiales fungibles, que se hayan perdido, quizás en las pieles de las personas.

En concreto el arte plástico tiene una realidad que debe tener fundamentos en los cerebros y en las conexiones neuronales del ser humano. Posiblemente, podría ser uno de los primeros sistemas simbólicos y sígnicos, diríamos una especie de protoescritura, protoimagen, protosimbólica, protosígnica. Y, por consecuencia, con esas imágenes se transmitieron no solo imágenes, sino ideas sobre la realidad. Sus macrovisiones de los grandes acontecimientos o explicaciones del mundo, o, de las pequeñas cosas de la realidad…

Cuando nos enfrentamos/confrontamos con una pintura/dibujo/grabado/imagen estamos enlazando con una historia de imágenes y símbolos y de concepciones sobre el ser humano. Puede gustarnos más o menos esa imagen, puede gustarnos o no el estilo o la tendencia o la estética, incluso gustarnos más o menos los significados posibles, pero nos estamos mirando en unos mares-laberintos-espejos de nosotros mismos a lo largo de los siglos. Se le achaca a Picasso, que cuando salió de Altamira, pinturas de alrededor de quince mil años A.C., expresó no hemos inventado nada en artes plásticas desde entonces.

El fondo esencial del arte

Pienso que es un comentario acertado, posiblemente hayamos avanzado en técnicas, en estilos, en tendencia, en representaciones de realidades diversas, en ir acumulando historia, milenio tras milenio, pero posiblemente, el fondo esencial del arte, lo que hoy, denominaríamos metafísica del arte, quizás, sea o tenga un fondo esencial y semejante, hace treinta o cuarenta o diez milenios, o, la pintura que todavía está fresca en algún taller perdido de este mundo, hoy mismo…

El arte plástico en estas últimas décadas ha llegado al conocimiento masivo del público, por el ranking de precios, por/de algunas pinturas. Surgen en los telediarios como noticias a recordar, porque un lienzo de tamaño medio ha llegado a cien millones de dólares, sea de Picasso o de Warhol… Pero esto nos hace olvidar, la esencialidad del ser humano,  porque en definitiva, el arte es otro modo o instrumento, que los hombres han inventado o diseñado o descubierto de intentar entender y comprender el enorme misterio de lo humano, de la humanidad, de nosotros mismos. Es contarnos a nosotros mismos los que somos…

Se diría hoy, que con tanta riqueza cultural acumulada, tanto saber (ciencia, técnica, filosofía, artes, teologías-religiones, etc.) el ser humano encuentra multitud de espejos de explicaciones. Existen, salvo en el terreno de las ciencias, que ante los mismos fenómenos, la metodología de esta, permite, llegar a un acuerdo mundial entre especialistas. En los demás terrenos, nos movemos y conmovemos en el mundo de diversas interpretaciones. De tal modo, que entre los humanos se han creado mares de distancias y de aduanas intelectuales, unos, piensan que dicha realidad equis, se interpreta de un modo, para otros tiene otra explicación…

Palacio de la Real Academia de_Bellas Artes de San Fernando. / Wikipedia
Palacio de la Real Academia de_Bellas Artes de San Fernando. / Wikipedia

Algo o mucho de nosotros mismos

El arte/artes nos dice algo o mucho de nosotros mismos,  pero nosotros los humanos les vamos añadiendo interpretaciones/hermenéuticas a los objetos, a las realidades, a los sonidos, a los colores, a las líneas, a las formas. Es como un laberinto ilimitado de interpretación, que vamos corriendo por/en los siglos. Ejemplo, evidente y claro, para que usted no se pierda en las palabras, cada siglo se le añaden nuevos significados a las Meninas o al Quijote…

En casi toda ciudad o pueblo, de mayor o menor número de almas-espíritu que se han incardinados en carnes-cuerpos y mentes-conciencia existe un recipiente-edificio-arquitectura, que denominamos museo o fundación o colección, donde se encuentran cientos de obras de arte, en distintos estilos y en distintas temáticas. En definitiva, distintos modos de interpretar lo humano o la humanidad. Aquí, nos encontramos con este Museo (RABASF) que es demasiado desconocido por los mismos españoles, nos encontramos con un tesoro acumulado de varios siglos, que quizás, no hayamos valorado lo suficiente. Un museo a descubrir, que nos está esperando… @mundiario

El arte, algo más que obras de cien millones de dólares
Comentarios