¿Y si gano el premio del Powerball esta noche?

Powerball. / RR SS.
Powerball. / RR SS.

A este juego de azar se puede apostar en 45 estados de Estados Unidos y en Washington, y si uno tiene suerte, la ganancia es fabulosa.

¿Y si gano el premio del Powerball esta noche?

Acabo de jugar los seis números del Powerball, con la esperanza de ganar un premio de más de 130 millones de dólares y dar un giro trascendental a mi vida.

El Powerball es una lotería que se juega los lunes, miércoles y sábados en 45 estados de Estados Unidos, uno de ellos la Florida, donde resido, y también en el Distrito Federal, donde está la capital de la nación, Washington, en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes estadounidenses.

Se juegan cinco números del 1 al 69, y una bola, del 1 al 26. El costo del billete es dos dólares.

Sueños y planes

¿Qué haría si acierto los números ganadores?

Primero que todo, poner a mi familia a vivir como la realeza. Lo primero es la familia. Como dijo Alain Delon en la película El tulipán negro, que mis lectores menos jóvenes sin duda recordarán: “Ah, la famille!”

También acabaría de pagar de una vez la hipoteca y compraría varios automóviles nuevos. En Miami, uno está obligado a moverse en auto, porque el escaso transporte público es ineficiente y casi inexistente en amplias zonas de la extensa ciudad. El tren conocido como Metrorail solo sirve para los que viven cerca de la costa y se desplazan en el eje norte-sur. Los demás, tenemos que dedicar una parte sustancial de nuestros ingresos a pagar el auto y todo lo que conlleva: seguro, gasolina, reparaciones, mantenimiento, todo eso cada día más caro.

Compraría también un piso en el centro de una ciudad española, preferiblemente Madrid, aunque Toledo, Sevilla o Granada serían buenas opciones, entre muchas otras, como Santiago de Compostela, A Coruña, Oviedo. Vivir cerca de la Plaza Mayor en Madrid, o de la Plaza de Zocodover en Toledo, sería maravilloso.

Allí no tendría automóvil, ¿para qué? Los años que viví en Madrid no tenía coche y ni siquiera sabía conducir. No me hacía falta para nada: en el magnífico metro iba rápidamente a cualquier punto de la capital, y cuando quería visitar las ciudades próximas, los trenes de cercanías o el excelente servicio de autobuses me transportaban en poco tiempo a mi destino.

Ese apartamento en España sería mi base para viajar a ciudades europeas que siempre he querido conocer, o regresar a las que ya he visitado, como Barcelona, Roma, Venecia. Y también para ir a Turquía, Egipto y darme un salto a India, China, Japón, ¿por qué no?

Cumpliría por fin mi promesa de hacer el Camino de Santiago, partiendo desde As Pontes de García Rodríguez, el pueblo de Galicia donde nació mi querido abuelo Sergio. Y volviendo la vista al país donde resido actualmente, los maravillosos Estados Unidos, acabaría de cumplir otra promesa: visitar las capitales de los 50 estados de la Unión, de las que ya conozco varias.

Ayudar a los desfavorecidos

Ayudaría también a todo el que pudiera, porque me parte el corazón ver que en el país más rico del mundo hay tanta gente viviendo en la pobreza y aproximadamente medio millón durmiendo en la calle. Eso es injusto, es inhumano, y se puede solucionar si el gobierno tuviera la voluntad política y si los superricos que tienen miles de millones de dólares no fueran tan tacaños y donaran una pequeña parte de sus fabulosas riquezas.

Pues ya saben lo que haría si acierto los números ganadores del Powerball. Las probabilidades de ganar son 1 entre 292 millones, pero yo juego sin perder las esperanzas, porque como dice el lema de la Lotería de Nueva York: “Nunca se sabe”. Y aunque por ahí dicen que el dinero no da la felicidad, yo creo que eso es un cuento que los ricos han inventado para tranquilizarnos al resto de nosotros. Siempre recuerdo la frase de Woody Allen: “El dinero no da la felicidad, pero produce una sensación tan similar, que hace falta un especialista muy avanzado para verificar la diferencia”.

Ya les contaré si gano. @mundiario

Los invito a leer mi novela de fantasía mitológica La espada macedonia, publicada por Mundiediciones, y a descubrir la verdadera identidad de su protagonista, el misterioso aventurero multimillonario Apolo Morgan.

¿Y si gano el premio del Powerball esta noche?
Comentarios