Trump llamó a los gobernadores de dos estados en los que se decidirá la elección

15353865004935
El presidente de EE UU, Donald Trump, haciendo una llamada telefónico en el despacho de la Oficina Oval de la Casa Blanca, Washington DC (imagen referencial) / elmundo.es
Lo que el presidente omite es que en Estados Unidos existe con mucha contundencia la separación de poderes, la democracia liberal y la autonomía de los estados, razón por la cual el país se llama ‘Estados Unidos de América’.
Trump llamó a los gobernadores de dos estados en los que se decidirá la elección

El tiempo se acaba, los márgenes estadísticos se cierran y las probabilidades matemáticas se reducen para el todavía presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Mientras el mundo entero observa con expectativa el desenlace político, legal, social y electoral que tendrá esta carrera por el dominio de la primera potencia global, el candidato republicano busca gastar los cartuchos que le quedan para intentar cualquier maniobra política y jurídica que le permita retener el poder, aunque eso implique a largo plazo una eventual usurpación y vaya en contra de la democracia estadounidense.

Y es que Trump pasó este miércoles 4 de noviembre, casi todo el día, llamando enojado por teléfono a gobernadores republicanos, según informó la cadena CNN con fuentes ligadas a esas administraciones. 

Probablemente recurrió a esta estrategia para persuadir a esas autoridades de ordenar un reconteo de votos en sus estados, pero eso no está dentro de las competencias del presidente, pues es un delito electoral debido a que la potestad de decidir reiniciar el conteo de sufragios depende de las comisiones electorales de cada condado y, por ende, de la entidad. Es decir, el gobernador no tiene injerencia en ese proceso y, en consecuencia, el presidente tampoco tiene el derecho de influir políticamente en la logística de cada estado. Cada uno tiene su autonomía y sus respectivas normas electorales. 

Trump parece dudar de la estrategia legal que él, personalmente, instruyó a sus ayudantes que realizaran. El mandatario ha invertido mucho dinero en movilizar a sus abogados para elaborar argumentos que convenzan a la Corte Suprema (de mayoría conservadora y republicana alineada con Trump) de autorizar un reconteo en Pensilvania, Georgia, Arizona y Wisconsin. Aún sin éxito.

El gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, ya le advirtió al presidente de que su solicitud de detener el conteo en ese estado es “simplemente equivocada”. Esto deja a Trump con un margen de acción muy reducido para ganar tiempo en Georgia y Arizona, que podrían darle la victoria a Biden, sobre todo el segundo. 

Después de que Fox News (un canal conservador y ‘trumpista’) proyectara que Biden ganaba en el estado de Arizona en la noche de este pasado martes, Trump dio instrucciones a sus asesores jurídicos para que comenzaran a presentar demandas casi de inmediato en la Corte Suprema. Esas solicitudes no han sido respondidas por el máximo tribunal. 

Entonces, todo apunta a que si Biden consolida su victoria en Arizona, Nevada y Wisconsin, podría ganar la presidencia aunque pierda en Georgia y Pensilvania, dos estados donde Trump ha pedido recuento de votos alegando que hay papeletas mal escritas, con datos erróneos y votos por correo que, según él, están “saliendo de la nada”.

“Esos asistentes (de Trump) pasaron la mayor parte del miércoles elaborando estrategias legales incompletas, en parte para ganar más tiempo, mientras los votos se contaban en estados críticos como Arizona'”, dijo la fuente consultada por CNN. Hasta ahora, aunque Biden tiene la ventaja allí, ese medio no ha proyectado un ganador en Arizona, mientras que la cadena NBC ya le da la victoria al demócrata en ese estado.

“Trump ha llamado enojado a gobernadores republicanos todo el día, incluido el de Arizona Doug Ducey, el de Georgia Brian Kemp y el de Florida Ron DeSantis”, según dos fuentes, reseñó la filial CNN en Español, de Atlanta y Miami.

Precisamente, en dos de esos estados la contienda está muy reñida con mayores probabilidades matemáticas para Biden, excepto en Florida, que lo ganó Trump.


- Arizona: Biden 50,5% | Trump 48,1% (68.390 votos de diferencia)

- Georgia: Biden 49,2% | Trump 49,6% (61.367 votos de diferencia)


¿Qué busca Trump exactamente al llamar a esos gobernadores? ¿Persuadirlos de establecer contactos con las comisiones electorales y los activistas republicanos de esas comisiones? Lo que el presidente omite es que en Estados Unidos existe con mucha contundencia la separación de poderes, la democracia liberal y la autonomía de los estados, razón por la cual el país se llama ‘Estados Unidos de América’. El suspenso sigue y crece. @mundiario

Trump llamó a los gobernadores de dos estados en los que se decidirá la elección
Comentarios