Pablo Picasso y el galleguismo

Antigua Escuela de Bellas Artes de A Coruña, hoy Instituto Eusebio da Guarda
Antigua Escuela de Bellas Artes de A Coruña, hoy Instituto Eusebio da Guarda.
Durante su etapa en A Coruña, Picasso estuvo siempre sujeto a oír los dimes y diretes que sus mayores comentaban sobre la República, el federalismo, y en particular el galleguismo.
Pablo Picasso y el galleguismo

Varios de los líderes provincialistas de finales del siglo XIX destacaron por su oficio de periodistas, escritores y poetas; tal cual Manuel Murguía, Salvador Golpe, García Ferreiro y Alfredo Brañas.

El galleguismo o provincialismo o regionalismo gallego fue asumido además por muchos de los profesores que impartieron sus clases en la Universidad y en los institutos. El mismo López Ballesteros, que fue un destacado provincialista y director del Instituto de Segunda Enseñanza de A Coruña ―anexo a la Escuela de Bellas Artes donde estudió Pablo Picasso y fue profesor su padre―, recogió un conjunto de versos y canciones breves que estaban desapareciendo.

Algunos regionalistas no pasaron de folkloristas y le tuvieron siempre miedo al nacionalismo que se podía desprender de su actividad. Tal fue el caso de Emilia Pardo Bazán.

Pablo Picasso, durante su etapa en A Coruña (1891-1895), estuvo siempre sujeto a oír los dimes y diretes que sus mayores comentaban sobre la República, el federalismo, y en particular el galleguismo; que seguía el surco que iba abriendo la tan lejana Cataluña. Sin embargo y debido a su edad y a la mínima experiencia vital y de conocimientos, el galleguismo que respiraba se aprehendía a partir de los alalás que un día recordó que se cantaban por la fiesta grande de María Pita y en los bailes en Santa Margarita.

En A Coruña abundaban los funcionarios (como su padre don José Ruiz), los comerciantes venidos de otras tierras, y los maragatos que se sentían henchidos y superiores a los gallego-bercianos y al populus del Ejército que eran gallegos de aldea ―hasta el punto de que el director de la Banda Militar, el “señor Santos”, hace la música de uno de los primeros himnos gallegos que se conocen―.

Pablo Picasso pintará uno de los bailes de Santa Margarita y algunos tipos gallegos que en ningún momento llegan a caracteres y que es de suponer que en algunos casos fueron copiados de otras láminas de las revistas ilustradas y/o de la obra de autores como Dionisio Fierros y Ricardo Balaca.

Los gallegos de todas las clases sociales amaban a su tierra, pero gran parte de ellos sólo ponía en práctica el folklorismo “sin pecado” como hacía la reseñada Pardo Bazán en su granja de Meirás, al son de las gaitas y la alegría del baile que ante los invitados mostraban sus hijas Blanca y Carmen.

Quede fuera de toda duda que Picasso era un emigrante en Galicia y que entre el folklore agarimoso e incluso jocoso y el palabro galiciano que Fernández Deus (director de la Escuela de Bellas Artes) terminó utilizando con rabia y despecho, siempre prefirió el primero. @mundiario

Pablo Picasso y el galleguismo
Comentarios