Buscar

El régimen de Maduro afianza su control político con la extensión de la cuarentena hasta diciembre

Hasta ahora, el país suma 7.169 casos de coronavirus, con 2.100 recuperados, 5.004 casos activos y 65 fallecidos. Maduro saca ventaja de una nueva estrategia para contener la tensión social por la crisis.
El régimen de Maduro afianza su control político con la extensión de la cuarentena hasta diciembre
El presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro, junto a los más altos funcionarios civiles y militares de su régimen autoritario / Transparencia Venezuela.
El presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro, junto a los más altos funcionarios civiles y militares de su régimen autoritario / Transparencia Venezuela.

La crisis en Venezuela ya no es un conflicto al borde del colapso político y social. Ese punto de quiebre ya hizo implosión desde que la pandemia de coronavirus llegó al país sudamericano y empezó a profundizar la espiral de desgaste socioeconómico de la población, cuyo 50% depende de un ingreso diario en la economía informal y el 70% subsiste con las remesas que sus familiares envían desde el exterior (más de 3 millones de venezolanos emigraron en busca de una mejor calidad de vida a países de Sudamérica desde la agudización de la crisis en 2017). 

Pero este pasado domingo 5 de julio, en el Día de la Independencia del país con 209 años de celebración, los venezolanos se llevaron un verdadero shock que termina de profundizar el distorsionado sistema de vida de esa nación: la cuarentena por la pandemia de Covid-19 permanecerá vigente por lo que resta de año, es decir, durante cinco meses más, hasta el 31 de diciembre de 2020.

El anuncio lo dio el presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro, quien informó que la “cuarentena radical” y la implementación del “esquema 7x7 se mantiene, a partir de este lunes, y “todo el país tendrá siete días de aislamiento social voluntario”.

“Se mantiene el esquema 7x7 durante lo que resta de año, desde mañana (hoy lunes) todo el país entra en cuarentena radical”, aseveró el líder chavista.

Maduro también indicó que si en alguna región o estado se hace necesario tomar “acciones drásticas” por algún brote, se suspenderá la flexibilización para, según dijo, “proteger a la población”.

Esta medida llega justo en medio del anuncio que recientemente hizo el Consejo Nacional Electoral (CNE) al convocar a nuevas elecciones de la Asamblea Nacional (Parlamento) para el próximo 6 de diciembre, esto bajo la configuración de un nuevo órgano y sistema electoral que profundizará el esquema de control de los circuitos de votación con los flujos electorales y sociales más densos de forma territorial con un amplio beneficio político para el chavismo y el gobierno de Maduro, que controlan esas zonas con sus prebendas de entrega de alimentos subsidiados y pagos de bonificaciones en moneda nacional devaluada (bolívares) para los grupos socioeconómicos y comunidades más golpeados por la crisis de hiperinflación, desempleo, pobreza, hambre, y ahora, del confinamiento e infecciones derivados de la pandemia de coronavirus.

Hasta el 5 de julio, en Venezuela se registraron 419 casos nuevos de Covid-19, una cifra que Maduro catalogó de “récord” desde el inicio de la pandemia en el país, de los cuales 332 son pacientes contagiados por transmisión comunitaria, 79 importados, 8 casos por contactos con viajeros y 2 fallecidos.

Hasta ahora, el país suma 7.169 casos de coronavirus, con 2.100 recuperados, 5.004 casos activos y 65 fallecidos. Aun así, según las cifras oficiales, Venezuela es uno de los países ubicados en el top 100 con menos casos de Covid-19 a nivel mundial y con una de las tasas de letalidad más bajas por el virus con un 0,4%. 

Sin embargo, la oposición, ONGs y el gremio médico del país alertan de que hay un subregistro y el régimen de Maduro no revela la verdadera cantidad de casos, sino que, presuntamente, maquilla las cifras para no alterar a la población y que eso se traduzca en un efecto político adverso al control social que el Gobierno chavista ha logrado mantener en el territorio a pesar de la gravedad de la crisis económica, social, sanitaria y humanitaria. @mundiario