La importancia (y urgencia) del buen periodismo

Antiguas herramientas de edición.
Antiguas herramientas de edición.
La investigación, la divulgación y la cultura vienen siendo funciones del periodismo riguroso.
La importancia (y urgencia) del buen periodismo

Los intereses mercantilistas y políticos (entendiendo por política la vigente feria nacional) se han acoplado a los mensajes periodísticos, que habitualmente y por rachas nos atosigan con temáticas recurrentes, demenciales, engañosas y de rápida absorción, ya que los poderes que sustentan a los medios de comunicación parecen pretender sacralizar ciertos aspectos del sistema sociocultural para que no desaparezcan los privilegios que ellos otorgan a los actores de la actualidad.

Últimamente parece que todas las noticias son dadas por la clase política, alcanzando el éxito estratégico según el que la población se dedica a hablar de la clase política como si estuviese siguiendo una teleserie.

Los mítines y debates electoralistas juegan a la manipulación de la opinión pública, y es como si nos hiciesen olvidar nuestras inquietudes de un día para otro: anulan al individuo erigiéndose en casta, estableciendo unas legislaciones xenófobas, desde el momento en que defienden un clasismo sobre el cual ellos se proclaman hacedores.

Vemos programación televisiva colmada de seres humanos interactuando bestialmente, como alimañas, poniendo a prueba a la razón. Es decir, eleminando de nuestras mentes la capacidad reflexiva, cuando establecen por normalidad la extravagancia.

La investigación, la divulgación y la cultura vienen siendo funciones del periodismo riguroso, pero hoy en día cualquier personaje que nos enseñan los medios de comunicación suscita tanto parodia como descrédito, en una decepción popular que se resigna a jamás ser retratada por las cámaras.

La observación, la comparación (la comunicación actor-espectador exitosa y efectiva) debieran ser esclarecedoras ante el público y dar paso al empleo de la lógica ante las declaraciones y el diálogo propuesto. También, el conquerimiento de paz y justicia, entendiendo la comunicación como un aprendizaje, acercamiento entre comunidades civiles, el hallazgo de la verdad en imágenes. 

Una sociedad informada conduce a un mundo en el que nadie sufre, lo cual debería ser el objetivo de nuestros gobiernos. @mundiario



  

La importancia (y urgencia) del buen periodismo
Comentarios