Xóchitl, Yasmín y el framing mediático

Xóchitl Gálvez, candidata presidencial del Frente Amplio en México. / @XochitlGalvez
Xóchitl Gálvez, candidata presidencial del Frente Amplio en México. / @XochitlGalvez
¿A quién recurrir cómo fuente informativa un ciudadano si deliberada e intencionalmente muchos medios de comunicación toman partido y se presentan como imparciales y objetivos?
Xóchitl, Yasmín y el framing mediático
Xóchitl Gálvez y Yasmín Esquivel recientemente fueron acusadas de incurrir en plagio en la elaboración de su respectivo trabajo documental que presentaron para obtener el grado de licenciatura. La primera en ingeniería en computación, la segunda en derecho. Ambas por la UNAM. Independientemente de la resolución académica emitida por el Tribunal Universitario, llama la atención el tratamiento diferenciado que los medios de comunicación realizaron sobre cada caso en particular. 
 
Xóchitl y Yasmín militan en bandos opuestos. La primera sigue luchando, a pesar aceptar el plagio, por llegar a las boletas electorales como candidata a la presidencia del país por parte del Frente Amplio por México. A la segunda, vinculada a Morena, con la acusación de plagio la descarrilaron de la carrera por la presidencia de la Suprema Corte de Justicia y del Consejo de la Judicatura Federal. Veamos el tratamiento editorial que el periódico Reforma, a fin al Frente, y La Jornada, a fin a Morena, realizaron de estas denuncias de plagio académico.
 
El 21 de diciembre de 2022 el critico literario Guillermo Sheridan publicó en el portal de Latinus: “Una ministra pasante: Yasmín Esquivel, candidata a presidir la SCJN, plagió su tesis de licenciatura”. Reforma fue el medio impreso que mayor cobertura le dio a la denuncia. Le dedicó cuatro primeras planas, y eso porque se atravesó el 25 de diciembre que fue feriado y no se publicó el diario.
El 22 de diciembre, con foto de la ministra e imagen de la tesis aludida, Reforma publicó en su portada: “Exhiben a Ministra por plagio de tesis”. Al día siguiente, la intencionalidad política de su portada fue clara y directa e inequívoca: “Exigen renuncia de Ministra por plagio. Piden honestidad y advierten desgaste innecesario de la Suprema Corte”. A manera de regalo de navidad, el sábado 24 de diciembre Reforma consignó en sus ocho columnas; “Confirma UNAM plagio de tesis”. El lunes 26, por primera vez Reforma dio espacio a la versión de la ministra y publicó en su primera plana: “Dice que le fusilaron su proyecto de tesis”. Hasta ahí la cobertura de Reforma sobre el caso de plagio de la ministra. Y también hasta ahí sus aspiraciones para presidir la Suprema Corte. Norma Piña salió ganando con este escándalo mediático.
 
Por su parte, La Jornada solo le dedicó tres espacios en sus primeras planas durante esa campaña de desprestigio a la ministra Yasmín Esquivel. Su primera alusión al tema apareció el viernes 23 de diciembre de 2022: “Avalan asesora de tesis y sinodal probidad de la ministra Esquivel”. Al siguiente día publicó: “AMLO: acusan a Ministra con fines políticos”. Y en la tercera publicación de esta primera tanda aparece una foto a todo color de la ministra con el siguiente encabezado: “Niego supuesto plagio de tesis; Yasmín Esquivel Mossa”. Hasta aquí la historia de la ministra en La Jornada.
 
La difusión en los medios tradicionales del caso de plagio de Xóchitl fue diametralmente opuesta. El 18 de septiembre de 2023 la denuncia la realizó el usuario de la plataforma X, @padron_09 en cuyo perfil aparece el nombre de Bernardo Escalante, quien cuenta con 3,732 seguidores acumulados desde noviembre de 2009, fecha en que se unió a la antigua red de Twitter. La única alusión al tema por parte de Reforma en su primera plana la publicó tres días después de esta denuncia, el 21 de septiembre, debido a que un día antes la propia Xóchitl aceptó en la red X que si había plagiado su tesis: “Acepta Xóchitl su error; revisa UNAM su tesis”. Ahí termina esta historia para Reforma.
 
