Ley de Información Clasificada: los cuatro nuevos niveles de los secretos oficiales

CNI. / RR SS
CNI. / RR SS

El Gobierno pasa la reforma de la Ley de los Secretos Oficiales por el Consejo de Ministros, para aprobar la desclasificación de información sensible desde los cuatro hasta los 50 años.

Ley de Información Clasificada: los cuatro nuevos niveles de los secretos oficiales

La reforma de la Ley de Secretos Oficiales sigue su avance para su aprobación. El anteproyecto de esta nueva normativa, que busca derogar la vigente desde la época franquista, pasa por el Consejo de Ministros para dar el visto bueno a que los altos secretos del Estado español, aquella información más sensible, puedan ser desclasificados tras haber transcurrido medio siglo.

La nueva Ley de Información Clasificada reemplazará la que permanece vigente desde 1968, que no establece la caducidad de las informaciones secretas a menos de que se tramite su desclasificación por la vía legal, a través de un juez. Se trata del primer gran cambio en esta materia desde el franquismo, y viene precedida de los escándalos de espionaje contra dirigentes independentistas con el programa Pegasus.

Con el visto bueno del Consejo de Ministros, que se reúne esta tarde para que el presidente Pedro Sánchez pueda presidirlo a su llegada de la gira por los Balcanes Occidentales, el texto será sometido a consulta con los ministerios antes de su aprobación definitiva y posterior pase al Congreso, donde sería refrendado tras las vacaciones de verano, pese a que Sánchez había prometido en el debate del estado de la nación que el documento saldría adelante antes del final de julio.

El Gobierno confía en que no habrá muchas complicaciones para aprobar la siguiente ley. Su propuesta de reforma fue inicialmente planteada por el PNV en 2016, y era una de los pendientes en la lista parlamentaria de este año del Ejecutivo de coalición. Por su parte, el PP ha tendido la mano el PSOE para tramitarla, pero ha criticado la falta de comunicación de los socialistas con Génova, para pactar una ley que, a priori, sugiere la colaboración de las dos principales fuerzas políticas españolas.

Las nuevas clasificaciones de los secretos de Estado

Por primera vez se determina que los jueces podrán solicitar la desclasificación de documentos secretos sin elevarla hasta el Consejo de Ministros, como se hacía hasta ahora. La nueva ley establece que un magistrado podrá hacerlo directamente a través la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo. Además, se fijará un concepto menos ambiguo de lo que es para el Estado información clasificada.

En este sentido, la mayor novedad de este texto es que establece hasta cuatro nuevas categorías donde se ubicará la información con base en su sensibilidad. Entre más comprometedora sea la información, mayor tiempo tendrá para que caduque su clasificación. El rango va desde un mínimo de cuatro años para las informaciones menos protegidas hasta los 50 años, con derecho a una década más de prórroga para los secretos más profundos, aunque también contempla la desclasificación parcial o total para cada uno, manteniendo ocultos ciertos párrafos.

Las nuevas categorías son alto secreto, secreto, clasificado y restringido; que reemplazan las dos actuales de secreto y confidencial. Este cambio en la clasificación de los secretos obedece a la intención de homologar la legislación vigente a las que establece la UE y la OTAN, así como también facilitar el intercambio de documentos.

Según conoció El País, los altos secretos serán considerados como las informaciones “cuya difusión no autorizada pueda causar un daño extraordinariamente grave a los intereses o la seguridad de España”, mientras que la divulgación de secretos ocasionará “daños graves”, la información confidencial será “perjudicial” y los documentos restringidos serían los que resulten “desfavorables”.

Blinda el Ministerio de la Presidencia

El anteproyecto también recoge la creación de una Autoridad Nacional de Seguridad (ANS), un organismo que velará por la protección de la información clasificada del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y que dependerá del Ministerio de la Presidencia, Relación con las Cortes y Memoria Democrática, en lugar de la cartera de Defensa.

El Ministerio de Defensa, encabezado hoy en día por Margarita Robles, ha sido el único departamento del Estado español al que se le han atribuido la protección y gestión de los secretos oficiales, pero ahora esas informaciones podrán ser manejadas también por la cartera de Presidencia, dirigida por Félix Bolaños. Supuestamente esta transición de competencias no ha generado fricciones, según Sánchez, pues Robles dio el visto bueno al texto.

De esta manera la nueva ANS se encargará de la protección de los secretos, concederá las acreditaciones de seguridad necesaria para acceder a ellos, coordinará a las unidades que manejan la información secreta entre los ministerios y garantizará el cumplimiento de los acuerdos internacionales en la materia que haya suscrito España.

La ley también establece que la información será únicamente desclasificada por la autoridad que los reservó en primer lugar. Por esto, el Consejo de Ministros será el único que podrá desclasificar los altos secretos, mientras que los demás podrán serlo por los ministerios como Defensa o Interior, los secretarios de Estado como la directora del CNI y autoridades civiles o militares como el jefe del Estado Mayor de la Defensa. @mundiario

Ley de Información Clasificada: los cuatro nuevos niveles de los secretos oficiales
Comentarios