Buscar

Los dos sistemas de Justicia de EE UU: uno para blancos y otro para negros

Mientras que el afroamericano Jacob Blake permanecía esposado a la cama del hospital tras recibir siete disparos de la policía que lo dejaron paralizado, el adolescente blanco Kyle Rittenhouse -que mató a dos manifestantes y dejó otro herido- no fue detenido de inmediato, la policía lo arrestó al día siguiente en su casa.
Los dos sistemas de Justicia de EE UU: uno para blancos y otro para negros
Jacob Blake y Kyle Rittenhouse. / RR SS.
Jacob Blake y Kyle Rittenhouse. / RR SS.

Lo que está sucediendo en Kenosha, Wisconsin, ilustra perfectamente la diferencia racial que existe en EE UU, al menos en lo que se refiere a su sistema de Justicia. Como viene siendo noticia desde hace días, Jacob Blake fue disparado siete veces por un policía luego de que supuestamente este los amenazara con un cuchillo, cuestión que continúa en investigación por lo que la versión de los agentes sigue en tela de juicio.

Esto desató una ola de protestas contra el racismo por el nivel de fuerza que utilizaron los agentes contra Blake en un contexto complicado luego de que hace tres meses la muerte, a manos de policías, de George Floyd desatara protestas dentro y fuera de EE UU. Ahora bien, las protestas en Kenosha se han vuelto violentas por la presencia de milicias armadas que dicen querer proteger la ciudad de los manifestantes violentos. El adolescente blanco Kyle Rittenhouse formaba parte de estas milicias, en una de sus noche de patrullaje terminó abatiendo a dos manifestantes y dejó a otro herido. 


Quizá también te interese:

Trump planea viajar el martes a Kenosha, epicentro de las nuevas protestas contra el racismo


 

Entonces fue corriendo hacía donde estaban los agentes cuando vio que un grupo de manifestantes iban tras él. Sería noticia más tarde que los agentes lo dejaron libre y al día siguiente, tras la circulación de los vídeos en las redes sociales donde se le ve disparando a quemarropa, fue arrestado formalmente por la policía.

Este manejo de la situación se diferencia mucho de los sucedido con Blake, que pese a permanecer hospitalizado y haber quedado paralítico de la cintura para abajo, los agentes decidieron esposarlo a la cama del hospital como parte del procedimiento. La familia de Blake se quejó de la situación y tras una negociación entre los abogados de la familia y el fiscal, retiraron las esposas. 

El caso de Blake sigue lleno de lagunas y mientras que la fiscalía lleva a cabo una investigación para aclarar los hechos, el Departamento de Policía defiende su versión: los agentes se presentaron en el lugar tras recibir una llamada de una mujer, la expareja de Blake, que denunciaba que este estaba violando la orden de alejamiento. Blake se resistió al arresto, los agentes aplicaron descargas con la pistola eléctrica sin éxito y cuando Blake se acercó a su vehículo para buscar una navaja, procedieron a dispararle. La presencia del cuchillo en cuestión sigue siendo un mito y la actuación policial quedó grabada en el vídeo de un único testigo y lo cierto, es que no salen muy bien parados. Además, en el vehículo estaban los tres hijos menores de edad de Blake, quienes terminaron presenciado todo.

“Hay dos tipos de justicia en Estados Unidos. Hay un sistema blanco y uno negro. El sistema negro no lo está haciendo tan bien”, ha sentenciado el padre de Blake desde la Marcha a Washington que se celebró este viernes 28 de agosto. Sus palabras resuenan ante un escenario electoral muy estrecho... @mundiario