Xaquín Marín, humorista gráfico

Museo do Humor, en Fene (A Coruña). / Mundiario
Museo do Humor, en Fene (A Coruña). / Mundiario

Viñetista en la prensa gallega desde hace décadas, fue el renovador del humorismo gráfico gallego y el inspirador y creador del Museo de Humor Gráfico de Fene (A Coruña).

Xaquín Marín, humorista gráfico

Xoaquín Bieito Marín Formoso (Ferrol, 1943) –Xaquín Marín– es uno de los principales viñetistas gallegos y españoles de la segunda mitad del siglo veinte, y lo que va de este. Basta leer el artículo académico de F. Caballero Wangüemert, titulado: Xaquín Marín: arte y compromiso del humor gráfico gallego.

No sé si somos conscientes, que toda sociedad o cultura o tribu o aldea, crea y consume uno o varios tipos de artes. Puede ser la música, la plástica, la literatura, etc. Me llamó mucho la atención, hace muchos lustros, que en algunos pueblos amerindios el “tocado de plumas” era un verdadero arte, y, hasta donde recuerdo y leí, no solo dedicaban muchos meses en realizar uno de esos tocados, porque había que recolectarla de las plumas de aves reales y naturales, sino de determinadas de ellas, de determinados colores, para producir determinado efecto, de forma y significado y estética. Dicho de otro modo, para esos pueblos locales, pequeñas tribus, los tocados de plumas, no solo eran una representación estética, sino también social, política, económica, etc. Es decir, todas las funciones que el arte o las artes cumplen.

Recuerdo este detalle, para que seamos conscientes que el humor gráfico y las viñetas, igual que los tocados de plumas, tienen distintas funciones, no solo analizar realidades del presente, actuales o novedosas, o temas intemporales, sino también, tienen componentes estéticos y artísticos. En el caso de las viñetas de humor, a mi entender, son, al menos, el conjunto de tres grandes ríos: las noticias o la información, la literatura en forma epigramática o aforística o pequeños diálogos, y, la dimensión plástica, a través del dibujo.

Pero se produce otro fenómeno, que toda sociedad o cultura, tiene lo que en latín paladino y vulgar, artes de primera y artes de segunda. Las grandes bellas artes, que desde la antigüedad griega, serían las famosas siete. Y, después, se han ido desprendiendo o creando otras nuevas. El humor gráfico o el cómic sería el noveno arte. Pero para la percepción popular, los “monos” como los denominan en algunas zonas de América del Sur, a las viñetas, pues, para le mentalidad profunda del colectivo humano, es, hasta ahora, una manifestación cultural semipopular, sino un arte secundario o terciario…

La prueba está, que ahora, que existen al menos, unos mil periódicos digitales, porque como dicen, los tratados o tesis doctorales sobre el articulismo periodístico de opinión o literario, lo que esta columna pretende ser, entrar en ese grupo. Dicen, que el ethos del autor, es importante, y, aunque no hay que caer en el egotismo, si hay que añadir algunas notas de experiencia personal del autor… Y, aunque no se lo crea el lector, este escribiente y observante y pensante del articulismo, si ha abierto, al menos, mil de los diarios digitales que existen en esta Península Ibérica o Piel de Toro –no digo leído, pero si abierto y viajado por algunas de sus secciones, al menos alguna vez-.

Y, he visto, que al menos, la mitad de periódicos digitales, locales, comarcales, provinciales, regionales. Al menos, la mitad no tienen una sección de humor gráfico, lo cual, a mi modo de ver, es un error. Porque, a semejanza que se tiene una sección de opinión o de artículos de opinión, las viñetas, al menos, entraría en ese capítulo. Por otro lado, existen cientos de viñetistas, que estarían dispuestos a publicar en esos medios digitales. Por lo cual, uno, no comprende muy bien, la situación. Porque en papel, ocupa un lugar, que quizás, los equipos de redacción consideran que no se les debe otorgar a los viñetistas. Por otro, lado está la enorme competitividad entre diversos tipos de medios (radio, televisión, digitales, webs, redes sociales, etc.), para compatibilizar y repartirse los pocos panes que existen. Las oleadas de crisis económicas que se encabalgan en estos últimos lustros...

Pero debemos entender y comprender, estoy seguro, que las viñetas, casi todas las personas que entran en un periódico, si están repartidas, entre las secciones generales, todo el mundo las lee. O, dicho de otro modo, cuándo alguien ha abierto el Ideal Gallego o la Voz de Galicia, donde Xaquín Marín ha publicado sus textos-dibujos humorísticos. Estoy seguro, que en papel, el noventa por ciento de personas, se detenían un momento y leían y veían y se sonreían con las viñetas del autor que comentamos.

Aquí, levanto una lanza en homenaje a Xaquín Marín, y, por el humorismo gráfico gallego, que, en mi modesto entender y comprender tiene una fisonomía propia, y, ha sabido seguir una línea evolutiva. Bien merece, que leamos-veamos las viñetas de Xaquín Marin, bien merece, que alguien en la gran Galicia llena de bosques y mares y viento y nubes, y, del señor Santiago, se le haga un gran homenaje y una gran exposición antes que los relojes lleguen a la noche… @mundiario

Xaquín Marín, humorista gráfico
Comentarios