Trump derrocha actividad en la batalla política que se libra en Estados Unidos

Donald Trump no se rinde.
Donald Trump. / Twitter

Muchos demócratas quieren que el presidente Biden responda con más firmeza al exmandatario republicano.

Trump derrocha actividad en la batalla política que se libra en Estados Unidos

El presidente Joe Biden ganó las elecciones de 2020 al derrotar por amplio margen a su rival, el polémico ex mandatario Donald Trump. Biden triunfó en el Colegio Electoral con 306 votos frente a 232 de Trump. En la votación popular, el demócrata se impuso con más de 7 millones de votos de diferencia a su favor.

Pero Biden y los demócratas no deben descuidarse. Trump se mantiene como la figura descollante en el Partido Republicano; de hecho, la mayoría de los observadores opina que Trump es quien controla al partido del elefante.

Golpe a la democracia

Desde que dejó la Casa Blanca, el magnate convertido en político ha mantenido una agenda muy activa. Ha celebrado mítines multitudinarios con sus partidarios en todo el país. Utiliza su mansión de Mar-a-Lago, en la ciudad floridana de West Palm Beach, como centro de reuniones con políticos afines a su ideología. E incluso, tras el cierre de su cuenta en Twitter, Facebook y YouTube, creó su propia red, llamada Truth Social (Verdad Social) el pasado 20 de octubre.

Trump sigue afirmando sin ninguna prueba, que Biden ganó la presidencia gracias a un inmenso fraude electoral. Esa acusación infundada y desmentida, pero que aun así sus seguidores más fanatizados consideran cierta, constituye un golpe bajo a la democracia norteamericana. Esa democracia recibió otro golpe el pasado 6 de enero, cuando turbas de partidarios de Trump, enardecidos por el propio presidente, asaltaron el Capitolio nacional, la sede del Congreso, en Washington.


Quizá también te interesa:

EE UU sale al reencuentro con Europa


 

Los republicanos utilizan todas sus armas propagandísticas con vistas a ganar las elecciones al Congreso el año próximo. En cuanto a la contienda presidencial de 2024, Trump no ha anunciado si se presentará como candidato, pero tampoco lo ha negado, y sus acciones indican que es muy posible que busque un segundo término en la Casa Blanca. Otro republicano de extrema derecha que probablemente aspirará al cargo es el gobernador de la Florida, Ron DeSantis, cuya renuencia a imponer medidas estrictas contra la COVID-19 causó que este verano, el Estado del Sol se convirtiera en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos, aunque en estos momentos la incidencia de casos ha disminuido considerablemente. DeSantis ha sido un firme partidario de Trump, y habrá que ver cuando llegue el momento si cede la nominación del partido, en caso de que el ex presidente se postule.

Biden debe responder

Hasta ahora, Biden no ha lanzado fuertes críticas contra Trump, y muchos demócratas opinan que debería responder con más firmeza a los ataques del ex mandatario sobre el proceso electoral y sobre la forma en que el actual inquilino de la Casa Blanca aborda temas como la inmigración y la economía.

Como han hecho en otras ocasiones, los republicanos han vuelto a levantar el espectro de la llegada de inmigrantes para sembrar el pánico y desacreditar al gobierno de Biden, que ha suspendido políticas abusivas de su antecesor contra la inmigración, como la separación de familias en la frontera con México y el encierro de menores de edad en centros administrados por empresas privadas, en los cuales se reportaron abusos. Biden no ha abierto las puertas de par en par a los inmigrantes, pero Trump y los republicanos quieren convencer a la gente de que sí lo ha hecho.

También afirman que la falta de personal para llenar vacantes en muchos negocios, y los retrasos en la cadena de suministros, se deben a los estímulos económicos del gobierno para ayudar a los que habían perdido el empleo por la pandemia. En realidad, esos estímulos terminaron el pasado septiembre, y de todas formas no alcanzaban para cubrir el alto costo de la vida en Estados Unidos. La escasez de personal en muchas empresas se debe a que los trabajadores despedidos buscaron otros medios de subsistencia. Pero al parecer, todo vale en la batalla política que ya se libra en la nación por el Congreso en 2022 y la Casa Blanca en 2024, una batalla en la que se puede afirmar que Trump va a tener un papel muy activo. @mundiario


Lee mi novela más reciente, La espada macedonia, y el ensayo Biden y el legado de Trump, publicados por Mundiediciones.

Trump derrocha actividad en la batalla política que se libra en Estados Unidos
Comentarios