Por su parte, La Jornada mencionó el plagio de Xóchitl en dos portadas. La primera, al igual que en el caso del Reforma, el 21 de septiembre de 2023 como repercusión de la aceptación de la propia Xóchitl de su falta: “En mi titulación, sí la pendejé: Xóchitl Gálvez”. La segunda para cerrar el tema al día siguiente: “Plagió Xóchitl 22% de informe de titulación, según análisis con software”. Se acabó el tema.
 
Alberto Ardèvol-Abreu explica en su texto “Framing o teoría del encuadre en comunicación” que “la noticia es una construcción textual y visual realizada alrededor de un eje de pensamiento, de una determinada perspectiva”. En ese sentido, Reforma desplegó todo su arsenal editorial contra la ministra Yasmín, independientemente de que fuera o no inocente como, por cierto, lo determinó la UNAM posteriormente. Desde su perspectiva política era inaceptable que una persona a fin a Morena quedara al frente del poder judicial, por lo cual todo su esfuerzo editorial se orientó a descarrilarla. Como finalmente sucedió. Por su misma perspectiva política hizo todo cuanto pudo por esconder el caso de plagio de la candidata del Frente a la presidencia. Sólo cuando Xóchitl lo reconoció, el periódico no tuvo más remedio que abordar el tema en su primera plana, aunque, claro, de manera matizadas: fue un error, y cualquiera puede cometer un error. La misma falta de plagio, medida por el mismo diario con dos varas editoriales totalmente diferentes.
 
Por su parte, La Jornada, pro 4T, tuvo un desempeñó editorial inverso al de Reforma. Publicó la versión de Yasmín y su defensa, antes que condenarla. En el caso de Xóchitl, su estridente confesión fue nota de primera plana prácticamente en todos los medios. Al día siguiente La Jornada no paso de cuantificar el tamaño del plagio: 22%.
 
La definición de Ardèvol-Abreu sobre framing establece cuatro rasgos generales de este fenómeno editorial:  
 
1. Se seleccionan algunos aspectos de la realidad. Los criterios de selección de Reforma y La Jornada son contrapuestos y obedecen a su respectiva afinidad política. 
 
2. Se les otorga un mayor énfasis o importancia a ciertos aspectos de la realidad. Reforma dedicó cuatro primeras planas para atacar a la ministra y una para defender a Xóchitl. La Jornada tres en defender a la ministra y dos en atacar a Xóchitl. 
 
3. Se define el problema, se diagnostican sus causas y se sugieren juicios morales. Para Reforma, Yasmín no puede aspirar a presidir el poder judicial, pero Xóchitl sí puede aspirar al poder ejecutivo, la razón, el interés político del periódico. La Jornada no se atreve a dar juicios morales sobre ninguno de los dos casos. 
 
4. Y se proponen soluciones y conductas apropiadas a seguir. Es claro que la candidata del Reforma al poder ejecutivo es Xóchitl, previsiblemente publicará todo lo que beneficie su objetivo. Para La Jornada Xóchitl no es su candidata, es probable que difunda todo aquello que la pueda perjudicar.
 
Los medios de comunicación viven de la confianza de sus usuarios en la información que manejan. Siempre existe un grado de subjetividad que determina el perfil editorial de cada medio y que generar afinidad con su respectivo público. De hecho, el framing es consustancial a la actividad profesional de cualquier tipo de medio, incluidos los digitales. Sin embargo, cuando esta subjetividad predomina sobre todo criterio noticioso, sobre toda objetividad e imparcialidad, el propio medio pone en riesgo la confianza que se puede derivar de la información que emite. El propio medio de comunicación se transforma en medio de manipulación, para detrimento de sus consumidores en particular y de la democracia en general. ¿A quién recurrir cómo fuente informativa si deliberada e intencionalmente muchos medios de comunicación toman partido y se presentan como imparciales y objetivos? Al parecer la batalla política está precedida de una guerra mediática sin cuartel. De aquí a la elección del 2024 veremos innumerables ejemplos del framing mediático, que por cierto es más evidente en las redes socio digitales. @mundiario
 

Comentarios