Buscar

El vicepresidente de EE UU habló con Guaidó: “Estamos con Venezuela”, le dijo

La agenda de la Casa Blanca apunta a seguir aplicando todas las medidas de presión financiera posibles para que se debilite la estructura de poder de Maduro y así ocurra una ruptura en el apoyo del aparato militar que él financia.
El vicepresidente de EE UU habló con Guaidó: “Estamos con Venezuela”, le dijo
El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, reunido con el simbólico presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, cuando lo recibió en la Casa Blanca, Washington DC, en febrero de este año / Infobae.
El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, reunido con el simbólico presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, cuando lo recibió en la Casa Blanca, Washington DC, en febrero de este año / Infobae.

El país más poderoso del mundo y que busca mantener el estatus quo de su orden global mediante la expansión de su influencia diplomática y económica a naciones subdesarrolladas o en crisis, sigue demostrando que su mayor prioridad es reestabilizar al país más inestable del hemisferio occidental y de América Latina, situado justo al sur de lo que esta potencia llama su ‘patio trasero’: Venezuela.

Y es que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, habló este pasado lunes con el líder opositor Juan Guaidó, a quien le ratificó su apoyo como presidente encargado de Venezuela. “EEUU continuará al lado de ustedes hasta que la libertad sea restituida”, escribió en su cuenta de Twitter.


Quizás también te interese:

Chile pide un gobierno de transición y nuevas elecciones presidenciales en Venezuela


Esto implica que la Casa Blanca podría reforzar su estrategia de sanciones con nuevas medidas prediseñadas de presión financiera sobre toda la estructura de activos, capitales, bienes y cuentas externas que los altos funcionarios de la cúpula de Maduro y el propio líder comunista tienen domiciliadas en paraísos fiscales (países con altos índices de secreto bancario como Suiza, Panamá y Andorra).

Esa declaración se produjo después de que el vicepresidente de EE UU mantuviera una conversación telefónica con el líder opositor venezolano. Pence le dijo a Guaidó que Washington continuará al lado del país caribeño “hasta que recobre su libertad”. 

“Hoy tuve una grandiosa llamada con el presidente de Venezuela Juan Guaidó. Bajo el liderazgo de Donald Trump, Estados Unidos apoya al presidente Guaidó y al pueblo venezolano amante de la libertad. Estamos con ustedes”, escribió Pence, sobre la conversación telefónica que mantuvo el lunes con el líder venezolano.

La crisis política, económica y social de Venezuela ha entrado en una fase de máxima tensión debido a que la nación es totalmente controlada por un régimen autoritario (el gobierno -de facto- de Nicolás Maduro) que busca cerrar su ciclo de dominio sobre el Estado con unas cuestionadas elecciones parlamentarias (pautadas para el 6 de diciembre) diseñadas a la medida de sus circuitos electorales y sus zonas de control político-militar para así tener poder absoluto sobre la creación de leyes y gobernar el país por decretos de forma indefinida sin ningún muro de contención en las instituciones internas.

El punto cumbre de las relaciones entre Estados Unidos y el simbólico gobierno interino de Juan Guaidó se evidenció cuando el 5 de febrero de este año el presidente Donald Trump recibió en la Casa Blanca al líder opositor venezolano, con quien sostuvo una reunión de dos horas en su despacho en la Oficina Oval, pero aunque no ha trascendido información concreta sobre lo que Trump y Guaidó discutieron en ese encuentro a puerta cerrada, no se descarta que ambos líderes hayan analizado nuevas estrategias de presión financiera con sanciones más quirúrgicas y precisas sobre el monopolio de capitales que sostiene el complejo aparato militar que blinda a Maduro en el poder. 

Además, tampoco se descarta una posible estrategia de disuasión militar indirecta de EE UU como condición in extremis si el régimen chavista no acepta un ultimátum para una negociación por la instauración de un Consejo de Estado que asuma el Gobierno temporal a fin de aplicar medidas de alivio a la crisis económica interna y se organicen unas nuevas elecciones presidenciales para reformar todo el convulso Estado venezolano sin la participación de Maduro ni Guaidó. @mundiario